Géminis / Sagitario

Nodo norte en Géminis — Nodo sur en Sagitario

En la vida anterior estabas todo el día en las nubes. Eras medio monje, medio filósofo, medio despistado y desde luego te tomas la vida desde el lado de la aventura, de los viajes, de la filosofía, de los horizontes lejanos, utópicos e inalcanzables. Eras medio monje, medio filósofo y desde luego no ponías los pies en el suelo.

En esta vida te dice el espíritu que tienes que ser más práctico, más preciso, que ya no vale actuar por fe. Ni por que Dios lo dice, Ni estar en el aire. Tienes que buscar en los libros, en la lógica, en la inteligencia. Tienes que valorar la razón por encima de la intuición.

En la vida pasada seguramente cojeaste, por tanto las piernas y el riego sanguíneo en las mismas pudieron darte problemas. También tenías una alta predisposición a intoxicarte. Los pulmones, y si eres mujer, las mamas, te dieron guerra, por tanto estos órganos deberán ocupar tu tiempo y tu cuidado.

EN RESUMEN: TIENES QUE PREGUNTARTE, SI ERES MAS MONJE O MAS BIBLIOTECARIO, SI QUIERES SEGUIR EN LAS NUBES O PONER LOS PIES EN EL SUELO. TIENES QUE TERMINAR DE UNA VEZ LOS ESTUDIOS.

SIEMPRE ESTARAS DE LA CECA A LA MECA, SIN SABER A QUE DEDICARTE O QUE HACER, SI ABRAZAS UNA IDEA O UNA FILOSOFIA, AL DIA SIGUIENTE LA CAMBIARAS. SABRAS DE TODO Y DE NADA. CON EL TIEMPO TE HARÁS MAS ESPIRITUAL, MAS UTOPICO, MAS FILOSOFICO Y BUSCARÁS ROMPER EXQUEMAS PARA SALIR A LUGARES, FILOSOFIAS Y SITUACIONES LEJANJAS, DISTINTAS Y ARRIESGADAS.

¡A VER SI TE ACLARAS DE UNA VEZ O TE DECIDES DEFINITIVAMENTE!

 


 

 

Aquí, el individuo recibe una invitación para unirse a la sociedad. Su alma ha llegado a esta vida con un residuo de salvajismo procedente de una encarnación pasada. Como resultado de ello, la persona no está acostumbrada a apreciar el punto de vista de los demás. La continuación kármica de una fuerte actitud virtuosa hace que le sea difí­cil ser un juez justo para con sus propias acciones. Y en este sentido su vida es excesiva. Se siente atraído todavía por la existencia natural sin formalidades, y se alejará mu­cho de su propio camino con tal de evitar que se le impon­gan cualquier tipo de restricciones sociales.

Está habituado a ser un espíritu libre y trata desespera­damente de conservar a toda costa su sentido de la liber­tad. Ya esté casado o no, el recuerdo de su actitud adoles­cente hará imposible que los demás se le acerquen dema­siado.

Al creer que las acciones hablan en voz mucho más alta que las palabras, hace que su vida actual se convierta en un caleidoscopio de apresurada actividad. Siempre trata de hacer demasiadas cosas a la vez, extendiéndose hacia to­dos lados de un modo tan tenue que llega a perder de vista cualquier tema central vital.

En las encarnaciones pasadas funcionó con grandes re­servas de energía nerviosa. Pero, a pesar de todas sus acti­vidades, todavía no ha aprendido a enfocar su atención so­bre ninguna área concreta. En esta vida sigue buscando conveniencia, encontrándose continuamente como una víctima de atajos que luego tienen que ser recorridos de nuevo.

Al no  estar acostumbrado a todas las demandas que plantea la sociedad, trata de eludir la responsabilidad. Tie­ne la sensación de que si pudiera solucionar con la mayor rapidez posible todos los asuntos que tiene entre manos, experimentaría la libertad que la sociedad está tratando de arrebatarle. Así pues, se pasa la mayor parte de su tiempo tratando de liberarse. No se da cuenta, sin embargo, de que cada acción crea una reacción igual y opuesta. Como resultado de ello lo que hace en realidad es aprisionarse a sí mismo más de lo que estaba antes.

Su naturaleza siempre es algo primitiva. Si se muestra egoísta lo hace inocentemente. Si pisa a otro al avanzar, lo hace porque no se había dado cuenta de que estaba allí. Siempre parece pasar por alto lo evidente, totalmente ig­norante de las circunstancias inmediatas que le rodean. Cuando se encuentra en situaciones sociales, se muestra tan poco experto que parece ser el proverbial «toro en una tienda de porcelana china».

En la vida actual está aprendiendo a mezclarse con la sociedad de la que se está beneficiando. No obstante, te­meroso aún de las reacciones de la gente, vive su vida en el margen de la rueda, atreviéndose sólo ocasionalmente a acudir al centro para regresar rápidamente a su lugar.

En las experiencias de sus vidas pasadas con la gente le faltó completar los aspectos de cooperación, sociabilidad y tacto. Ahora se esfuerza por alcanzar la sofisticación. To­davía no sabe cómo ver un reflejo claro de sí mismo, pues no comprende que toda moneda tiene siempre dos caras. A través de su nodo norte en Géminis pasará ahora por experiencias que le obligarán a ver las dos caras de cualquier tema.

En esta vida se halla destinado a aprender qué aspecto tiene el mundo a través de los ojos de los demás. Antes de poder comprender por qué la gente no parece escucharle; tiene que ponerse primero en su lugar. En último término, terminará por darse cuenta de que todas las cualidades ne­gativas que ha estado adscribiendo a los demás son en el fondo cosas que él mismo no ha llegado a comprender en sí mismo.

A veces, se comporta como alguien que grita en la sala de lectura de una biblioteca. No importa lo sofisticado que pretenda ser  queda aún tanta crudeza de sus vidas pasadas que ésta no tendrá más remedio que surgir en los  momentos más inoportunos. Eso le desconcierta tanto que toma la decisión de pulirse prestando atención a sus ma­nierismos, hábitos, comportamiento público y, sobre todo, a su modo de hablar.

A través de su nodo norte en Géminis, empleará la ma­yor parte de la energía de su vida en aprender el arte de la comunicación. Ahora experimenta la necesidad de edu­carse a sí mismo, de tal modo que pueda establecer una identidad en la sociedad.

En algún momento de su vida actual se verá enfrentado al conflicto de tener que vivir en la ciudad (Géminis) o en el campo, (Sagitario) Mientras que su naturaleza básica durante tantas vidas le hará sentirse mucho más cómodo en un ambiente campesino, puede aprender mucho más adaptándose a la nueva experiencia de afrontar la vida ur­bana.

A través de este nodo norte en Géminis, tiene que aprender a respetar diplomáticamente los derechos de los demás si quiere ayudar a preservar una sociedad que a él le pareció poco importante en vidas anteriores, pero que en esta vida le resulta necesaria para su propia supervivencia.

Aunque su cuerpo le pide a gritos la práctica de depor­tes, del contacto con la naturaleza y de una vida primitiva, su mente terminará por dirigirle hacia el estudio de las pa­labras, del lenguaje y de un reflejo de su autoexpresión, de tal modo que empezará a convertirse en una parte rn^e hu­manística de la cultura en la que vive.

Es como el caballo salvaje que trata desesperadamente de no ser domado y que, sin embargo, se pregunta cómo será esa experiencia. En medio de esta aparente paradoja se convierte en un mensajero de las mentes inferior y supe­rior para todos aquellos que entran en contacto con él. Sus encarnaciones pasadas le permitieron alcanzar una com­prensión natural del universo. Su misión actual no se refie­re únicamente a sí mismo, sino que también comprende la tarea de extender la comprensión alcanzada a los millares de personas que se cruzan en su vida. En ello radica la ra­zón mística de su eterna inquietud. ¡Tiene mucho que de­cir y mucho terreno que abarcar!

La posición de la casa del nodo sur muestra el aspecto de la vida en el que el residuo de las encarnaciones pasadas sigue impulsándole hacia el deseo de seguir siendo un espí­ritu libre. La posición de la casa del nodo norte en Géminis indica la puerta que debe atravesar para experimentar las ventajas de la cultura humanística civilizada  a la que está destinado a unirse.

Cáncer / Capricornio

Nodo norte en Cáncer Nodo sur en Capricornio

En la vida anterior fuiste aristócrata. Te dedicabas al mundo del éxito, de la empresa, de la ambición, de la política. De niño/a te habrás dicho que eres el marqués o la princesa. Eras frió, calculador, ambicioso y demasiado preocupado por el ascenso social, laboral, y profesional. Dedicabas tu tiempo a dominar a los demás. Todo lo supeditabas al triunfo. Eres un  pequeño aristócrata venido a menos.

El espíritu en esta vida te dice que tienes que aprender lo que no hiciste en la vida anterior; es decir, construir una familia tener un hogar. No tener un capital económico sobre todas las cosas, sino tener un capital emocional. Crear lazos de amor, de afecto y de ternura. Con el tiempo te darás cuenta que puedes ser frio distante y poco expresivo en los afecto, por tanto esta vida te propone conseguir vivir las emociones, el cariño y potenciar la familia por encima de los valores de la ambición.

En la vida anterior te dio problemas los huesos, sobre todo en las piernas, por tanto tienes una marcada tendencia artrósica, artrítica o reumática. También deberás cuidar el digestivo, la vesícula biliar y las mamas, si eres mujer.

EN RESUMEN: SIEMPRE ESTARAS DIVIDIDO ENTRE DOS PERSONAJES, O EL EMPRESARIO, DIPLOMÁTICO, ARISTOCRATA, FRIO Y CALCULADOR QUE LLEVAS DENTRO O LA MARUJA, CARIÑOSA, SENSIBLE Y PROTECTOR DE LA FAMILIA. O EL EMPRESARIO O LA AMA DE CASA. ¿Has conseguido finalmente el equilibrio?......

 


 

 

Aquí, el alma entra en la vida actual llevando consigo un gran orgullo interno. Al individuo le resulta difícil com­prender por qué los demás no le muestran el fuerte respeto al que ha estado acostumbrado en encarnaciones pasadas. Como consecuencia de ello, todas sus acciones se ven mo­tivadas por la obtención de prestigio y de dignidad.

Algunas de las personas con estos nodos llegarán inclu­so a contraer matrimonio con tal de lograr, el estatus social existente en el recuerdo subconsciente de Capricornio.

En las encarnaciones pasadas, esta alma trabajó dura­mente para obtener reconocimiento. Sin perder el autorespeto, habría sido capaz de salirse de su camino con tal de atraer la atención. En ocasiones, eso pudo haber significa­do imponerse a sí mismo duros castigos, siempre y cuando supiera que otros le estaban observando. Ahora, le gusta­ría que el mundo supiera la enorme carga que tuvo que so­portar, de modo que los demás pudieran verle como un mártir.

Continúa haciendo su trabajo mucho más duro de lo que es en realidad, y parece como si nunca fuera totalmente capaz de cumplir con sus responsabilidades y obligaciones.

Como quiera que siempre vive inmerso en el pasado, tiene la costumbre de llevar consigo, en el presente, la conciencia de todas sus cargas pasadas, lo que contribuye a que su vida actual sea mucho más pesada de lo que de­biera.

Lo único que todavía no ha aprendido a tolerar es el fracaso propio. Es muy práctico en cuanto a ponerse física o emocionalmente enfermo para evitar el tener que en­frentarse a situaciones en las que él cree que se sentirá des­plazado e inadecuado.

Ve el mundo a través de una actitud de gran rectitud propia, por lo que raramente disculpa las acciones de los demás, sino que más bien se las condena. Sin embargo, eso es algo que él mantiene en secreto, pues su sentido de esti­ma personal se vería perjudicado en el caso de que los de­más supieran que él los ha estado encajando secretamente en su propio sistema de castas.

En vidas anteriores tenía una elevada opinión de sí mismo y se mostró muy resistente a aceptar aquellos con­sejos que pudieran afectarle personalmente. Ahora, sigue creyendo que la vida personal de uno es una cuestión es­trictamente privada. En consecuencia, levanta una «mUfa-11a china» alrededor de todas aquellas cosas que se relacionan directamente con él mismo. Sería inútil que alguien in­tentara demoler dicha muralla, porque en cuanto percibela menor crítica personal empieza a añadir más ladrillos a la muralla.

Las vidas de materialismo le han convertido en un oportunista, situándolo allí donde hay algo que ganar. Al mismo tiempo, se le considera tacaño en medio de estalli­dos emocionales de extravagancia.

Cuando ve alguna ventaja se vuelve frío y calculador, de modo que ninguna clase de debilidad interna le impide alcanzar el objetivo que se ha propuesto. Aprovechará las debilidades de los otros en su propia ventaja. Allí donde halla huecos en la ley, encontrará los caminos adecuados para meterse por ellos. Se muestra tan intenso en dirigir todo lo que le rodea que durante toda su vida actual dirige una especie de cruzada personal destinada a demostrar sus valiosas capacidades.

En las encarnaciones pasadas su alma aprendió el arte de conseguir realizaciones. Al hacerlo así se encontró con muy poca consideración por parte de los demás. Ahora, gracias al nodo norte en Cáncer, tiene que aprender a en­tregar alimento, al mismo tiempo que a recibirlo. Muchas de las personas con este nodo experimentan fuertes cargas familiares, de modo que son capaces de llegar a conocer las necesidades emocionales de los demás.

Sexualmente, el alma está aprendiendo a aceptar el pa­pel femenino en esta vida. La transición kármica se produ­ce desde la frialdad a la calidez, y desde ía madurez a la ju­ventud. Muchas de las personas con estos nodos parecen hacerse cada vez más jóvenes a medida que pasan los años.

Las rígidas actitudes de Capricornio son abandonadas una tras otra. El individuo encuentra nueva seguridad" al relacionarse más honestamente con sus emociones. Tiene que aprender en esta vida a pedir sinceras disculpas-cuan-do se haya equivocado, así como a no aprovecharse de los demás cuando tenga razón. Finalmente, comprenderá que todas sus depresiones, temores y preocupaciones no son

más que parte de un complejo de mártir creado por él mis­mo, y que tiene muy poca relación con las circunstancias de la vida actual.

Debe aprender lentamente a divorciarse de la insacia­ble necesidad de controlar todo lo que le rodea.

En esta vida pasará por una cadena de experiencias que abrirán lentamente sus sensibilidades cancerianas. Fi­nalmente, empezará a valorar la naturaleza más que el di­nero, la emoción más que el poder y el nuevo crecimiento más que la obtención de madera muerta. Una vez que em­piece a producirse el cambio, surgirá del frío del invierno para salir a la brillante luz del sol de principios del verano. Pero para ello tiene que desarrollar un modelo de respues­ta emocional completamente nuevo, si es que desea ajus­tarse a la nueva dirección que está destinado a seguir.

Su mayor logro en esta vida consistirá en alimentar a los demás. Para conseguirlo, tiene que trabajar mucho consigo mismo, hasta convertirse en una especie de cuerno de la abundancia natural, lleno de alimentos espirituales destinados a todos aquellos que están hambrientos. Cuan­to más sea capaz de llenar a los demás, más feliz se sentirá él mismo. Debe comprender que Dios también favorece a quienes resisten y esperan, y que su más elevada bendición se halla especialmente reservada para quienes no buscan nada para sí mismos, sino que siempre están disponibles como sus constantes servidores. En las vidas pasadas, esta alma fue capaz de beneficiarse mucho de todo lo recibido. Ahora le ha llegado el turno de dar.

La casa que contiene el nodo sur muestra los aspectosde la vida en los que el cuerno de la abundancia está superlleno. La casa que contiene el nodo norte simboliza los cuencos vacíos de los demás, en espera de que les llegue el alimento.

Leo / Acuario

 

 

 Nodo norte en Leo — Nodo sur en Acuario

En la vida anterior fuiste revolucionario, anárquico, liberal, atado a los amigos, al pueblo, a los colectivos, quizás formaste parte de alguna secta o de algún grupo revolucionario. En tu inconsciente pueden reproducirse imágenes de la revolución francesa o la revolución rusa. El grupo, el colectivo y los demás, te prestaban las ideas, te dirigían, te protegían. No podías vivir sin tus amigos.

En esta vida, el espíritu te dice: Aprende a ser Rey. Ten auto-estima, consigue ser tu mismo, se creativo, no tienes por que seguir las modas, ni seguir las ideas de los demás. Vales mucho. Puedes hacerlo, Puedes ser el mas guapo/a, el más estupendo, el mejor. Deja de ser esclavo, vive tu poder con confianza y no tengas miedo.

En la vida pasada tuviste problemas en el sistema nervioso y producías ateromas circulatorios en las arterias. No comas grasas y cuida el corazón. Las piernas te dieron también guerra y las rodillas. Pueden aflorar varices.

EN RESUMEN: A VECES NECESITARAS A LOS AMIGOS PARA VIVIR Y A VECES TE AISLARAS SIN AGUANTAR A NADIE. A VECES REY A VECES PROLETARIO. SUBE TU AUTOESTIMA, ESA ES LA CLAVE, PERO CUIDADO CON LA ANARQUIA, CON LOS GOLPES DE TIMON. CUIDADO CON LA INTRANSIGENCIA Y LA INTOLERANCIA. YA NO ERES PROLETARIO. ERES Y DEBES SER ANTE TODO EL REY DE TU VIDA. APRENDE A SER EL MAS GUAPO Y EL MAS GRANDE

 


 

El nodo norte en Leo simboliza una lucha con la volun­tad. En esta encarnación, el individuo aprende a desarro­llar la fortaleza dentro de sí mismo. Las condiciones le , obligan a estar solo, y a menudo se encuentra con una total ausencia de hombros en los que apoyarse. Finalmente, aprende que si esta vida debe ser mejor, la debe crear él mismo. Pero antes de poder construir tales creaciones, debe superar su actitud lánguida y despreocupada.

Sigue conservando una tendencia de su vida pasada a pasarse demasiado tiempo sintiendo lástima de sí mismo ante su falta de amigos, sobre todo en aquellos momentos en que tiene la sensación de necesitarlos más. De algún modo, los, demás siempre parecen hallarse ausentes en los momentos de mayor tensión. No son nada insólitos largos períodos de soledad, aislamiento y, en muchos casos, incluso de una buena parte del tiempo vivida como ermi­taño.  

En último término, una vez tomada una decisión exis­ten pocas cosas capaces de conseguir que este individuo se aparte de su destino. Debe aprender que su aislamiento es un prerrequisito autoimpuesto para acumular fortaleza. Aunque es muy capaz de ejercer un fuerte liderazgo en esta vida, tiene que aprender a superar todas las dudas que se anidan dentro de sí mismo.

La continuidad de los deseos de vidas pasadas por con­seguir amigos no hace más que debilitarle, ya que no con­tribuye en nada a configurar su confianza individual. Tiene que aprender a orientarse más hacia objetivos concretos, en lugar de seguir su habitual tendencia a disipar sus ener­gías. Lo interesante es que aun cuando sigue pensando que necesita a los demás para responder a las preguntas que se plantea, raras veces acepta sus consejos.

Los amigos que tiene proceden de todos los ámbitos de la vida. En cierto sentido, eso incrementa su perspectiva, puesto que ellos le aportan la conciencia que él mismo se ganó en encarnaciones anteriores.

Una vez que ha tomado una determinación no hay for­ma de impedirle seguir el camino que lleva hacia el éxito, pues no le gusta ser el segundo. Piensa mucho en el futuro. De hecho, está acostumbrado a vivir en él, hasta que un buen día se da cuenta de que «hoy es el ayer de mañana», y que nada existiría en el futuro si no se creara el ahora.

No es una persona fácil de comprender, puesto que hará todo lo posible por conservar y enfatizar su propio sentido de la individualidad. En las encarnaciones pasadas desarrolló una cierta separación con respecto al resto del mundo, lo que le permitió sentirse libre para seguir su pro­pio camino. Ahora, se enorgullece de ser único y diferen­te, no importándole tanto las tradiciones de la sociedad como aquellas reglas que él mismo se haya impuesto.

Su principal dificultad en esta vida es la falta de con­trol. Sin la ayuda de la disciplina, su poder únicamente ge­nerará proyectos inútiles, hasta que se dé cuenta de que nadie le va a azuzar con un látigo.

Si construye algo sobre la base de conocimientos ad­quiridos en vidas pasadas, tendrá una gran habilidad para hacer algo en favor de la raza humana, ya que es capaz de despersonalizar sus acciones por el bien de la humanidad.

Muchas personas con estos nodos pasan de una vida de harapientos a otra de ricos, produciéndose ese gran cam­bio después de que su tendencia a pasar por alto las cosas se haya transformado en una capacidad para verlo todo. Su mayor sorpresa se la llevan cuando descubren en sf mis­mos talentos pertenecientes a vidas anteriores, que jamás habían creído poseer.

Se alcanza la felicidad una vez que se encuentran unos principios válidos a los que dedicar la vida. Es más, tales principios deben ser inconmovibles, de tal modo que el individuo tenga la sensación de que está creando algo sólido. Entonces, identificará su vida en términos del tamaño de los principios con los que se ha comprometido.

Perturbado por las desparramadas actividades de los demás, que le recuerdan sus propias encarnaciones pasa­das, experimenta la fuerte necesidad de ver la vida mo­viéndose a lo largo de un curso dirigido, en dirección hacia un objetivo específico. No obstante, desea conservar su más completa independencia. Como resultado de ello, le resulta difícil tolerar que los demás le corten las alas. Cuando eso se produce él siempre tratará de poner a prue­ba los límites.

El nodo sur en Acuario trae consigo raíces de la vida pasada fuertemente impregnadas de los principios de im­parcialidad e igualdad. En la vida actual se le ofrece a este individuo la oportunidad de seguir su propio camino, dé modo que pueda expresar sus creencias intrínsecas sin ser molestado por los demás. Ahora, su trabajo consiste en demostrar a la gente, del modo tan vistoso o poderoso que él mismo elija, la forma en que el mundo puede superar sus cargas. Alcanzará sus mayores logros después de que haya rendido su voluntad personal al servicio de la huma­nidad.

No cabe la menor duda de que posee un buen material de liderazgo, siempre y cuando no se viole nunca el senti­do de la imparcialidad de Acuario, procedente de vidas pasadas. Este individuo es capaz de efectuar cambios revo­lucionarios en lo que hasta entonces no fueron más que tra­diciones bien establecidas. Él se siente en primer y último lugar permanentemente atraído y fascinado por todas las posibilidades que se le ofrecen al ser humano. Al mismo tiempo, se siente ofendido cuando la gente se queja de las limitaciones que ella misma se ha impuesto, ya que conoce muy bien la experiencia de elevarse sobre las dificultades contando únicamente con las propias fuerzas.

Aspira a elevarse muy alto y a no dejarse ridiculizar por aquellas creencias por cuya expresión ha luchado tan dura­mente.

Aunque su capacidad para el amor se encuentra a bue­na profundidad, el resto de él no está muy lejos de la su­perficie. La continuación de la atracción de sus vidas pasa­das por las fascinaciones momentáneas sigue haciéndole salirse de su camino, lo que le dificulta ver con claridad el núcleo de su propia personalidad. Así pues, debe identifi­carse con sus logros como el único barómetro real para ca­librar su propio valor.

Aunque a veces puede desear estar solo, no vivirá nun­ca sin gente, ya que sus logros atraen la admiración de los demás. Cree en la justicia firme y, sin embargo, se muestra rápidamente dispuesto a perdonar una vez que la gente haya admitido estar equivocada. Nunca se mostrará dis­puesto a golpear cuando una persona se encuentre venci­da. El sentido del juego limpio forma tanta parte de su alma que aun cuando tenga la sensación de que debería ser más competitivo, se siente incómodo formando parte de una competición en la que se practique el juego sucio.

Cosas que nunca le habrían preocupado en encarnacio­nes pasadas se convierten de pronto en importantes cuan­do empieza a profundizar en la vida en lugar de disociarse de ella. Aunque el karma de su vida presente consiste en aplicar su ingenuidad uraniana a través de prácticos y tra­dicionales objetivos de Leo, él sigue .esforzándose por mantener su carácter único.

Algunas de las personas en esta posición pasan en la so­ledad los últimos años de su vida. Otras, a pesar de estar casadas, conservan su independencia con tal fuerza que tienden a mantener a los demás miembros de la familia en la periferia de su círculo.

La posición de la casa del nodo sur indica los aspectos en los que continúan buscando expresión las necesidades de vidas pasadas relacionadas con la originalidad y la libertad.

La posición de la casa del nodo norte muestra los as­pectos a través de los cuales se puede enfocar la energía de la carta hacia una nueva y brillante creación de tamaño y valor sustanciales, como un regalo de generosidad para el mundo. Realmente, éstos son los nodos del «inventor».

Libra / Aries

 

 

Nodo norte en Libra — Nodo sur en Aries

En su vida anterior fue Vd, hombre, o en todo caso si actitud y su comportamiento fue de varón. Era Vd, orgulloso, individualista, autosuficiente, valeroso. No escuchaba a nadie. El ego dominaba su personalidad. Le costaba vincularse o meter a alguien en su vida.  En esta vida y sobre todo hasta cerca de los cuarenta, le costará conectar con los demás. Tendrá dudas en casarse o se preguntará si ama o no a su compañera. Hará las cosas sin consultar. El depender de los demás o pedir ayuda le puede resultar penoso, difícil y complicado.

Pero en la medida que pase su vida, se dará cuenta que está solo, que ha podido haber en su vida ya algún fracaso matrimonial, que su orgullo, su independencia y su impulso le hacer tener enfrentamientos y verse profundamente solo.

Comprenderá Vd, que su espíritu, le ha programado en  esta vida,  aprender a relacionarse con los demás. Meter a alguien en su vida. Ser más femenino, más armonioso, más musical, más dependiente.  Evitar el ego, el ímpetu, la insolidaridad, el orgullo excesivo.

En la vida anterior tuvo Vd, problemas en la cabeza y en la zona renal o lumbar. Estos órganos serán siempre para vd, delicados. ¡Cuídelos!...

EN RESUMEN, VD TIENE QUE COMBATIR ENTRE SU LADO MASCULINO Y SU LADO FEMENINO Y TENDRA SIEMPRE DIFICULTADES PARA LA RELACION, PARA EL MATRIMONIO Y PARA LA VALORACION DE LOS DEMAS.  TIENE VD EN SU VIDA UN HOMBRE Y UNA MUJER EN PELEA CONSTANTE.

 


Esta posición nodal requiere una buena dosis de apren­dizaje sobre el autosacrificio y las necesidades de los de­más. Ahora, se debe transferir a los demás todas las vidas  de trabajo empleadas en la construcción de la confianza y la estima de sí mismo. El nodo norte en Libra hace que el individuo continúe aumentando su sentido de identidad propia. Debe protegerse contra un ego fuerte que influya sobre las actuales acciones de su vida.

Su actitud de «yo primero», mantenida durante tanto tiempo, le hace pasar ahora por agudas y dolorosas expe­riencias a medida que aprende las lecciones de la coope­ración. Debe actuar más lentamente y asegurarse de que todo aquello por lo que trabaja tiene sentido, tanto en su matrimonio y asociaciones íntimas, como en sus relacio­nes con los demás. Tiene que aprender a redondear los cantos agudos de su vida y empezar a equilibrarse. Aun cuando el camino central le parece menos atractivo, sigue siendo el único que puede recorrer hada la felicidad.

En último término debe aprender la muy sutil lección de que su fuerte individualismo pionero no está destinado en realidad hacia él mismo, sino que más bien trata de hallarse mejor equipado para proporcionar a otras perso­nas una vida mucho más armoniosa. Muchos individuos con estos nodos muestran la tendencia a ser contrarios. La experiencia de escuchar a otras personas es nueva para ellos, y les parece objetable cuando tienen la sensación de que eso impide su progreso.

En las encarnaciones pasadas el progreso fue muy im­portante y llegar el primero a cualquier lugar formó parte del impulso ariano, altamente competitivo. Eso produce una decidida mentalidad cerrada que el nodo norte en Li­bra ayuda a abrir, mostrándole al individuo la otra cara de la moneda, que a él nunca le pareció lo bastante importan­te como para hacer el esfuerzo de reconocerla.

El individuo debe dominar el egoísmo y la vanidad de todo tipo si no quiere encontrarse solo. Habitualmente se siente impulsado hacia algo, aunque no comprende el qué ni por qué. Gracias al nodo norte en Libra tiene ahora la oportunidad de reconsiderar sus metas y objetivos de modo que pueda poner su energía anana al servicio de al­gún propósito útil.

Cambia de opinión con frecuencia y el compromiso con una sola causa no es precisamente uno de sus mejores atributos. Las encamaciones pasadas le han acostumbra­do a una constante e impaciente inquietud que aún mues­tra tendencia a mantenerle en movimiento. Sabe que está destinado a dar antes que a recibir en la vida actual, pero le resulta difícil dedicarse plenamente a cumplir con tal karma.

La cualidad marciana del nodo sur le empuja con impa­ciencia hacia nuevas direcciones. Sin embargo, una vez lle­gado a cada destino, ve la fantasmagórica nube de Libra en medio de la oscilación y se sorprende al ver que el objetivo no era tal, y que ese destino no era el propósito del viaje. Extrañado y confundido, se sienta en medio, tratando de evaluar las circunstancias, confiando en que le señalarán el camino que conduce a su siguiente impulso de éxito. Y, sin embargo, cada objetivo, cada ambición, cada esfuerzo y cada carrera le conducen hacia Libra..., ¡el punto situa­do a mitad de camino!

Finalmente, cuando ya está exhausto, se da cuenta, ex­trañado, de que la segunda mitad del viaje implica a otras personas. Tiene que aprender la lección kármica de que no esta solo. Mientras no aprenda a compartir siempre surgi­rá algo que será como una especie de frenazo a todos sus esfuerzos. Finalmente, se dará cuenta de que ganar o per­der el juego es mucho menos importante que la limpieza con que se juega.

Muchos individuos con estos nodos tienen una elevada opinión de sí mismos como resultado de actitudes egoístas o intolerantes mantenidas en vidas pasadas. Ha llegado el momento de que ese mismo zapato pase al otro pie. Una buena parte de los acontecimientos que suceden en la vida actual son golpes dolorosos para el ego. El individuo tiene que precaverse contra la amargura, ya que ve cómo buena parte de sus deseos le son arrebatados y entregados a otras personas. Al principio, su tendencia natural es sentir ce­los. Desea luchar para recuperar todas aquellas cosas que ha perdido, pero cuanto más lucha tanto más pierde. En último término, agotados ya buena parte de sus recursos internos, tiene que rendir su ego egoísta y aceptar vivir en un mundo basado en la participación.

Hasta que no supere su nodo sur su mayor frustración consistirá en ver cómo otras personas reciben todo aquello que él mismo ha anhelado. No acaba de comprender cómo funciona todo esto y se muestra extrañado de ver que to­das las cosas que él ha deseado son alcanzadas por las per­sonas que le rodean y no por él. Apenas si se da cuenta de que todos sus deseos están destinados en realidad a los de­más.

Recarga de energía mental los deseos de las personas que le rodean, de tal modo que en último término se con­vierte en instrumento de su cumplimiento. En realidad, se está ganando para sí mismo un nuevo lugar en el mundo al vivir el karma del desinterés. No obstante, las insistentes urgencias del nodo sur continúan haciéndole retroceder, haciéndole sentir a menudo que se trata de una lección que preferiría no tener que aprender.

Debe intentar resistir las tendencias de la vida pasada a producir ondulaciones, porque ahora es capaz de observar la falta de armonía entre la gente sin necesidad de tomar postura. A menudo se encuentra en la situación de arbitro y en su esfuerzo por ayudar a los demás a ser más objetivo, se está ayudando en realidad a sí misino. Cuanto más con­siga que los demás cooperen entre sí, tanto más aprenderá a hacerlo él mismo.

Por debajo de toda esta agitación, este individuo apren­de a ver las consecuencias de sus acciones incluso antes de emprenderlas. En efecto, debe aprender a mirar antes de saltar.

Muchas de las personas con esta posición nodal experi­mentan una profunda cólera que surge de recuerdos de vi­das pasadas sobre frustraciones que bloquearon la autoexpresión.

En esta vida suelen poseer un aspecto físico muy agra­dable, lo que forma parte de la lección kármica sobre la va­nidad que se tiene que superar aquí en el nodo sur en Aries. Cualquier residuo narcisista también causa dificul­tad en el matrimonio, ya que éste es el campo de batalla donde se tiene que librar la guerra entre el amor por otra persona y las necesidades de uno mismo.

El equilibrio entre Aries y Marte y Libra y Venus es di­fícil de alcanzar. El nodo sur en Aries trata constantemen­te de afirmar sus necesidades, mientras que el nodo norte en Libra no necesita para sí más que amar a los demás, in­dependientemente de sus exigencias. Este individuo sólo puede sentir amor por los demás una vez cubiertas sus pro­pias necesidades.

Mientras continúen quedando atrás los deseos de las encarnaciones pasadas, los impulsos incesantes de su sub­consciente continúan siendo tan fuertes que la persona en cuestión muestra tendencia a extraer energía de los demás, quedando él mismo como dormido. En efecto, él es como una persona anestesiada que camina, constantemente ex­trañado al observar que la gente siempre evita hablar con él duraníemás de unos pocos minutos. A él le gustaría ha­blar durante horas, aunque sólo fuera para enfocar la aten­ción sobre sí mismo. Pero en sus momentos más íntimos se siente profundamente entristecido por una sensación de soledad y por el conocimiento de que sus relaciones con los demás se alejan mucho de lo que a él le gustaría que fue­ran.

No hay nada sutil en su polaridad nodal. La felicidad sólo llega después de que se haya visto obligado a reevaluar sus deseos, y de que haya descubierto que éstos impli­can realmente a otras personas. Se tiene que abandona el egoísmo, adquiriendo al mismo tiempo una elevada sensi­bilidad para con las necesidades de los demás.

El nodo norte en Libra es uno de los más difíciles de al­canzar porque el amor que siente el Aries por sí mismo re­sulta un obstáculo demasiado difícil de superar. No obs­tante, el individuo tiene que superarlo si es que quiere pa­sar a un nuevo ciclo. Encontrará la clave del acceso a ese nuevo ciclo en cuanto empiece a reflejarse a sí mismo a tra­vés de los ojos de los demás.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto en el que los deseos insaciables de encarnaciones pasadas si­guen exigiendo prioridad. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo se pueden alcanzar los logros median­te el autosacrifício, la cooperación y la expresión de un amor desinteresado por los demás.

Piscis / Virgo

 

 

Nodo norte en Piscis — Nodo sur en Virgo

En la vida anterior estabas permanentemente dedicado al trabajo, al servicio a los demás. Eras hipercrítico, hiperactivo. El dinero, el trabajo y la seguridad, ocupaban todo tu tiempo y todo tu estímulo. Te dedicaste a valorar el mundo de la materia, del dinero, de la seguridad.

Fuiste demasiado servil, demasiado crítico. Le dabas muchas vueltas a las cosas y esto generaba un espíritu permanente revisionista que te desestabilizaba y te generaba depresión y tristeza.

En esta vida, el espíritu te dice: Aprende el lado sensible, sentimental y cariñoso de las cosas. Tienes que aprender a perder de vez en cuando el tiempo escuchando una poesía, o profundizando en las cosas sensibles de la vida. No todo está en la materia, en el trabajo y en el dinero. A veces hay respuestas en el ocultismo, en los sentimientos, en la compasión. Y deja de comerte el coco. No revises todo, no te preocupes tanto.

EN RESUMEN: TIENES DENTRO DE TI DOS PESONALIDADES QUE SE PUEDEN RESUMIR ENTRE UN SUPERTRABAJADOR RESPONSABLE, ACTIVO, SERVIL E HIPERCRITICO Y POR OTRO LADO UN POETA, OCULTISTA, SENSIBLE Y EMOCIONALMENTE COMPASIVO Y CARIÑOSO. HASTA LA MITAD DE LA VIDA OCUPARAS TODO TU TIEMPO TRABAJANDO, DANDOLE VUELTAS A LAS COSAS Y PROCURANDO QUE LA CUENTA CORRIENTE NO MERME. PERO EN LA SEGUNDA PARTE DE LA VIDA, TE OCUPARAS DE SENTIR, DE AMAR, DE OCUPAR TODO TU TIEMPO A MIRARTE POR DENTRO, DE PROFUNDIZAR EN LAS COSAS, DE SER MAS COMPASIVO.Y DESDE LUEGO DE NO PEGAR GOLPE.

PERO EN CUALQUIER CASO, DE TODAS LAS MANERAS, NO LE DES TANTAS VUELTAS A LAS COSAS. NO SEAS NEUROTICO.

 


Se trata de la posición nodal más dura con la que puede  uno enfrentarse en el ámbito de la conciencia. Como resul­tado de muchas vidas pasadas, el individuo empieza a dar­se cuenta de su propia rigidez. Es consciente de sus mode­los de comportamiento y de lo mucho que éstos le hacen daño; no obstante, le resulta difícil desprenderse de ellos. En sus vidas anteriores vivió en la conciencia de un univer­so finito donde todo estaba bien estructurado. Ahora se ve enfrentado al hecho de que la verdad se extiende mucho más allá de lo que sus propios sentidos fínitos puede medir e incluso percibir.

Se ve inevitablemente enfrentado a situaciones, cir­cunstancias y acontecimientos que le obligan a apartarse del plano físico. A pesar de todo, trata de vivir como el sal­món, luchando contra la corriente, con independencia de la dirección de las fuerzas naturales.

Sigue buscando el orden. De hecho, su necesidad de ha­llar una estricta regimentación es tan fuerte, que desarrolla problemas médicos en el centro del cuerpo debido a su ca­pacidad para personalizar la rigidez que aumenta la tensión sobre los órganos internos. Suprime constantemente el de­seo en beneficio de lo que a él le parece adecuado, pues le gustaría mantener una imagen de respetabilidad.

En encarnaciones pasadas construyó su comprensión sobre los hechos, no sobre los rumores. Ahora únicamente acepta aquello que procede de la «más alta autoridad».

Busca medios para librarse de la irritabilidad nerviosa que sigue abrumándole y, no obstante, establece condicio­nes al proceso curativo.

Debe aprender a sumergirse en las aguas de la concien­cia cósmica, ya que en este bautismo de pensamiento pue­de experimentar realmente un nuevo nacimiento. No obs­tante, antes de poder hacerlo así debe superar su temor kármico a vivir en un mundo contaminado.

Ha llegado a esta vida creyendo que el mundo está He­no de peligros y, en consecuencia, cuestiona constante­mente las credenciales de la gente y las condiciones que él permite que afecten a su vida. Todo lo que sea extraño para sí mismo representa una amenaza de enfermedad y, en realidad, es precisamente debido a este pensamiento por lo que de vez en cuando surge la verdadera enferme­dad.

Muchas personas con estos nodos poseen fuertes resi­duos de problemas sexuales procedentes de encarnaciones anteriores. La privación de la experiencia sexual, o bien una fuerte determinación para evitar el dolor emocional que ella pudiera causar, les conduce a buscar una mejor comprensión en la vida actual. Algunas de estas personas son puritanas, mientras que otras son capaces de respon­der físicamente al mismo tiempo que se muestran emocionalmente frías.

La mente es tan analítica que la vida se puede deslizar con facilidad hacia la manipulación característica de una partida de ajedrez. Este individuo posee un ojo muy agudo para captar los detalles, y nunca se le pasa por alto lo más mínimo. Es un experto en la solución de rompecabezas, dispuesto a pasarse muchas horas aburridas con tal de ob­tener la más tenue de las respuestas, pero puede quedar tan profundamente implicado con aquello que esté hacien­do que a menudo pierde el sentido de la perspectiva. Las tendencias discriminatorias de sus vidas pasadas le llevan a  menudo a desmembrar lo que debería dejar unido. Así pues, a pesar de que es capaz de una gran claridad de pen­samiento, no experimenta una verdadera y completa paz mental.

A través del nodo norte en Piscis debe aprender a tener fe. Cuando deje de separar el mundo en pequeños com­partimentos estancos, obtendrá los primeros atisbos de la conciencia universal. En último término llegará a com­prender que todo es uno y que uno es todo. Pero antes de que eso suceda deberá aprender a dejar de verse a sí mis­mo como alguien separado del resto del mundo-Pasará por experiencias que le obligarán a mostrarse más compasivo.

A medida que vea cómo sus bien trazados planes se di­suelven en la nada, empezará también a ver a los demás bajo una luz distinta. Finalmente, pasará simbólicamente por el dolor de todo el universo, de tal modo que fortalece­rá su amor divino hasta el punto de que se negará total­mente a enjuiciar a los demás.

Progresará mucho al familiarizarse con el estilo espiri­tual de vida. Su crecimiento se extenderá hasta donde pue­dan alcanzar sus brazos. Mientras que el brazo del pasado continúa agarrado a sus restricciones autoimpuestas, el brazo de su futuro se extiende hacia una alternativa muy superior. Sólo es su fracaso el dejarse llevar por completo, lo que le impide alcanzar la perfecta transición hacia el es­tado perfecto de la mente elevada. No obstante, alcanza el punto que ve ocasionalmente.

De vez en cuando su notable intuición le revela cuál es la esencia misteriosa de la vida, a pesar de que los recuer­dos de la encarnación pasada correspondientes al sentido práctico de Virgo le impulsan a dudar en cada punto. Así pues, a medio camino entre un mundo y el otro, estos no­dos mutables se encuentran en un constante estado de cambio.

Al llegar a su destino y no estar seguro de haber llega­do allí, retrocede para iniciar el viaje de nuevo. Cada vez que lo hace así da un paso más hacia el infinito, donde finalmente disolverá los restos de su pasado, rígidamente formado, y donde volverá a nacer como espíritu puro.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto de la vida que todavía está demasiado rígidamente incrustado en una idea personalmente superestructurada. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo puede renunciar el alma a toda clase de definición rígida sobre forma y estruc­tura, quedando así totalmente libre para nadar en el océa­no de Dios.