Sagitario / Géminis

 

 

Nodo norte en Sagitario — Nodo sur en Géminis

En la vida anterior fuiste lógico, pragmático, lector de todo tipo de libros. Tomabas las decisiones en función de los que pensabas. Eras a su vez indeciso, cambiante, inseguro, con doble personalidad. En la vida anterior eras muy inteligente. Hablabas mucho y la fé, lo religioso y lo filosófico no eran precisamente algo que te interesara. Es posible que en alguna vida te dedicaras a la enseñanza o a la escrutura.

En esta vida te dice el espíritu, que tienes que aprender todo lo contrario, es decir, a valorar la fé, a romper límites, a ser más espiritual, mas religioso o más ético. La respuesta no esta necesariamente en los libros, sino en la fe, en la expansión de la conciencia, en la imaginación. En esta vida tienes que conseguir terminar los estudios, puesto que te costará mucho. O bien habiéndolos terminado, no te dedicarás a ellos.

Eres el eterno buscador. Si te apuntas a una filosofía, luego la dejas, luego la razonas y vuelves a dejarla, para meterte en otra. Cambios, movimiento, inseguridad pueden ser la tónica de tu vida. En España, se suele decir que te comes mucho el coco.

En la vida anterior tuviste problemas en el pulmón. Conviene por tanto que no fumes, puesto que tus pulmones y bronquios son débiles, y si eres mujer también puedes tener problemas en las mamas. También la circulación en piernas puede ser un punto débil, heredado de la vida anterior.

EN RESUMEN NO SABES SI ERES BIBLIOTECARIO, CON CABEZA CUADRADA RACIONAL Y PRAGMATICO, O UN MONJE FILOSOFO, ESPIRITUAL Y VIAJERO. EN LA SEGUNDA PARTE DE LA VIDA GANARÁ EL MONJE, EL FILOSOFO Y EL VIAJERO, INCLUSO TE PUEDE INTERESAR LAS FILOSOFIAS INDUISTAS Y VIAJARAS MUCHO.

 


 

La palabra clave aquí es «promesa». Durante vidas enteras, este individuo se ha visto enredado en dualidades que han tenido como resultado una actitud de indecisión. Ha intentado serlo todo para todos y, en consecuencia, se ha visto abocado a la superficialidad.

Ahora tiene que aprender fuertes lecciones kármicas en los aspectos de la lealtad y la fidelidad. Finalmen­te, comprenderá que ai representar ambos extremos contra el centro no hace más que quedar atrapado en medio del bocadillo, capturado por la tenaza. A pesar de todo, conserva un temor procedente de sus vidas pa­sadas a comprometerse a fondo con alguno de los dos extremos, pues ve la verdad y la justicia en ambos, al me­nos a nivel superficial. Sigue creyendo que ei compromi­so definitivo con una de las partes le produciría la sensa­ción de haber perdido la oportunidad inherente a la otra parte.

Esta habilidad para no comprometerse le permite ajus­tarse constantemente para adaptarse a las necesidades del momento. Sus colores cambian con el ambiente que le ro­dea, como le sucede al camaleón.

En encarnaciones pasadas no discriminaba en exceso, sabiendo que en el fondo no importaba su afiliación, ya que, de todos modos, nunca se entregaba por completo. Ahora oscila como un péndulo impulsado por la brisa, dis­puesto a dejarse llevar por el viento, pero sólo durante un breve espacio de tiempo.

Se convierte a propósito en instrumento de los demás, aunque sólo sea por un momento, y parece estar de acuerdo con ellos, de modo que se puede sentir momentáneamente aceptado y como formando parte de algo.

Su sentido de autoidentidad a través de sus numerosas vidas no se ha convertido simplemente en una división úni­ca, sino que se ha llenado con las cuestiones de todas las personas con las que ha estado en contacto. Como quiera que han intervenido tantas personas en la formación de los bloques que configuran su personalidad, le resulta imposi­ble ser otra cosa que no sea un hipócrita.

Cuando habla su expresión facial así como el lenguaje de su cuerpo cambian de una frase a otra, adoptando el as­pecto de la persona que está tratando de hablar como si sus palabras fueran cosecha propia. En realidad, cada vez que hace una afirmación positiva y definida sus ojos examinan a los demás para ver si han aceptado sus palabras como una verdad. En caso contrario no le importa demasiado porque entonces empezará a hablar incesantemente, ha­ciendo una afirmación tras otra, con la esperanza de que algo de lo que dice sea aceptado como válido.

Le encanta la actividad y se siente muy nervioso e in­quieto cuando las circunstancias le hacen sentirse encerra­do o atascado.

Siempre está sobreprogramado y se esfuerza por cum­plir con los millares de detalles y personas que llenan su vida. Siempre tiene muchas cosas que hacer y, sin embar­go, al final del día se siente distraído de su propósito.

En las encarnaciones pasadas nunca desarrolló una gran capacidad para prestar atención durante mucho tiempo. En consecuencia, se pasa una buena parte de esta vida cambian­do constantemente de parecer acerca de todas las cosas.

En un momento determinado se verá enfrentado al conflicto sobre si vivir en una gran ciudad o en el campo. En realidad, el conflicto se plantea entre la continuación de su necesidad pasada de vivir con gente y su deseo pre­sente de alejarse de la gente.

La dirección no aparece a una edad temprana. Con mayor frecuencia surge a través de la ayuda de los padres o de una persona mayor que le sitúa en el curso que ha de se­guir. Habitualmente, esto sucede después de los veintio­cho años.

Por debajo de todo ello se muestra inestable; ha estado tan ocupado viendo las sombras grises en todo, que ahora tiene dificultades para ver la luz de la verdad en sí mismo.

Para este individuo la mayor tarea de la vida consiste en buscar un conocimiento más elevado. A través del nodo norte en Sagitario tiene que aprender que, para ser capaz de ver la verdad, el hombre tiene que convertirse antes en verdad él mismo.

Llegará lejos si aprende a hablar a partir de su mente más elevada ya que el significado esotérico de todo lo que dice terminará por mostrarle su identidad real.

Cuando empiece a engranarse con el pensamiento tras­cendental, alcanzará también una unión espiritual dentro de sí mismo.

Pero primero tiene que elaborar su karma de perpetuas trivialidades, hasta llegar a comprender que participar en los chismorreos es el mayor pecado que puede cometerse contra la libertad. Después, debe volverle la espalda a to­dos los residuos del pasado sobre una pretendida sofisticación, para tratar de alcanzar todo aquello que sea real y na­tural. En último término, acaba por comprender que aun cuando toda moneda tiene dos caras, sigue siendo la mis­ma y única moneda. Una vez haya desarrollado esta pers­pectiva de visión, será capaz de transformar el conoci­miento que ha adquirido en una sabiduría divina.

La posición de la casa del nodo sur muestra el aspecto en el que los conflictos de la personalidad de la encarna­ción pasada siguen acosando la mente inferior. La posición de la casa del nodo norte muestra las formas en que se puede desarrollar la conciencia más elevada para convertirla en un vehículo que le permita elevarse por encima de todo tipo de conflictos.

La evolución de su vida presente le liberará de la inde­cisión, dándole en su lugar fugaces visiones de la verdad universal.

Acuario / Leo

 

 

Nodo norte en Acuario Nodo sur en Leo

En la vida anterior fuiste el rey, el mejor, el gran ser que iluminaba todo y a todos. Estabas centrado en tu propio ego, en tu poder, en tu magnífica personalidad.

En esta vida, sin que tu lo desees, aflorarán comportamientos arrogantes, orgullosos, vanidosos e intolerantes. De pequeño/a, seguro que te habrán dicho que eras el primero/a.

En esta vida tienes como programa ser más humilde, más tolerante más comprensivo. Tienes que aprender a matar el rey que hay dentro de ti haciéndote más vasallo, más humilde, más proletario. Tienes que aprender a integrarte en el grupo, sin dar la nota.

En la vida anterior padeciste del corazón, por lo que tienes que tener en cuenta, que la grasa, los ateromas circulatorios, pueden darte afecciones cardiacas. También puede molestarte un poco la espalda en la zona dorsal y además puedes tener debilidad en rodillas y mala circulación en las piernas.

EN RESUMEN, NO HAY QUIEN TE AGUANTE, ERES INTOLERANTE, ARROGANTE Y VANIDOSO. PERO SEGÚN PASA EL TIEMPO, APRENDERÁS A SER MÁS AMIGO, MAS TOLERNATE, MAS TRANQUILO.

EL PROBLEMA ES QUE A VECES NECESIAS A LOS DEMAS PARA VIVIR Y OTRAS VECES NO AGUANTAS A NADIE Y TE CIERRAS EN TI MISMO.

 


 

Estos nodos representan el conflicto entre la vida per­sonal y la dedicación impersonal a la humanidad. El nodo sur en Leo simboliza las vidas anteriores en las que muchas cosas se resolvieron alrededor del sí mismo. El nodo norte en Acuario señala hacia un futuro al servicio de la humani­dad donde el individuo asumirá el papel de «aguador», de tal modo que puede llegar a ser un instrumento en la cru­zada en favor de la evolución del mundo. Pero antes de lo­grarlo el individuo se tiene que enfrentar al enorme poder del nodo sur en Leo.

A partir de encarnaciones pasadas, el individuo tiene tendencia a mirar con altanería a otras personas, mostrán­dose condescendiente con sus pensamientos e ideas. Exis­te en él un intenso orgullo que le induce a citar a las perso­nas importantes que ha conocido, así como a diseñar su vida de tal modo que sea visto y conocido por hallarse en compañía de personas especiales. Establece una clara se­paración entre realeza y hombre común, colocándose él mismo u otros cercanos a él sobre pedestales. Al verse co­mo el punto central del universo, considera su poderosa voluntad como el medio para alcanzar sus ñnes, antes que para ajustarse a una honesta aceptación de la vida.

Ahora su karma consiste en aprender a caminar ligera­mente, sin dejar huellas, pues en esencia se trata del diri­gente preparándose para abdicar de su trono.

El ego de su vida pasada asoma constantemente su fea cabeza, impidiéndole alcanzar la misma felicidad que busca.

Estos nodos causan grandes dificultades en el matrimo­nio, pues el individuo experimenta una fuerte tendencia a dominar a quienes se hallan cerca de él. Cuando no puede hacerlo se convierte en un completo ermitaño, liberándo­se de toda responsabilidad, impulsado a ello por el enorme disgusto que experimenta.

Aunque es capaz de pedirle consejo a los demás, tiene que hacer las cosas de acuerdo con su propio estilo.

Sus mayores conflictos se centran alrededor de lo que es artificial y lo que es real. En su nodo sur en Leo hay tan­to romanticismo similar al mártir, que le resulta fácil si­tuarse en el papel de Don Quijote luchando contra los mo­linos de viento.

Tiene que aprender a despojarse de las máscaras, des­cubriendo en último término que las situaciones de digni­dad centradas alrededor del ego proceden de los hábitos de vidas pasadas y que ahora contribuyen muy poco en aportarle cualquier clase de felicidad.

Se muestra muy protector para con quienes le son muy íntimos y queridos y, no obstante, tiene una extraña ten­dencia a vagar, encontrando durante sus viajes a muchos de los niños desamparados por la sociedad. Descubre nue­vos horizontes que explorar y conquistar precisamente en esas regiones remotas donde la sociedad pasa por alto sus posibilidades existenciales.

Se halla destinado a pasar una parte de su vida solo, ya que su carácter único resulta demasiado imperativo como para ser fácilmente aceptable para la mayoría de las perso­nas. Aunque disfruta consiguiendo que los demás reconoz­can y aplaudan sus grandiosos logros, no puede evitar el desafiar a la gente. Su alma recuerda un sentido de orgullo que ahora le impide comprometer su dignidad.

Si se le ofrece la causa correcta, sacrificará por ella incluso su vida entera. De los demás no le interesa tanto su simpatía como la admiración que sus hazañas gloriosas despierte en ellos.

Experimenta repulsión por la mediocridad, viendo en ella una amenaza que se cierne sobre su permanente im­pulso por alcanzar lo más alto.

Si pertenece al tipo negativo puede llegar incluso a uti­lizar a las personas para alcanzar sus fines. Los amigos, los vecinos y los parientes se convierten en peldaños que le ayudan a elevarse hacia el éxito.

A través del nodo norte en Acuario aprende a superar su sentido de prestigio procedente de sus vidas pasadas, y desarrolla el concepto de la hermandad universal. En úl­timo término tiene que verse a sí mismo como parte de una esfera cósmica mucho mayor en la que su papel con­siste en compartir las cargas de la evolución humana. Al­canzará su máxima felicidad cuando sea capaz de colocar a un lado sus propias necesidades, situando en su lugar una nueva actitud humanitaria hacia todo lo que ve a su al­rededor.

Debe olvidar el orgullo y buscar nuevos horizontes ori­ginales, independientemente de lo excéntricas que puedan parecerles sus ideas a los demás. A través de su nodo norte se le concede la promesa de una aventura única por medio de la cual podrá hacer una contribución importante al pro­greso de la civilización.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto de la vida que resulta demasiado pesado para compaginarlo con el deseo de alcanzar éxito personal. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo puede el individuo libe­rarse de las cadenas del ego de sus vidas pasadas, aceptan­do la misión en favor de la humanidad por la que está des­tinado a recoger su cruz.

Géminis / Sagitario

Nodo norte en Géminis — Nodo sur en Sagitario

En la vida anterior estabas todo el día en las nubes. Eras medio monje, medio filósofo, medio despistado y desde luego te tomas la vida desde el lado de la aventura, de los viajes, de la filosofía, de los horizontes lejanos, utópicos e inalcanzables. Eras medio monje, medio filósofo y desde luego no ponías los pies en el suelo.

En esta vida te dice el espíritu que tienes que ser más práctico, más preciso, que ya no vale actuar por fe. Ni por que Dios lo dice, Ni estar en el aire. Tienes que buscar en los libros, en la lógica, en la inteligencia. Tienes que valorar la razón por encima de la intuición.

En la vida pasada seguramente cojeaste, por tanto las piernas y el riego sanguíneo en las mismas pudieron darte problemas. También tenías una alta predisposición a intoxicarte. Los pulmones, y si eres mujer, las mamas, te dieron guerra, por tanto estos órganos deberán ocupar tu tiempo y tu cuidado.

EN RESUMEN: TIENES QUE PREGUNTARTE, SI ERES MAS MONJE O MAS BIBLIOTECARIO, SI QUIERES SEGUIR EN LAS NUBES O PONER LOS PIES EN EL SUELO. TIENES QUE TERMINAR DE UNA VEZ LOS ESTUDIOS.

SIEMPRE ESTARAS DE LA CECA A LA MECA, SIN SABER A QUE DEDICARTE O QUE HACER, SI ABRAZAS UNA IDEA O UNA FILOSOFIA, AL DIA SIGUIENTE LA CAMBIARAS. SABRAS DE TODO Y DE NADA. CON EL TIEMPO TE HARÁS MAS ESPIRITUAL, MAS UTOPICO, MAS FILOSOFICO Y BUSCARÁS ROMPER EXQUEMAS PARA SALIR A LUGARES, FILOSOFIAS Y SITUACIONES LEJANJAS, DISTINTAS Y ARRIESGADAS.

¡A VER SI TE ACLARAS DE UNA VEZ O TE DECIDES DEFINITIVAMENTE!

 


 

 

Aquí, el individuo recibe una invitación para unirse a la sociedad. Su alma ha llegado a esta vida con un residuo de salvajismo procedente de una encarnación pasada. Como resultado de ello, la persona no está acostumbrada a apreciar el punto de vista de los demás. La continuación kármica de una fuerte actitud virtuosa hace que le sea difí­cil ser un juez justo para con sus propias acciones. Y en este sentido su vida es excesiva. Se siente atraído todavía por la existencia natural sin formalidades, y se alejará mu­cho de su propio camino con tal de evitar que se le impon­gan cualquier tipo de restricciones sociales.

Está habituado a ser un espíritu libre y trata desespera­damente de conservar a toda costa su sentido de la liber­tad. Ya esté casado o no, el recuerdo de su actitud adoles­cente hará imposible que los demás se le acerquen dema­siado.

Al creer que las acciones hablan en voz mucho más alta que las palabras, hace que su vida actual se convierta en un caleidoscopio de apresurada actividad. Siempre trata de hacer demasiadas cosas a la vez, extendiéndose hacia to­dos lados de un modo tan tenue que llega a perder de vista cualquier tema central vital.

En las encarnaciones pasadas funcionó con grandes re­servas de energía nerviosa. Pero, a pesar de todas sus acti­vidades, todavía no ha aprendido a enfocar su atención so­bre ninguna área concreta. En esta vida sigue buscando conveniencia, encontrándose continuamente como una víctima de atajos que luego tienen que ser recorridos de nuevo.

Al no  estar acostumbrado a todas las demandas que plantea la sociedad, trata de eludir la responsabilidad. Tie­ne la sensación de que si pudiera solucionar con la mayor rapidez posible todos los asuntos que tiene entre manos, experimentaría la libertad que la sociedad está tratando de arrebatarle. Así pues, se pasa la mayor parte de su tiempo tratando de liberarse. No se da cuenta, sin embargo, de que cada acción crea una reacción igual y opuesta. Como resultado de ello lo que hace en realidad es aprisionarse a sí mismo más de lo que estaba antes.

Su naturaleza siempre es algo primitiva. Si se muestra egoísta lo hace inocentemente. Si pisa a otro al avanzar, lo hace porque no se había dado cuenta de que estaba allí. Siempre parece pasar por alto lo evidente, totalmente ig­norante de las circunstancias inmediatas que le rodean. Cuando se encuentra en situaciones sociales, se muestra tan poco experto que parece ser el proverbial «toro en una tienda de porcelana china».

En la vida actual está aprendiendo a mezclarse con la sociedad de la que se está beneficiando. No obstante, te­meroso aún de las reacciones de la gente, vive su vida en el margen de la rueda, atreviéndose sólo ocasionalmente a acudir al centro para regresar rápidamente a su lugar.

En las experiencias de sus vidas pasadas con la gente le faltó completar los aspectos de cooperación, sociabilidad y tacto. Ahora se esfuerza por alcanzar la sofisticación. To­davía no sabe cómo ver un reflejo claro de sí mismo, pues no comprende que toda moneda tiene siempre dos caras. A través de su nodo norte en Géminis pasará ahora por experiencias que le obligarán a ver las dos caras de cualquier tema.

En esta vida se halla destinado a aprender qué aspecto tiene el mundo a través de los ojos de los demás. Antes de poder comprender por qué la gente no parece escucharle; tiene que ponerse primero en su lugar. En último término, terminará por darse cuenta de que todas las cualidades ne­gativas que ha estado adscribiendo a los demás son en el fondo cosas que él mismo no ha llegado a comprender en sí mismo.

A veces, se comporta como alguien que grita en la sala de lectura de una biblioteca. No importa lo sofisticado que pretenda ser  queda aún tanta crudeza de sus vidas pasadas que ésta no tendrá más remedio que surgir en los  momentos más inoportunos. Eso le desconcierta tanto que toma la decisión de pulirse prestando atención a sus ma­nierismos, hábitos, comportamiento público y, sobre todo, a su modo de hablar.

A través de su nodo norte en Géminis, empleará la ma­yor parte de la energía de su vida en aprender el arte de la comunicación. Ahora experimenta la necesidad de edu­carse a sí mismo, de tal modo que pueda establecer una identidad en la sociedad.

En algún momento de su vida actual se verá enfrentado al conflicto de tener que vivir en la ciudad (Géminis) o en el campo, (Sagitario) Mientras que su naturaleza básica durante tantas vidas le hará sentirse mucho más cómodo en un ambiente campesino, puede aprender mucho más adaptándose a la nueva experiencia de afrontar la vida ur­bana.

A través de este nodo norte en Géminis, tiene que aprender a respetar diplomáticamente los derechos de los demás si quiere ayudar a preservar una sociedad que a él le pareció poco importante en vidas anteriores, pero que en esta vida le resulta necesaria para su propia supervivencia.

Aunque su cuerpo le pide a gritos la práctica de depor­tes, del contacto con la naturaleza y de una vida primitiva, su mente terminará por dirigirle hacia el estudio de las pa­labras, del lenguaje y de un reflejo de su autoexpresión, de tal modo que empezará a convertirse en una parte rn^e hu­manística de la cultura en la que vive.

Es como el caballo salvaje que trata desesperadamente de no ser domado y que, sin embargo, se pregunta cómo será esa experiencia. En medio de esta aparente paradoja se convierte en un mensajero de las mentes inferior y supe­rior para todos aquellos que entran en contacto con él. Sus encarnaciones pasadas le permitieron alcanzar una com­prensión natural del universo. Su misión actual no se refie­re únicamente a sí mismo, sino que también comprende la tarea de extender la comprensión alcanzada a los millares de personas que se cruzan en su vida. En ello radica la ra­zón mística de su eterna inquietud. ¡Tiene mucho que de­cir y mucho terreno que abarcar!

La posición de la casa del nodo sur muestra el aspecto de la vida en el que el residuo de las encarnaciones pasadas sigue impulsándole hacia el deseo de seguir siendo un espí­ritu libre. La posición de la casa del nodo norte en Géminis indica la puerta que debe atravesar para experimentar las ventajas de la cultura humanística civilizada  a la que está destinado a unirse.

Fases Lunares

Desde tiempos inmemoriales las fases lunares fueron estudiadas por los humanos para lograr determinados efectos beneficiosos. Con ello se ha logrado obtener mejores cosechas, hacer mejores vinos, regenerar el cabello, u obtener una mejor sidra en su embasado, de esto puedo dar fe por las tradiciones de mi familia.

No en vano nuestro cuerpo es agua en más de un 70 % y desde siempre hemos sabido la influencia lunar en las mareas.

En el uso de la homeopatía obtenemos incontables ejemplos, asi por ejemplo en el diccionario médico de Clarke podemos encontrar una referencia a Nash donde cuenta haber obtenido éxito en eliminar tumores de las mamas a través del determinadas tinturas en cuarto menguante., (cuando están activos los patrones y los programas genéticos, según información reciente de la medicina cuántica) y conozco ejemplos que certificarían estas conclusiones prácticas.

Según las tradiciones familiares os puedo decir:

En mi familia sucedió que al embotellar la sidra mis tíos no obtenían una perdurabilidad tan buena como lo hacía el abuelo, afortunadamente pudimos contrastar algunas cosas con él pues todavía existía, aunque debido a una trombosis se comunicaba por señas. Asi que nos comunicó que la sidra debía embotellarse en menguante, se comprobó que de no hacerlo en esa fecha o se agriaba o los corchos se pudrían o salían en algunos casos.

  • Plantar árboles.

La mayoría de las frutas y verduras se deben sembrar en menguante, sobre todo lo que se siembra bajo tierra, como es el ajo y la cebolla, mientras que el maíz, tomate y la alubia, todos ellos crecen sobre la tierra se ajustan mejor a la siembra en luna nueva.

Ahora bien hemos visto dificultades en los últimos tiempos dado que la climatología es muy cambiante y a veces no se puede ajustar bien el tiempo, por ello en ocasiones hemos visto a campesinos en los últimos años hacer hasta dos y tres siembras sucesivas en el mismo año, para obtener incluso cosechas menguadas.

Las mejores fechas para plantar árboles sería diferente en el caso de ser de hojas redondas que se plantarían en luna nueva en la misma luna se deberían talar. Mientras que los de hojas alargadas deberían plantarse en menguante

Esto seria igual para hacer la poda.
Las talas de madera que se hacen en la luna no adecuada se ven atacadas por la carcoma muy rápidamente.

  • Los abonos.

Si son naturales como el estiércol debe removerse en menguante, conservará todas sus propiedades.

  • El cabello

El cabello siempre se debería cortar en menguante. Ha luchado mucho con el cabello de uno de mis hijos que era débil, y se hizo mucho más sano teniendo por norma hacer un corte mensual en luna menguante.


*en el caso de que quisiéramos que creciese sería adecuada la luna ascendente, aunque en ese caso se debilitaría.

*para que no crezca deberíamos cortar en luna menguante.

* En caso de pérdida del cabello es mejor cortarlo en luna menguante y se perderá menos

* Uno de mis profesores en la escuela de medicina china sostenía que dentro de las tradiciones de su familia estaba la experiencia de que la anemia no se aliviaba si se mantenía el pelo largo, y de cortarse para ayudar al restablecimiento era mejor utilizar las sucesivas lunas menguantes.

En términos generales deberíamos decir que la luna en su crecimiento tira mucho de la energía terrestre, y por eso interfiere con lo recién plantado o con los procesos de crecimiento hasta el extremo de anularlos.

  • Las lunas y el campo magnético.

Luna nueva:

Eje ecuatorial de atrás hacia delante

En la mujer.- Yang en 4ª,5ª y 6ª banda de frecuencia

Campo gravitacional, Ser, estructuras pensantes de esferas mentales,

Material de grabación mental y películas inter estratos).

En el hombre.- 1ª ,2ª y 3ª banda de frecuencia.


Cuarto creciente:

Eje ecuatorial de adelante a atrás

En la mujer.- Se activa el Yang en cuerpo de energía, cuerpo átmico

y campo mental.

En el hombre.- Se activan patrones y programas genéticos.

Luna llena:

Eje polar norte/ sur y derecha a izquierda

En la mujer.- 1ª, 2ª y 3ª banda de frecuencia.

En el hombre 4ª,5ª y 6ª.

Cuarto menguante:

De izquierda a derecha

En la mujer.- Yang en programas y patrones genéticos

En el hombre.- Cuerpo de energía, cuerpo átmico y campo mental

Libra / Aries

 

 

Nodo norte en Libra — Nodo sur en Aries

En su vida anterior fue Vd, hombre, o en todo caso si actitud y su comportamiento fue de varón. Era Vd, orgulloso, individualista, autosuficiente, valeroso. No escuchaba a nadie. El ego dominaba su personalidad. Le costaba vincularse o meter a alguien en su vida.  En esta vida y sobre todo hasta cerca de los cuarenta, le costará conectar con los demás. Tendrá dudas en casarse o se preguntará si ama o no a su compañera. Hará las cosas sin consultar. El depender de los demás o pedir ayuda le puede resultar penoso, difícil y complicado.

Pero en la medida que pase su vida, se dará cuenta que está solo, que ha podido haber en su vida ya algún fracaso matrimonial, que su orgullo, su independencia y su impulso le hacer tener enfrentamientos y verse profundamente solo.

Comprenderá Vd, que su espíritu, le ha programado en  esta vida,  aprender a relacionarse con los demás. Meter a alguien en su vida. Ser más femenino, más armonioso, más musical, más dependiente.  Evitar el ego, el ímpetu, la insolidaridad, el orgullo excesivo.

En la vida anterior tuvo Vd, problemas en la cabeza y en la zona renal o lumbar. Estos órganos serán siempre para vd, delicados. ¡Cuídelos!...

EN RESUMEN, VD TIENE QUE COMBATIR ENTRE SU LADO MASCULINO Y SU LADO FEMENINO Y TENDRA SIEMPRE DIFICULTADES PARA LA RELACION, PARA EL MATRIMONIO Y PARA LA VALORACION DE LOS DEMAS.  TIENE VD EN SU VIDA UN HOMBRE Y UNA MUJER EN PELEA CONSTANTE.

 


Esta posición nodal requiere una buena dosis de apren­dizaje sobre el autosacrificio y las necesidades de los de­más. Ahora, se debe transferir a los demás todas las vidas  de trabajo empleadas en la construcción de la confianza y la estima de sí mismo. El nodo norte en Libra hace que el individuo continúe aumentando su sentido de identidad propia. Debe protegerse contra un ego fuerte que influya sobre las actuales acciones de su vida.

Su actitud de «yo primero», mantenida durante tanto tiempo, le hace pasar ahora por agudas y dolorosas expe­riencias a medida que aprende las lecciones de la coope­ración. Debe actuar más lentamente y asegurarse de que todo aquello por lo que trabaja tiene sentido, tanto en su matrimonio y asociaciones íntimas, como en sus relacio­nes con los demás. Tiene que aprender a redondear los cantos agudos de su vida y empezar a equilibrarse. Aun cuando el camino central le parece menos atractivo, sigue siendo el único que puede recorrer hada la felicidad.

En último término debe aprender la muy sutil lección de que su fuerte individualismo pionero no está destinado en realidad hacia él mismo, sino que más bien trata de hallarse mejor equipado para proporcionar a otras perso­nas una vida mucho más armoniosa. Muchos individuos con estos nodos muestran la tendencia a ser contrarios. La experiencia de escuchar a otras personas es nueva para ellos, y les parece objetable cuando tienen la sensación de que eso impide su progreso.

En las encarnaciones pasadas el progreso fue muy im­portante y llegar el primero a cualquier lugar formó parte del impulso ariano, altamente competitivo. Eso produce una decidida mentalidad cerrada que el nodo norte en Li­bra ayuda a abrir, mostrándole al individuo la otra cara de la moneda, que a él nunca le pareció lo bastante importan­te como para hacer el esfuerzo de reconocerla.

El individuo debe dominar el egoísmo y la vanidad de todo tipo si no quiere encontrarse solo. Habitualmente se siente impulsado hacia algo, aunque no comprende el qué ni por qué. Gracias al nodo norte en Libra tiene ahora la oportunidad de reconsiderar sus metas y objetivos de modo que pueda poner su energía anana al servicio de al­gún propósito útil.

Cambia de opinión con frecuencia y el compromiso con una sola causa no es precisamente uno de sus mejores atributos. Las encamaciones pasadas le han acostumbra­do a una constante e impaciente inquietud que aún mues­tra tendencia a mantenerle en movimiento. Sabe que está destinado a dar antes que a recibir en la vida actual, pero le resulta difícil dedicarse plenamente a cumplir con tal karma.

La cualidad marciana del nodo sur le empuja con impa­ciencia hacia nuevas direcciones. Sin embargo, una vez lle­gado a cada destino, ve la fantasmagórica nube de Libra en medio de la oscilación y se sorprende al ver que el objetivo no era tal, y que ese destino no era el propósito del viaje. Extrañado y confundido, se sienta en medio, tratando de evaluar las circunstancias, confiando en que le señalarán el camino que conduce a su siguiente impulso de éxito. Y, sin embargo, cada objetivo, cada ambición, cada esfuerzo y cada carrera le conducen hacia Libra..., ¡el punto situa­do a mitad de camino!

Finalmente, cuando ya está exhausto, se da cuenta, ex­trañado, de que la segunda mitad del viaje implica a otras personas. Tiene que aprender la lección kármica de que no esta solo. Mientras no aprenda a compartir siempre surgi­rá algo que será como una especie de frenazo a todos sus esfuerzos. Finalmente, se dará cuenta de que ganar o per­der el juego es mucho menos importante que la limpieza con que se juega.

Muchos individuos con estos nodos tienen una elevada opinión de sí mismos como resultado de actitudes egoístas o intolerantes mantenidas en vidas pasadas. Ha llegado el momento de que ese mismo zapato pase al otro pie. Una buena parte de los acontecimientos que suceden en la vida actual son golpes dolorosos para el ego. El individuo tiene que precaverse contra la amargura, ya que ve cómo buena parte de sus deseos le son arrebatados y entregados a otras personas. Al principio, su tendencia natural es sentir ce­los. Desea luchar para recuperar todas aquellas cosas que ha perdido, pero cuanto más lucha tanto más pierde. En último término, agotados ya buena parte de sus recursos internos, tiene que rendir su ego egoísta y aceptar vivir en un mundo basado en la participación.

Hasta que no supere su nodo sur su mayor frustración consistirá en ver cómo otras personas reciben todo aquello que él mismo ha anhelado. No acaba de comprender cómo funciona todo esto y se muestra extrañado de ver que to­das las cosas que él ha deseado son alcanzadas por las per­sonas que le rodean y no por él. Apenas si se da cuenta de que todos sus deseos están destinados en realidad a los de­más.

Recarga de energía mental los deseos de las personas que le rodean, de tal modo que en último término se con­vierte en instrumento de su cumplimiento. En realidad, se está ganando para sí mismo un nuevo lugar en el mundo al vivir el karma del desinterés. No obstante, las insistentes urgencias del nodo sur continúan haciéndole retroceder, haciéndole sentir a menudo que se trata de una lección que preferiría no tener que aprender.

Debe intentar resistir las tendencias de la vida pasada a producir ondulaciones, porque ahora es capaz de observar la falta de armonía entre la gente sin necesidad de tomar postura. A menudo se encuentra en la situación de arbitro y en su esfuerzo por ayudar a los demás a ser más objetivo, se está ayudando en realidad a sí misino. Cuanto más con­siga que los demás cooperen entre sí, tanto más aprenderá a hacerlo él mismo.

Por debajo de toda esta agitación, este individuo apren­de a ver las consecuencias de sus acciones incluso antes de emprenderlas. En efecto, debe aprender a mirar antes de saltar.

Muchas de las personas con esta posición nodal experi­mentan una profunda cólera que surge de recuerdos de vi­das pasadas sobre frustraciones que bloquearon la autoexpresión.

En esta vida suelen poseer un aspecto físico muy agra­dable, lo que forma parte de la lección kármica sobre la va­nidad que se tiene que superar aquí en el nodo sur en Aries. Cualquier residuo narcisista también causa dificul­tad en el matrimonio, ya que éste es el campo de batalla donde se tiene que librar la guerra entre el amor por otra persona y las necesidades de uno mismo.

El equilibrio entre Aries y Marte y Libra y Venus es di­fícil de alcanzar. El nodo sur en Aries trata constantemen­te de afirmar sus necesidades, mientras que el nodo norte en Libra no necesita para sí más que amar a los demás, in­dependientemente de sus exigencias. Este individuo sólo puede sentir amor por los demás una vez cubiertas sus pro­pias necesidades.

Mientras continúen quedando atrás los deseos de las encarnaciones pasadas, los impulsos incesantes de su sub­consciente continúan siendo tan fuertes que la persona en cuestión muestra tendencia a extraer energía de los demás, quedando él mismo como dormido. En efecto, él es como una persona anestesiada que camina, constantemente ex­trañado al observar que la gente siempre evita hablar con él duraníemás de unos pocos minutos. A él le gustaría ha­blar durante horas, aunque sólo fuera para enfocar la aten­ción sobre sí mismo. Pero en sus momentos más íntimos se siente profundamente entristecido por una sensación de soledad y por el conocimiento de que sus relaciones con los demás se alejan mucho de lo que a él le gustaría que fue­ran.

No hay nada sutil en su polaridad nodal. La felicidad sólo llega después de que se haya visto obligado a reevaluar sus deseos, y de que haya descubierto que éstos impli­can realmente a otras personas. Se tiene que abandona el egoísmo, adquiriendo al mismo tiempo una elevada sensi­bilidad para con las necesidades de los demás.

El nodo norte en Libra es uno de los más difíciles de al­canzar porque el amor que siente el Aries por sí mismo re­sulta un obstáculo demasiado difícil de superar. No obs­tante, el individuo tiene que superarlo si es que quiere pa­sar a un nuevo ciclo. Encontrará la clave del acceso a ese nuevo ciclo en cuanto empiece a reflejarse a sí mismo a tra­vés de los ojos de los demás.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto en el que los deseos insaciables de encarnaciones pasadas si­guen exigiendo prioridad. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo se pueden alcanzar los logros median­te el autosacrifício, la cooperación y la expresión de un amor desinteresado por los demás.