Virgo / Piscis

 

 

Nodo norte en Virgo — Nodo sur en Piscis

En la vida anterior fuiste un poeta metido en una pequeña cárcel psicológica. Vivías el aislamiento, los cambios de carácter, la inestabilidad psicológica. Es probable que en vidas pasadas hayas sido monje/a y la soledad, la introspección, la depresión, sean elementos que afloran en tu carácter sin saber porqué. Te gusta vivir en el cueva, en tus propias reflexiones. Pero el espíritu, te dice. ¡Ya basta!

Tienes por tanto que aprender a salir de los miedos, de tu aislamiento. Ponerte a trabajar, ser útil, ser práctico. Valorar el dinero, la materia, el servicio y la utilidad. Estar meditando todo el día en un agujero, no vale para nada. Deja de deprimirte, de darle vueltas a las cosas, de estar permanentemente cambiando emocionalmente de ideas, pensamientos y actitudes.

En la vida anterior tuviste problemas psíquicos, por tanto cuida tus emociones y las cambios de carácter. También te dio guerra las extremidades inferiores y el intestino. Incluso si eres mujer, deberás cuidar los ovarios.

EN RESUMEN, TIENES DENTRO DE TI DOS PERSONALIDADES:

EL MONJE, PSIQUICO, INESTABLE, DEPRESIVO Y MIEDOSO, QUE VIVE EN SU CUEVA PSICOLOGICA,….O EL CURRANTE, PRACTICO, SEGURO, TRABAJADOR Y EFICAZ QUE TIENES QUE CONQUISTAR EN ESTA VIDA. CUIDA LA INESTABILIDAD PSICOLOGICA, LOS CAMBIOS DE CARÁCTER Y LOS MIEDOS. ESA ES LA CLAVE.

 


 

 

El objeto aquí es la cristalización. El individuo tiene que superar supersticiones de vidas pasadas que ahora le impiden el crecimiento y ver ante él la verdad de todas las cosas. Las tendencias anteriores a ser dependiente de los demás, así como a dejarse arrastrar por la autocompasión y la ausencia de logros, son obstáculos muy fuertes con los que debe enfrentarse en la vida actual, para intentar supe­rarlos.

El individuo tiene que hacer todos los intentos posibles para no dejarse aturdir en medio de la maraña de confu­sión que nubla su visión interior. Fuertemente consciente de no intentar hacer daño a otras personas, debe hacer un gran esfuerzo por desarrollar la habilidad para decir aque­llo que realmente siente. En esencia, su punto débil con­siste en hacerse daño a sí mismo, aun cuando disfrutará en esta vida de numerosas oportunidades para saber hacerlo mejor.

Debe trabajar para construir su confianza en sí mismo, gracias a la cual terminará por aprender qua en esta vida nunca sucede nada hasta que uno no haya definido clara­mente sus metas y objetivos. En encarnaciones pasadas, este individuo se sintió decepcionado por muchos "debido a su tendencia a experimentar compasión por las historias sensibleras. Ahora todavía se encoge a la vista del sufrimiento, experimentando con fuerza la emoción del dolor de los demás. Con ello, permite que las penas extremas le absorban la fortaleza de que dispone, hasta que llega a un punto en el que ya ha sufrido lo bastante. Entonces, al dar­se cuenta de que su débil corazón es su punto débil, su nodo norte en Virgo le impulsa hacia adelante y empieza a desa­rrollar la capacidad para discriminar entre aquello a lo que realmente vale la pena dedicar su simpatía, y aquello que no es más que pura fantasía.

En la vida actual se pasa mucho tiempo escudriñando su propio sistema de valores, descartando todo aquello que no sea importante, de tal modo que finalmente podrá desarrollar un sistema de filtrado que le permitirá expresar juicios crítícos sin necesidad de verse comprometido emocionalmente.

Esta encarnación le enseñará a salir del lodazal de senti­mentalismo en el que se halla metido, y lo que no deja de ex­trañarle es el hecho de que su deslizamiento hacia la ilusión fue tan sutil que él ni siquiera se dio cuenta de que sucedía.

Debe intentar evitar a toda costa el escapismo y la en­soñación, pues eso no hace más que debilitarle hasta el punto de hacerle olvidar cómo funcionar en el plano terre­nal físico. Gracias a sus encarnaciones pasadas su intuición es insólitamente fuerte y exacta, pero con ella surge tam­bién la depresión piscíana, originada por la sensibilidad a las desilusiones de los demás.

Al aprender la lección kármica de no depender de los demás, termina por descubrir que todas aquellas personas en las que deseó apoyarse no hicieron más que apoyarse en él. Tiene que salir constantemente de los acontecimientos, las circunstancias y las relaciones cuya pesadez le enturbió la visión. La compasión que experimenta por otras perso­nas puede conducirle a situaciones en las que se sienta dé­bil. Como no le gusta nada decirle a la gente lo que ésta no desea escuchar, desarrolla el arte de la sutilidad.

Una de sus mayores lecciones en esta vida es la de de­sarrollar la habilidad para decir «no» y mantenerlo, ya que el más suave de los ruegos, o unos ojos cubiertos de lágri­mas son suficientes para hacerle cambiar de opinión. Él conoce muy bien su propia debilidad, gracias a lo cual pue­de desarrollar su mayor fortaleza. Al negarse a dejarse arrastrar por la emoción, logra ir alejándose poco a poco de la confusión.

Muchas personas con esta posición nodal han pasado en vidas anteriores por experiencias de persecución, como resultado de lo cual desarrollan una profunda compren­sión por el dolor de los demás. No obstante, se pueden ver decepcionados por los demás, casi como si su gentileza in­terior fuera tomada por debilidad, hasta el punto de invi­tar nuevamente en esta vida a que se produzca la misma persecución de la que andan huyendo.

Poseen la habilidad para llevar durante muchos años profundas heridas internas. No obstante, esta situación so­cava de vez en cuando su sistema nervioso.

Aquí, el nodo norte en Virgo puede actuar como salva­dor, estimulándoles a seguir la dieta y las condiciones de salud necesarias para obtener de ellas el máximo benefi­cio.

Estos nodos son especialmente útiles en el campo de la medicina y de la curación, allí donde el mantenimiento de una fuerte compasión por la humanidad, procedente de vi­das pasadas, unido a un nuevo deseo de alcanzar la perfec­ción, se pueden expresar con facilidad. El idealismo es ele­vado, pero el recuerdo del alma sobre una falta de auto-confianza a consecuencia de tanta persecución sufrida en el pasado, hace que al individuo le resulta difícil creer real­mente en su capacidad para alcanzar sus ideales. Tiene que luchar constantemente contra su tendencia al abando­no. En último término, lo que le redime es la gran sabidu­ría aprendida a través de las amargas lecciones del nodo

sur de Piscis. Porque no importa lo difíciles que sean las condiciones, seguirá aferrado a su sueño de que el mundo se vea finalmente dominado por la paz y el amor.

Se muestra muy crítico con los demás cuando lo ve abandonar los perfectos ideales que él sabe que son capa­ces de alcanzar. Tiene que aprender a poner en práctica la esencia de sus propias ideas, que siempre ha sentido vaga­mente, pero que ha sido incapaz de verbalizar. Se sentirá incomprendido en la medida en que se mantenga esa situa­ción anterior. En momentos de necesidad, desea realmen­te que los demás le ayuden a superar la impresión de que no sería justo solicitarles dicha ayuda. En lugar de ello, continúa buscando gente, confiando profunda y silenciosa­mente en que quienes sean capaces de comprenderle tam­bién podrán ayudarle a desentrañar sus problemas.

Busca constantemente el calor en los demás, pero se vuelve frío como una piedra cuando está en compañía de individuos embrutecidos. Una de las cosas más hermosas del nodo sur en Piscis es que, a medida que transcurren los años, se le permite la oportunidad de perdonar a todos aquellos que le han hecho daño en la vida, así como en en­carnaciones pasadas.

Estos nodos representan las nubes y la luz del sol, lo ilusorio y lo real. Este individuo, que siempre busca un es­tado mejor, termina por aprender por qué razón hay otras personas que sufren tanto. Mientras no lo haya aprendido, se alejará mucho de su camino, incluso con riesgo de ha­cerse daño, con tal de ayudar a cualquiera que sufra.

Su karma vital actual consiste en esforzarse por alcan­zar la purificación y la perfección en sí mismo, al mismo tiempo que tolera con gentileza las debilidades de los de­más. Eso le aporta su mejor lección: ¡la autodisciplina! Tiene que aprender claramente a saber cuándo debe dejar correr el agua, cuando debe impedirte el paso y cuándo debe alterar su curso.

No debe pasar por alto los detalles, pues es a menudo la falta de atención pisciana para con los detalles lo que le impide disponer de la claridad de comprensión que anda buscando. Al desarrollar una perspectiva clara puede em­pezar a evitar la tendencia al exceso que se ha traído consi­go a esta vida.

Si quiere ser feliz tiene que dedicar su vida al servicio, en lugar de desear secretamente que los demás ahoguen sus penas pasadas. Su mayor lección consiste en no dudar nunca de la pureza de sus objetivos.

Este individuo empieza por conseguir que las cosas funcionen en un plano terrenal. En vidas pasadas desarro­lló una comprensión intuitiva de la naturaleza por la que funcionan el hombre y la máquina, pero ahora se ve con­frontado a la necesidad de utilizar dicho conocimiento, en lugar de dedicarse a soñar despierto con algún momento futuro y lejano en el que todos sus sueños se convertirán en realidad. Tiene que llevar mucho cuidado para conseguir que todos los momentos sean un presente y todos los luga­res un aquí, ya que sólo viviendo en el aquí y el ahora será capaz de dar una forma cristalina a las vastas reservas de esencias que ha acumulado a lo largo de todas sus vidas pa­sadas.

Está destinado a convertirse en las lentes focales de un proyector de formas que contiene millones y millones de negativos borrosos. Sin embargo, gracias a su nodo norte es capaz de refinar cada uno de esos negativos de tal modo que no se desperdiciará todo el conocimiento adquirido. Aquí, también la mente y la vida se convierten en una má­quina cuyas partes separadas forman parte integral de un todo. Cuando cualquier parte de la vida no esté funcionan­do adecuadamente, se la debe reparar o desechar inmedia­tamente.

La vida está equipada para extraer eficiencia y orden del mar del torbellino pisciano. En las vidas anteriores se empleó mucho trabajo en la renuncia. Ahora sólo quedan de ello vagos recuerdos. En esta vida, el individuo tiene que aprender a desplegar los ideales perfeccionados que ha ido adquiriendo mediante el abandono de todo lo que no sea la apreciación por la esencia divina.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto en que uña encamación pasada alcanzó una comprensión cós­mica. La posición de la casa del nodo norte-muestra el as­pecto a través del cual la cristalización puede conseguir que esa comprensión se exprese en la realidad material.

Acuario / Leo

 

 

Nodo norte en Acuario Nodo sur en Leo

En la vida anterior fuiste el rey, el mejor, el gran ser que iluminaba todo y a todos. Estabas centrado en tu propio ego, en tu poder, en tu magnífica personalidad.

En esta vida, sin que tu lo desees, aflorarán comportamientos arrogantes, orgullosos, vanidosos e intolerantes. De pequeño/a, seguro que te habrán dicho que eras el primero/a.

En esta vida tienes como programa ser más humilde, más tolerante más comprensivo. Tienes que aprender a matar el rey que hay dentro de ti haciéndote más vasallo, más humilde, más proletario. Tienes que aprender a integrarte en el grupo, sin dar la nota.

En la vida anterior padeciste del corazón, por lo que tienes que tener en cuenta, que la grasa, los ateromas circulatorios, pueden darte afecciones cardiacas. También puede molestarte un poco la espalda en la zona dorsal y además puedes tener debilidad en rodillas y mala circulación en las piernas.

EN RESUMEN, NO HAY QUIEN TE AGUANTE, ERES INTOLERANTE, ARROGANTE Y VANIDOSO. PERO SEGÚN PASA EL TIEMPO, APRENDERÁS A SER MÁS AMIGO, MAS TOLERNATE, MAS TRANQUILO.

EL PROBLEMA ES QUE A VECES NECESIAS A LOS DEMAS PARA VIVIR Y OTRAS VECES NO AGUANTAS A NADIE Y TE CIERRAS EN TI MISMO.

 


 

Estos nodos representan el conflicto entre la vida per­sonal y la dedicación impersonal a la humanidad. El nodo sur en Leo simboliza las vidas anteriores en las que muchas cosas se resolvieron alrededor del sí mismo. El nodo norte en Acuario señala hacia un futuro al servicio de la humani­dad donde el individuo asumirá el papel de «aguador», de tal modo que puede llegar a ser un instrumento en la cru­zada en favor de la evolución del mundo. Pero antes de lo­grarlo el individuo se tiene que enfrentar al enorme poder del nodo sur en Leo.

A partir de encarnaciones pasadas, el individuo tiene tendencia a mirar con altanería a otras personas, mostrán­dose condescendiente con sus pensamientos e ideas. Exis­te en él un intenso orgullo que le induce a citar a las perso­nas importantes que ha conocido, así como a diseñar su vida de tal modo que sea visto y conocido por hallarse en compañía de personas especiales. Establece una clara se­paración entre realeza y hombre común, colocándose él mismo u otros cercanos a él sobre pedestales. Al verse co­mo el punto central del universo, considera su poderosa voluntad como el medio para alcanzar sus ñnes, antes que para ajustarse a una honesta aceptación de la vida.

Ahora su karma consiste en aprender a caminar ligera­mente, sin dejar huellas, pues en esencia se trata del diri­gente preparándose para abdicar de su trono.

El ego de su vida pasada asoma constantemente su fea cabeza, impidiéndole alcanzar la misma felicidad que busca.

Estos nodos causan grandes dificultades en el matrimo­nio, pues el individuo experimenta una fuerte tendencia a dominar a quienes se hallan cerca de él. Cuando no puede hacerlo se convierte en un completo ermitaño, liberándo­se de toda responsabilidad, impulsado a ello por el enorme disgusto que experimenta.

Aunque es capaz de pedirle consejo a los demás, tiene que hacer las cosas de acuerdo con su propio estilo.

Sus mayores conflictos se centran alrededor de lo que es artificial y lo que es real. En su nodo sur en Leo hay tan­to romanticismo similar al mártir, que le resulta fácil si­tuarse en el papel de Don Quijote luchando contra los mo­linos de viento.

Tiene que aprender a despojarse de las máscaras, des­cubriendo en último término que las situaciones de digni­dad centradas alrededor del ego proceden de los hábitos de vidas pasadas y que ahora contribuyen muy poco en aportarle cualquier clase de felicidad.

Se muestra muy protector para con quienes le son muy íntimos y queridos y, no obstante, tiene una extraña ten­dencia a vagar, encontrando durante sus viajes a muchos de los niños desamparados por la sociedad. Descubre nue­vos horizontes que explorar y conquistar precisamente en esas regiones remotas donde la sociedad pasa por alto sus posibilidades existenciales.

Se halla destinado a pasar una parte de su vida solo, ya que su carácter único resulta demasiado imperativo como para ser fácilmente aceptable para la mayoría de las perso­nas. Aunque disfruta consiguiendo que los demás reconoz­can y aplaudan sus grandiosos logros, no puede evitar el desafiar a la gente. Su alma recuerda un sentido de orgullo que ahora le impide comprometer su dignidad.

Si se le ofrece la causa correcta, sacrificará por ella incluso su vida entera. De los demás no le interesa tanto su simpatía como la admiración que sus hazañas gloriosas despierte en ellos.

Experimenta repulsión por la mediocridad, viendo en ella una amenaza que se cierne sobre su permanente im­pulso por alcanzar lo más alto.

Si pertenece al tipo negativo puede llegar incluso a uti­lizar a las personas para alcanzar sus fines. Los amigos, los vecinos y los parientes se convierten en peldaños que le ayudan a elevarse hacia el éxito.

A través del nodo norte en Acuario aprende a superar su sentido de prestigio procedente de sus vidas pasadas, y desarrolla el concepto de la hermandad universal. En úl­timo término tiene que verse a sí mismo como parte de una esfera cósmica mucho mayor en la que su papel con­siste en compartir las cargas de la evolución humana. Al­canzará su máxima felicidad cuando sea capaz de colocar a un lado sus propias necesidades, situando en su lugar una nueva actitud humanitaria hacia todo lo que ve a su al­rededor.

Debe olvidar el orgullo y buscar nuevos horizontes ori­ginales, independientemente de lo excéntricas que puedan parecerles sus ideas a los demás. A través de su nodo norte se le concede la promesa de una aventura única por medio de la cual podrá hacer una contribución importante al pro­greso de la civilización.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto de la vida que resulta demasiado pesado para compaginarlo con el deseo de alcanzar éxito personal. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo puede el individuo libe­rarse de las cadenas del ego de sus vidas pasadas, aceptan­do la misión en favor de la humanidad por la que está des­tinado a recoger su cruz.

Géminis / Sagitario

Nodo norte en Géminis — Nodo sur en Sagitario

En la vida anterior estabas todo el día en las nubes. Eras medio monje, medio filósofo, medio despistado y desde luego te tomas la vida desde el lado de la aventura, de los viajes, de la filosofía, de los horizontes lejanos, utópicos e inalcanzables. Eras medio monje, medio filósofo y desde luego no ponías los pies en el suelo.

En esta vida te dice el espíritu que tienes que ser más práctico, más preciso, que ya no vale actuar por fe. Ni por que Dios lo dice, Ni estar en el aire. Tienes que buscar en los libros, en la lógica, en la inteligencia. Tienes que valorar la razón por encima de la intuición.

En la vida pasada seguramente cojeaste, por tanto las piernas y el riego sanguíneo en las mismas pudieron darte problemas. También tenías una alta predisposición a intoxicarte. Los pulmones, y si eres mujer, las mamas, te dieron guerra, por tanto estos órganos deberán ocupar tu tiempo y tu cuidado.

EN RESUMEN: TIENES QUE PREGUNTARTE, SI ERES MAS MONJE O MAS BIBLIOTECARIO, SI QUIERES SEGUIR EN LAS NUBES O PONER LOS PIES EN EL SUELO. TIENES QUE TERMINAR DE UNA VEZ LOS ESTUDIOS.

SIEMPRE ESTARAS DE LA CECA A LA MECA, SIN SABER A QUE DEDICARTE O QUE HACER, SI ABRAZAS UNA IDEA O UNA FILOSOFIA, AL DIA SIGUIENTE LA CAMBIARAS. SABRAS DE TODO Y DE NADA. CON EL TIEMPO TE HARÁS MAS ESPIRITUAL, MAS UTOPICO, MAS FILOSOFICO Y BUSCARÁS ROMPER EXQUEMAS PARA SALIR A LUGARES, FILOSOFIAS Y SITUACIONES LEJANJAS, DISTINTAS Y ARRIESGADAS.

¡A VER SI TE ACLARAS DE UNA VEZ O TE DECIDES DEFINITIVAMENTE!

 


 

 

Aquí, el individuo recibe una invitación para unirse a la sociedad. Su alma ha llegado a esta vida con un residuo de salvajismo procedente de una encarnación pasada. Como resultado de ello, la persona no está acostumbrada a apreciar el punto de vista de los demás. La continuación kármica de una fuerte actitud virtuosa hace que le sea difí­cil ser un juez justo para con sus propias acciones. Y en este sentido su vida es excesiva. Se siente atraído todavía por la existencia natural sin formalidades, y se alejará mu­cho de su propio camino con tal de evitar que se le impon­gan cualquier tipo de restricciones sociales.

Está habituado a ser un espíritu libre y trata desespera­damente de conservar a toda costa su sentido de la liber­tad. Ya esté casado o no, el recuerdo de su actitud adoles­cente hará imposible que los demás se le acerquen dema­siado.

Al creer que las acciones hablan en voz mucho más alta que las palabras, hace que su vida actual se convierta en un caleidoscopio de apresurada actividad. Siempre trata de hacer demasiadas cosas a la vez, extendiéndose hacia to­dos lados de un modo tan tenue que llega a perder de vista cualquier tema central vital.

En las encarnaciones pasadas funcionó con grandes re­servas de energía nerviosa. Pero, a pesar de todas sus acti­vidades, todavía no ha aprendido a enfocar su atención so­bre ninguna área concreta. En esta vida sigue buscando conveniencia, encontrándose continuamente como una víctima de atajos que luego tienen que ser recorridos de nuevo.

Al no  estar acostumbrado a todas las demandas que plantea la sociedad, trata de eludir la responsabilidad. Tie­ne la sensación de que si pudiera solucionar con la mayor rapidez posible todos los asuntos que tiene entre manos, experimentaría la libertad que la sociedad está tratando de arrebatarle. Así pues, se pasa la mayor parte de su tiempo tratando de liberarse. No se da cuenta, sin embargo, de que cada acción crea una reacción igual y opuesta. Como resultado de ello lo que hace en realidad es aprisionarse a sí mismo más de lo que estaba antes.

Su naturaleza siempre es algo primitiva. Si se muestra egoísta lo hace inocentemente. Si pisa a otro al avanzar, lo hace porque no se había dado cuenta de que estaba allí. Siempre parece pasar por alto lo evidente, totalmente ig­norante de las circunstancias inmediatas que le rodean. Cuando se encuentra en situaciones sociales, se muestra tan poco experto que parece ser el proverbial «toro en una tienda de porcelana china».

En la vida actual está aprendiendo a mezclarse con la sociedad de la que se está beneficiando. No obstante, te­meroso aún de las reacciones de la gente, vive su vida en el margen de la rueda, atreviéndose sólo ocasionalmente a acudir al centro para regresar rápidamente a su lugar.

En las experiencias de sus vidas pasadas con la gente le faltó completar los aspectos de cooperación, sociabilidad y tacto. Ahora se esfuerza por alcanzar la sofisticación. To­davía no sabe cómo ver un reflejo claro de sí mismo, pues no comprende que toda moneda tiene siempre dos caras. A través de su nodo norte en Géminis pasará ahora por experiencias que le obligarán a ver las dos caras de cualquier tema.

En esta vida se halla destinado a aprender qué aspecto tiene el mundo a través de los ojos de los demás. Antes de poder comprender por qué la gente no parece escucharle; tiene que ponerse primero en su lugar. En último término, terminará por darse cuenta de que todas las cualidades ne­gativas que ha estado adscribiendo a los demás son en el fondo cosas que él mismo no ha llegado a comprender en sí mismo.

A veces, se comporta como alguien que grita en la sala de lectura de una biblioteca. No importa lo sofisticado que pretenda ser  queda aún tanta crudeza de sus vidas pasadas que ésta no tendrá más remedio que surgir en los  momentos más inoportunos. Eso le desconcierta tanto que toma la decisión de pulirse prestando atención a sus ma­nierismos, hábitos, comportamiento público y, sobre todo, a su modo de hablar.

A través de su nodo norte en Géminis, empleará la ma­yor parte de la energía de su vida en aprender el arte de la comunicación. Ahora experimenta la necesidad de edu­carse a sí mismo, de tal modo que pueda establecer una identidad en la sociedad.

En algún momento de su vida actual se verá enfrentado al conflicto de tener que vivir en la ciudad (Géminis) o en el campo, (Sagitario) Mientras que su naturaleza básica durante tantas vidas le hará sentirse mucho más cómodo en un ambiente campesino, puede aprender mucho más adaptándose a la nueva experiencia de afrontar la vida ur­bana.

A través de este nodo norte en Géminis, tiene que aprender a respetar diplomáticamente los derechos de los demás si quiere ayudar a preservar una sociedad que a él le pareció poco importante en vidas anteriores, pero que en esta vida le resulta necesaria para su propia supervivencia.

Aunque su cuerpo le pide a gritos la práctica de depor­tes, del contacto con la naturaleza y de una vida primitiva, su mente terminará por dirigirle hacia el estudio de las pa­labras, del lenguaje y de un reflejo de su autoexpresión, de tal modo que empezará a convertirse en una parte rn^e hu­manística de la cultura en la que vive.

Es como el caballo salvaje que trata desesperadamente de no ser domado y que, sin embargo, se pregunta cómo será esa experiencia. En medio de esta aparente paradoja se convierte en un mensajero de las mentes inferior y supe­rior para todos aquellos que entran en contacto con él. Sus encarnaciones pasadas le permitieron alcanzar una com­prensión natural del universo. Su misión actual no se refie­re únicamente a sí mismo, sino que también comprende la tarea de extender la comprensión alcanzada a los millares de personas que se cruzan en su vida. En ello radica la ra­zón mística de su eterna inquietud. ¡Tiene mucho que de­cir y mucho terreno que abarcar!

La posición de la casa del nodo sur muestra el aspecto de la vida en el que el residuo de las encarnaciones pasadas sigue impulsándole hacia el deseo de seguir siendo un espí­ritu libre. La posición de la casa del nodo norte en Géminis indica la puerta que debe atravesar para experimentar las ventajas de la cultura humanística civilizada  a la que está destinado a unirse.

Aries / Libra

 

Nodo norte en Aries Nodo sur en Libra

En la vida anterior fuiste, casi con seguridad mujer. Y si no fue así. Eras sin duda sensible, armonioso/a, cariñoso, musical. Preocupado por la imagen, por las cosas caprichosas, enamoradizo. Eras psicodependiente de los demás. Seguramente tuviste muchos amantes y eras guapo/a a raudales. Por eso en tu inconsciente y en tus comportamientos no controlados puedes ser como te he descrito.

El espíritu en esta vida, te propone conseguir ser más autosuficiente, mas individual. No apoyarte en los demás para ser tu mismo. No buscar a todas horas la aprobación de los demás. Ser independiente. Pero todo esto no es tan fácil.

Te costará la continuidad en la relación, incluso pueden darse varias relaciones en tu vida. No tendrás claro si estar o no casado/a, si dejar o no la relación, si amas o no.

El órgano que te causó más problemas en la vida anterior fue el riñón y la lumbar, por tanto tendrás que cuidar estos órganos, también la vejiga urinaria. Deberás cuidar también la adrenalina, puesto que puedes gastarte en exceso y pelear con fuerza, produciendo finalmente dolor de cabeza y accesos de muy mal genio.

EN RESUMEN, TIENES DOS PERSONAJES DENTRO DE TI CON LOS QUE TIENES QUE NEGOCIAR PARA SER FELIZ: UN MACHO Y UNA HEMBRA EN PERPETUA PELEA. A VECES DULCE, A VECES TOSCO, A VECES NECESITAS A ALGUIEN PARA VIVIR Y A VECES QUIERES ESTAR SOLO.

 


Aquí, el alma aprende las lecciones de la autoconciencia en los niveles más elementales. Las experiencias de en­carnaciones anteriores no permiten al sí-mismo formarse como una identidad singular. El individuo paga ahora el precio de las vacilaciones de sus vidas anteriores, al tiempo que aprende a surgir de su confusión mediante el desarro­llo de una mentalidad de predisposición unilateral.

La persona, muy susceptible a la adulación, se aleja mucho de su camino con tal de hacer aquellas cosas que cree pueden agradar a los demás, pero como todavía no ha pasado por el proceso de identificación del ego, se sien­te confundido en cuanto al curso de acción que debe to­mar. Trata siempre de equilibrar a quienes le rodean, viéndose convertido en la referencia eterna entre dos o más ideas, personas o condiciones opuestas. Al hallarse en el centro, asume el papel de amortiguador que trata deses­peradamente de aportar armonía a ambas partes al mismo tiempo. Por ello, oscila de un lado a otro continuamente, confiando en que no se le exija nunca adoptar una posición definida.

En vidas anteriores juzgó su felicidad por los éxitos o fracasos de quiénes se hallaban cerca de él. Ahora conti­núa identificando su vida a través de los demás. Su con­fianza se puede ver fácilmente conmocíonada, ya que ape­nas sabe quién es él mismo. Al confundir las necesidades colectivas de los demás con sus propios deseos no realizados, se expone a sufrir largos períodos de depresión. Sin embargo, continúa practicando ese modelo de su vida pa­sada de buscar a personas con las que poder identificarse, sin importar lo mucho que eso le agote.

A veces desarrolla cierto resentimiento ante su incapa­cidad para unificar las partes opuestas que existen dentro de sí mismo. No obstante, está tan habituado a encontrar soluciones a ideas contrarias, que sigue creando más.

Se siente atraído por la música y el arte, sintiéndose có­modo en un ambiente que sea graciosamente delicado. Pierde el control cuando las circunstancias que le rodean son groseras o frágiles.

No le gusta vivir solo, pero quiere que le dejen solo. Si quiere encontrar su propia paz y tranquilidad debe apren­der a superar su enorme sensibilidad para con todas las inarmónicas necesidades de quienes le rodean. Y lo mejor que puede hacer en ese sentido es abandonar la actitud de estar luchando por su propia supervivencia y volver a enfo­car su atención sobre aquellos pensamientos positivos que le ayuden a desarrollar su propia identidad.

En encarnaciones pasadas hizo por otros un gran sacri­ficio que no fue completamente apreciado. Ahora, el alma se reencarna con trazas de resentimiento por no haber ob­tenido las recompensas debidas a sus esfuerzos. Esto hace que salga a la luz la terquedad del nodo sur en Libra, e im­pide que el individuo encuentre su verdadera personali­dad. Él nodo norte sólo podrá surgir a la luz cuando el nodo sur haya sido llevado hasta su más elevado nivel kár-mico posible. Así pues, este individuo sólo alcanzará su mayor potencial cuando haya aprendido a servir de buena gana, sin desear ninguna recompensa más allá de su propio autocrecimiento.

Fue una persona impresionable en otras vidas. Ahora se pasará al menos la primera mitad de su vida enfrentado al residuo dejado por su propia credulidad. Á medida que pasen los años se irá convirtiendo en un lector ávido, lo que le ayudará a cristalizar sus pensamientos. Sin embar­go, existirán todavía tantos hábitos pasados de indecisión, que le resultará extremadamente difícil tomar decisiones concretas.

Como quiera que siempre le gusta ver las dos caras de todo, resulta que siempre se divide en dos mitades al llegar a cada encrucijada. Si estas divisiones resultan ser tan dolorosas como para que ni él mismo pueda soportar su pro­pia indecisión, empezará a desear alcanzar su nodo norte en Aries.

En último término aprende a no tener miedo de adop­tar una posición siempre que la parte superior de sí mismo crea que es la que se corresponde con la verdad. Eso es algo que logra aprendiendo a ser un individuo, en lugar de la extensión de algún otro. No obstante, debe seguir construyendo sus encarnaciones previas, las cuales le ense­ñaron a amar antes que a odiar. Así pues, a medida que empieza a encontrarse a sí mismo, aún debe ser muy cons­ciente de cómo influye esta autoafirmación recién descu­bierta sobre los que están cerca de él.

Tendrá que aislarse durante cortos períodos de tiempo para recuperar su fortaleza.

Sus mayores lecciones se centran en el aprendizaje de cómo conseguir que su cabeza rija sobre su corazón, ya que sigue deshaciéndose con demasiada facilidad ante la menor atención que se le dispense.

De todo el zodíaco, este individuo es el que tiene me­nos cantidad de experiencia de vida pasada al examinar­se a sí mismo. Ahora le incumbe descubrir quién es real­mente.

En la vida actual se halla destinado a llevar a cabo la transición entre el segador y el sembrador, proceso en el que cada pensamiento se convierte en una semilla creativa para su nuevo empezar.

La casa que contiene el nodo sur muestra el autodesarrollo inhibido en aquellas áreas de la vida en que exista demasiada identificación pasada con otros. La casa que contiene el nodo norte designa aquellos aspectos en los que la personalidad está experimentando ahora su naci­miento. Una vez adquirida una nueva sensación de autoidentidad, este individuo se sentirá como Colón descu­briendo América, y lo más extraordinario de su descubri­miento consiste en darse cuenta de que estuvo allí durante todo el tiempo sin ser consciente de ello.

Piscis / Virgo

 

 

Nodo norte en Piscis — Nodo sur en Virgo

En la vida anterior estabas permanentemente dedicado al trabajo, al servicio a los demás. Eras hipercrítico, hiperactivo. El dinero, el trabajo y la seguridad, ocupaban todo tu tiempo y todo tu estímulo. Te dedicaste a valorar el mundo de la materia, del dinero, de la seguridad.

Fuiste demasiado servil, demasiado crítico. Le dabas muchas vueltas a las cosas y esto generaba un espíritu permanente revisionista que te desestabilizaba y te generaba depresión y tristeza.

En esta vida, el espíritu te dice: Aprende el lado sensible, sentimental y cariñoso de las cosas. Tienes que aprender a perder de vez en cuando el tiempo escuchando una poesía, o profundizando en las cosas sensibles de la vida. No todo está en la materia, en el trabajo y en el dinero. A veces hay respuestas en el ocultismo, en los sentimientos, en la compasión. Y deja de comerte el coco. No revises todo, no te preocupes tanto.

EN RESUMEN: TIENES DENTRO DE TI DOS PESONALIDADES QUE SE PUEDEN RESUMIR ENTRE UN SUPERTRABAJADOR RESPONSABLE, ACTIVO, SERVIL E HIPERCRITICO Y POR OTRO LADO UN POETA, OCULTISTA, SENSIBLE Y EMOCIONALMENTE COMPASIVO Y CARIÑOSO. HASTA LA MITAD DE LA VIDA OCUPARAS TODO TU TIEMPO TRABAJANDO, DANDOLE VUELTAS A LAS COSAS Y PROCURANDO QUE LA CUENTA CORRIENTE NO MERME. PERO EN LA SEGUNDA PARTE DE LA VIDA, TE OCUPARAS DE SENTIR, DE AMAR, DE OCUPAR TODO TU TIEMPO A MIRARTE POR DENTRO, DE PROFUNDIZAR EN LAS COSAS, DE SER MAS COMPASIVO.Y DESDE LUEGO DE NO PEGAR GOLPE.

PERO EN CUALQUIER CASO, DE TODAS LAS MANERAS, NO LE DES TANTAS VUELTAS A LAS COSAS. NO SEAS NEUROTICO.

 


Se trata de la posición nodal más dura con la que puede  uno enfrentarse en el ámbito de la conciencia. Como resul­tado de muchas vidas pasadas, el individuo empieza a dar­se cuenta de su propia rigidez. Es consciente de sus mode­los de comportamiento y de lo mucho que éstos le hacen daño; no obstante, le resulta difícil desprenderse de ellos. En sus vidas anteriores vivió en la conciencia de un univer­so finito donde todo estaba bien estructurado. Ahora se ve enfrentado al hecho de que la verdad se extiende mucho más allá de lo que sus propios sentidos fínitos puede medir e incluso percibir.

Se ve inevitablemente enfrentado a situaciones, cir­cunstancias y acontecimientos que le obligan a apartarse del plano físico. A pesar de todo, trata de vivir como el sal­món, luchando contra la corriente, con independencia de la dirección de las fuerzas naturales.

Sigue buscando el orden. De hecho, su necesidad de ha­llar una estricta regimentación es tan fuerte, que desarrolla problemas médicos en el centro del cuerpo debido a su ca­pacidad para personalizar la rigidez que aumenta la tensión sobre los órganos internos. Suprime constantemente el de­seo en beneficio de lo que a él le parece adecuado, pues le gustaría mantener una imagen de respetabilidad.

En encarnaciones pasadas construyó su comprensión sobre los hechos, no sobre los rumores. Ahora únicamente acepta aquello que procede de la «más alta autoridad».

Busca medios para librarse de la irritabilidad nerviosa que sigue abrumándole y, no obstante, establece condicio­nes al proceso curativo.

Debe aprender a sumergirse en las aguas de la concien­cia cósmica, ya que en este bautismo de pensamiento pue­de experimentar realmente un nuevo nacimiento. No obs­tante, antes de poder hacerlo así debe superar su temor kármico a vivir en un mundo contaminado.

Ha llegado a esta vida creyendo que el mundo está He­no de peligros y, en consecuencia, cuestiona constante­mente las credenciales de la gente y las condiciones que él permite que afecten a su vida. Todo lo que sea extraño para sí mismo representa una amenaza de enfermedad y, en realidad, es precisamente debido a este pensamiento por lo que de vez en cuando surge la verdadera enferme­dad.

Muchas personas con estos nodos poseen fuertes resi­duos de problemas sexuales procedentes de encarnaciones anteriores. La privación de la experiencia sexual, o bien una fuerte determinación para evitar el dolor emocional que ella pudiera causar, les conduce a buscar una mejor comprensión en la vida actual. Algunas de estas personas son puritanas, mientras que otras son capaces de respon­der físicamente al mismo tiempo que se muestran emocionalmente frías.

La mente es tan analítica que la vida se puede deslizar con facilidad hacia la manipulación característica de una partida de ajedrez. Este individuo posee un ojo muy agudo para captar los detalles, y nunca se le pasa por alto lo más mínimo. Es un experto en la solución de rompecabezas, dispuesto a pasarse muchas horas aburridas con tal de ob­tener la más tenue de las respuestas, pero puede quedar tan profundamente implicado con aquello que esté hacien­do que a menudo pierde el sentido de la perspectiva. Las tendencias discriminatorias de sus vidas pasadas le llevan a  menudo a desmembrar lo que debería dejar unido. Así pues, a pesar de que es capaz de una gran claridad de pen­samiento, no experimenta una verdadera y completa paz mental.

A través del nodo norte en Piscis debe aprender a tener fe. Cuando deje de separar el mundo en pequeños com­partimentos estancos, obtendrá los primeros atisbos de la conciencia universal. En último término llegará a com­prender que todo es uno y que uno es todo. Pero antes de que eso suceda deberá aprender a dejar de verse a sí mis­mo como alguien separado del resto del mundo-Pasará por experiencias que le obligarán a mostrarse más compasivo.

A medida que vea cómo sus bien trazados planes se di­suelven en la nada, empezará también a ver a los demás bajo una luz distinta. Finalmente, pasará simbólicamente por el dolor de todo el universo, de tal modo que fortalece­rá su amor divino hasta el punto de que se negará total­mente a enjuiciar a los demás.

Progresará mucho al familiarizarse con el estilo espiri­tual de vida. Su crecimiento se extenderá hasta donde pue­dan alcanzar sus brazos. Mientras que el brazo del pasado continúa agarrado a sus restricciones autoimpuestas, el brazo de su futuro se extiende hacia una alternativa muy superior. Sólo es su fracaso el dejarse llevar por completo, lo que le impide alcanzar la perfecta transición hacia el es­tado perfecto de la mente elevada. No obstante, alcanza el punto que ve ocasionalmente.

De vez en cuando su notable intuición le revela cuál es la esencia misteriosa de la vida, a pesar de que los recuer­dos de la encarnación pasada correspondientes al sentido práctico de Virgo le impulsan a dudar en cada punto. Así pues, a medio camino entre un mundo y el otro, estos no­dos mutables se encuentran en un constante estado de cambio.

Al llegar a su destino y no estar seguro de haber llega­do allí, retrocede para iniciar el viaje de nuevo. Cada vez que lo hace así da un paso más hacia el infinito, donde finalmente disolverá los restos de su pasado, rígidamente formado, y donde volverá a nacer como espíritu puro.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto de la vida que todavía está demasiado rígidamente incrustado en una idea personalmente superestructurada. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo puede renunciar el alma a toda clase de definición rígida sobre forma y estruc­tura, quedando así totalmente libre para nadar en el océa­no de Dios.