Piscis / Virgo

 

 

Nodo norte en Piscis — Nodo sur en Virgo

En la vida anterior estabas permanentemente dedicado al trabajo, al servicio a los demás. Eras hipercrítico, hiperactivo. El dinero, el trabajo y la seguridad, ocupaban todo tu tiempo y todo tu estímulo. Te dedicaste a valorar el mundo de la materia, del dinero, de la seguridad.

Fuiste demasiado servil, demasiado crítico. Le dabas muchas vueltas a las cosas y esto generaba un espíritu permanente revisionista que te desestabilizaba y te generaba depresión y tristeza.

En esta vida, el espíritu te dice: Aprende el lado sensible, sentimental y cariñoso de las cosas. Tienes que aprender a perder de vez en cuando el tiempo escuchando una poesía, o profundizando en las cosas sensibles de la vida. No todo está en la materia, en el trabajo y en el dinero. A veces hay respuestas en el ocultismo, en los sentimientos, en la compasión. Y deja de comerte el coco. No revises todo, no te preocupes tanto.

EN RESUMEN: TIENES DENTRO DE TI DOS PESONALIDADES QUE SE PUEDEN RESUMIR ENTRE UN SUPERTRABAJADOR RESPONSABLE, ACTIVO, SERVIL E HIPERCRITICO Y POR OTRO LADO UN POETA, OCULTISTA, SENSIBLE Y EMOCIONALMENTE COMPASIVO Y CARIÑOSO. HASTA LA MITAD DE LA VIDA OCUPARAS TODO TU TIEMPO TRABAJANDO, DANDOLE VUELTAS A LAS COSAS Y PROCURANDO QUE LA CUENTA CORRIENTE NO MERME. PERO EN LA SEGUNDA PARTE DE LA VIDA, TE OCUPARAS DE SENTIR, DE AMAR, DE OCUPAR TODO TU TIEMPO A MIRARTE POR DENTRO, DE PROFUNDIZAR EN LAS COSAS, DE SER MAS COMPASIVO.Y DESDE LUEGO DE NO PEGAR GOLPE.

PERO EN CUALQUIER CASO, DE TODAS LAS MANERAS, NO LE DES TANTAS VUELTAS A LAS COSAS. NO SEAS NEUROTICO.

 


Se trata de la posición nodal más dura con la que puede  uno enfrentarse en el ámbito de la conciencia. Como resul­tado de muchas vidas pasadas, el individuo empieza a dar­se cuenta de su propia rigidez. Es consciente de sus mode­los de comportamiento y de lo mucho que éstos le hacen daño; no obstante, le resulta difícil desprenderse de ellos. En sus vidas anteriores vivió en la conciencia de un univer­so finito donde todo estaba bien estructurado. Ahora se ve enfrentado al hecho de que la verdad se extiende mucho más allá de lo que sus propios sentidos fínitos puede medir e incluso percibir.

Se ve inevitablemente enfrentado a situaciones, cir­cunstancias y acontecimientos que le obligan a apartarse del plano físico. A pesar de todo, trata de vivir como el sal­món, luchando contra la corriente, con independencia de la dirección de las fuerzas naturales.

Sigue buscando el orden. De hecho, su necesidad de ha­llar una estricta regimentación es tan fuerte, que desarrolla problemas médicos en el centro del cuerpo debido a su ca­pacidad para personalizar la rigidez que aumenta la tensión sobre los órganos internos. Suprime constantemente el de­seo en beneficio de lo que a él le parece adecuado, pues le gustaría mantener una imagen de respetabilidad.

En encarnaciones pasadas construyó su comprensión sobre los hechos, no sobre los rumores. Ahora únicamente acepta aquello que procede de la «más alta autoridad».

Busca medios para librarse de la irritabilidad nerviosa que sigue abrumándole y, no obstante, establece condicio­nes al proceso curativo.

Debe aprender a sumergirse en las aguas de la concien­cia cósmica, ya que en este bautismo de pensamiento pue­de experimentar realmente un nuevo nacimiento. No obs­tante, antes de poder hacerlo así debe superar su temor kármico a vivir en un mundo contaminado.

Ha llegado a esta vida creyendo que el mundo está He­no de peligros y, en consecuencia, cuestiona constante­mente las credenciales de la gente y las condiciones que él permite que afecten a su vida. Todo lo que sea extraño para sí mismo representa una amenaza de enfermedad y, en realidad, es precisamente debido a este pensamiento por lo que de vez en cuando surge la verdadera enferme­dad.

Muchas personas con estos nodos poseen fuertes resi­duos de problemas sexuales procedentes de encarnaciones anteriores. La privación de la experiencia sexual, o bien una fuerte determinación para evitar el dolor emocional que ella pudiera causar, les conduce a buscar una mejor comprensión en la vida actual. Algunas de estas personas son puritanas, mientras que otras son capaces de respon­der físicamente al mismo tiempo que se muestran emocionalmente frías.

La mente es tan analítica que la vida se puede deslizar con facilidad hacia la manipulación característica de una partida de ajedrez. Este individuo posee un ojo muy agudo para captar los detalles, y nunca se le pasa por alto lo más mínimo. Es un experto en la solución de rompecabezas, dispuesto a pasarse muchas horas aburridas con tal de ob­tener la más tenue de las respuestas, pero puede quedar tan profundamente implicado con aquello que esté hacien­do que a menudo pierde el sentido de la perspectiva. Las tendencias discriminatorias de sus vidas pasadas le llevan a  menudo a desmembrar lo que debería dejar unido. Así pues, a pesar de que es capaz de una gran claridad de pen­samiento, no experimenta una verdadera y completa paz mental.

A través del nodo norte en Piscis debe aprender a tener fe. Cuando deje de separar el mundo en pequeños com­partimentos estancos, obtendrá los primeros atisbos de la conciencia universal. En último término llegará a com­prender que todo es uno y que uno es todo. Pero antes de que eso suceda deberá aprender a dejar de verse a sí mis­mo como alguien separado del resto del mundo-Pasará por experiencias que le obligarán a mostrarse más compasivo.

A medida que vea cómo sus bien trazados planes se di­suelven en la nada, empezará también a ver a los demás bajo una luz distinta. Finalmente, pasará simbólicamente por el dolor de todo el universo, de tal modo que fortalece­rá su amor divino hasta el punto de que se negará total­mente a enjuiciar a los demás.

Progresará mucho al familiarizarse con el estilo espiri­tual de vida. Su crecimiento se extenderá hasta donde pue­dan alcanzar sus brazos. Mientras que el brazo del pasado continúa agarrado a sus restricciones autoimpuestas, el brazo de su futuro se extiende hacia una alternativa muy superior. Sólo es su fracaso el dejarse llevar por completo, lo que le impide alcanzar la perfecta transición hacia el es­tado perfecto de la mente elevada. No obstante, alcanza el punto que ve ocasionalmente.

De vez en cuando su notable intuición le revela cuál es la esencia misteriosa de la vida, a pesar de que los recuer­dos de la encarnación pasada correspondientes al sentido práctico de Virgo le impulsan a dudar en cada punto. Así pues, a medio camino entre un mundo y el otro, estos no­dos mutables se encuentran en un constante estado de cambio.

Al llegar a su destino y no estar seguro de haber llega­do allí, retrocede para iniciar el viaje de nuevo. Cada vez que lo hace así da un paso más hacia el infinito, donde finalmente disolverá los restos de su pasado, rígidamente formado, y donde volverá a nacer como espíritu puro.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto de la vida que todavía está demasiado rígidamente incrustado en una idea personalmente superestructurada. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo puede renunciar el alma a toda clase de definición rígida sobre forma y estruc­tura, quedando así totalmente libre para nadar en el océa­no de Dios.

Sagitario / Géminis

 

 

Nodo norte en Sagitario — Nodo sur en Géminis

En la vida anterior fuiste lógico, pragmático, lector de todo tipo de libros. Tomabas las decisiones en función de los que pensabas. Eras a su vez indeciso, cambiante, inseguro, con doble personalidad. En la vida anterior eras muy inteligente. Hablabas mucho y la fé, lo religioso y lo filosófico no eran precisamente algo que te interesara. Es posible que en alguna vida te dedicaras a la enseñanza o a la escrutura.

En esta vida te dice el espíritu, que tienes que aprender todo lo contrario, es decir, a valorar la fé, a romper límites, a ser más espiritual, mas religioso o más ético. La respuesta no esta necesariamente en los libros, sino en la fe, en la expansión de la conciencia, en la imaginación. En esta vida tienes que conseguir terminar los estudios, puesto que te costará mucho. O bien habiéndolos terminado, no te dedicarás a ellos.

Eres el eterno buscador. Si te apuntas a una filosofía, luego la dejas, luego la razonas y vuelves a dejarla, para meterte en otra. Cambios, movimiento, inseguridad pueden ser la tónica de tu vida. En España, se suele decir que te comes mucho el coco.

En la vida anterior tuviste problemas en el pulmón. Conviene por tanto que no fumes, puesto que tus pulmones y bronquios son débiles, y si eres mujer también puedes tener problemas en las mamas. También la circulación en piernas puede ser un punto débil, heredado de la vida anterior.

EN RESUMEN NO SABES SI ERES BIBLIOTECARIO, CON CABEZA CUADRADA RACIONAL Y PRAGMATICO, O UN MONJE FILOSOFO, ESPIRITUAL Y VIAJERO. EN LA SEGUNDA PARTE DE LA VIDA GANARÁ EL MONJE, EL FILOSOFO Y EL VIAJERO, INCLUSO TE PUEDE INTERESAR LAS FILOSOFIAS INDUISTAS Y VIAJARAS MUCHO.

 


 

La palabra clave aquí es «promesa». Durante vidas enteras, este individuo se ha visto enredado en dualidades que han tenido como resultado una actitud de indecisión. Ha intentado serlo todo para todos y, en consecuencia, se ha visto abocado a la superficialidad.

Ahora tiene que aprender fuertes lecciones kármicas en los aspectos de la lealtad y la fidelidad. Finalmen­te, comprenderá que ai representar ambos extremos contra el centro no hace más que quedar atrapado en medio del bocadillo, capturado por la tenaza. A pesar de todo, conserva un temor procedente de sus vidas pa­sadas a comprometerse a fondo con alguno de los dos extremos, pues ve la verdad y la justicia en ambos, al me­nos a nivel superficial. Sigue creyendo que ei compromi­so definitivo con una de las partes le produciría la sensa­ción de haber perdido la oportunidad inherente a la otra parte.

Esta habilidad para no comprometerse le permite ajus­tarse constantemente para adaptarse a las necesidades del momento. Sus colores cambian con el ambiente que le ro­dea, como le sucede al camaleón.

En encarnaciones pasadas no discriminaba en exceso, sabiendo que en el fondo no importaba su afiliación, ya que, de todos modos, nunca se entregaba por completo. Ahora oscila como un péndulo impulsado por la brisa, dis­puesto a dejarse llevar por el viento, pero sólo durante un breve espacio de tiempo.

Se convierte a propósito en instrumento de los demás, aunque sólo sea por un momento, y parece estar de acuerdo con ellos, de modo que se puede sentir momentáneamente aceptado y como formando parte de algo.

Su sentido de autoidentidad a través de sus numerosas vidas no se ha convertido simplemente en una división úni­ca, sino que se ha llenado con las cuestiones de todas las personas con las que ha estado en contacto. Como quiera que han intervenido tantas personas en la formación de los bloques que configuran su personalidad, le resulta imposi­ble ser otra cosa que no sea un hipócrita.

Cuando habla su expresión facial así como el lenguaje de su cuerpo cambian de una frase a otra, adoptando el as­pecto de la persona que está tratando de hablar como si sus palabras fueran cosecha propia. En realidad, cada vez que hace una afirmación positiva y definida sus ojos examinan a los demás para ver si han aceptado sus palabras como una verdad. En caso contrario no le importa demasiado porque entonces empezará a hablar incesantemente, ha­ciendo una afirmación tras otra, con la esperanza de que algo de lo que dice sea aceptado como válido.

Le encanta la actividad y se siente muy nervioso e in­quieto cuando las circunstancias le hacen sentirse encerra­do o atascado.

Siempre está sobreprogramado y se esfuerza por cum­plir con los millares de detalles y personas que llenan su vida. Siempre tiene muchas cosas que hacer y, sin embar­go, al final del día se siente distraído de su propósito.

En las encarnaciones pasadas nunca desarrolló una gran capacidad para prestar atención durante mucho tiempo. En consecuencia, se pasa una buena parte de esta vida cambian­do constantemente de parecer acerca de todas las cosas.

En un momento determinado se verá enfrentado al conflicto sobre si vivir en una gran ciudad o en el campo. En realidad, el conflicto se plantea entre la continuación de su necesidad pasada de vivir con gente y su deseo pre­sente de alejarse de la gente.

La dirección no aparece a una edad temprana. Con mayor frecuencia surge a través de la ayuda de los padres o de una persona mayor que le sitúa en el curso que ha de se­guir. Habitualmente, esto sucede después de los veintio­cho años.

Por debajo de todo ello se muestra inestable; ha estado tan ocupado viendo las sombras grises en todo, que ahora tiene dificultades para ver la luz de la verdad en sí mismo.

Para este individuo la mayor tarea de la vida consiste en buscar un conocimiento más elevado. A través del nodo norte en Sagitario tiene que aprender que, para ser capaz de ver la verdad, el hombre tiene que convertirse antes en verdad él mismo.

Llegará lejos si aprende a hablar a partir de su mente más elevada ya que el significado esotérico de todo lo que dice terminará por mostrarle su identidad real.

Cuando empiece a engranarse con el pensamiento tras­cendental, alcanzará también una unión espiritual dentro de sí mismo.

Pero primero tiene que elaborar su karma de perpetuas trivialidades, hasta llegar a comprender que participar en los chismorreos es el mayor pecado que puede cometerse contra la libertad. Después, debe volverle la espalda a to­dos los residuos del pasado sobre una pretendida sofisticación, para tratar de alcanzar todo aquello que sea real y na­tural. En último término, acaba por comprender que aun cuando toda moneda tiene dos caras, sigue siendo la mis­ma y única moneda. Una vez haya desarrollado esta pers­pectiva de visión, será capaz de transformar el conoci­miento que ha adquirido en una sabiduría divina.

La posición de la casa del nodo sur muestra el aspecto en el que los conflictos de la personalidad de la encarna­ción pasada siguen acosando la mente inferior. La posición de la casa del nodo norte muestra las formas en que se puede desarrollar la conciencia más elevada para convertirla en un vehículo que le permita elevarse por encima de todo tipo de conflictos.

La evolución de su vida presente le liberará de la inde­cisión, dándole en su lugar fugaces visiones de la verdad universal.

Capricornio / Cáncer

 

 

Nodo norte en Capricornio — Nodo sur en Cáncer

En su vida anterior fue Vd, “ama de casa” o bien su personalidad se construyó vinculado a la familia, la casa, el hogar, su pueblo, sus seres queridos. Ocupó su tiempo en vivir el amor hacia su familia. No salía de casa. Se refugió entre los suyos y no se atrevió a progresar en el mundo del trabajo. Tiene Vd, por tanto Karma familia. Es por esto que su actual familia, su casa, sus padres y sus hermanos pesarán decisivamente en sus decisiones. Se puede ver prisionero de ellos. Su familia no le deja vivir o no sabe como quitárselos de encima. En probable que tenga miedo en la primera parte de su vida para alejarse de su seguro seno familiar y emprender la aventura de la vida. En su vida anterior, tuvo Vd, problemas en el estómago, en la vesícula biliar y si fue mujer, en las mamas, por tanto estos órganos no deben dejarlo descuidados. Y también tuvo Vd, artrosis en huesos.

En eta vida, el espíritu le dice que tiene que aprender a salir hacia la conquista social, profesional y laboral, que tiene Vd, que generar ambición, prestigio, conquista laboral. Ser algo o alguien sin su familia.

Tendrá Vd, un conflicto entre ser ama/o de cada o ser trabajador. Si está en su casa sentirá la necesidad de estar en el trabajo pero si esta dedicando mucho tiempo en su trabajo, quitará tiempo en su casa y dejará el hogar desamparado.

EN RESUMEN TIENE VD, DOS PERSONAJES EN LUCHA: O LA MARUJA, AMA DE CASA O EL EJECUTIVO AMBICIOSO Y TRABAJADOR. EL EQUILIBRIO ENTRE ESTOS DOS PESONAJES LE DARA LA FELICIDAD, EL DESEQUILIBRIO LE DARA A VD, DOLOR Y DIFICULTAD. EN LA SEGUNDA PARTE DE LA VIDA, TENDRA VD MÁS AMBICION Y MAS DESEO DE TRIUNFO, PERO TENDRÁ QUE SABER SALIR DE LA PROTECCION DOMESTICA FAMILIAR Y DE SUS COMPLEJOS Y VINCULACIONES CON LOS SUYOS.

 


 

Este individuo está aprendiendo a alcanzar la madurez. En encarnaciones pasadas tuvo tendencia a contemplar la vida a través de cristales de color de rosa, viendo única­mente lo que quería ver, estando totalmente convencido de que todo lo demás no existía.

Ahora todavía queda mucho de este «niño» en su nodo sur en Cáncer. Está tan acostumbrado a atravesar con mu­letas sus vidas anteriores, arreglándoselas con sus depen­dencias al mismo tiempo que busca bastones en los que apoyarse, que su vida actual es el resultado de los restos de sus hábitos escapistas de niño, lo que le impide ahora con­tinuar su crecimiento.

En el fondo, se trata del niño eterno que desea mante­ner a toda costa su papel como el foco de la atención de los padres. Cuando se trata de resolver problemas, preferiría que sus padres se encargaran de ello. Todas las personas a las que conoce, ya se trate de amigos, asociados de nego­cios o cónyuge, se convierten automáticamente en el padre simbólico destinado a recoger los fragmentos de su miseria y a protegerle del cielo que él mismo ha creado y que aho­ra parece desmoronarse sobre su cabeza. Éi mismo crea su inutilidad si las personas cercanas aportan el más leve indi­cio de obtener amor y afecto.

Se halla practicando constantemente la tarea de con­vertirse en adulto, aunque nunca parece estar dispuesto o preparado para realizar la transición por completo. De al­gún modo, sigue manteniendo la sensación de que, antes de dar ese paso, necesita seguir practicando.

Todo lo que hace en esta vida se basa en los recuerdos de su alma sobre sentimientos de vidas pasadas, que si­guen viéndose conmocionados ante el más ligero de los re­chazos.

Muchas de las personas con estos nodos se hallan fuer­temente involucrados en los negocios de su país. Persona­lizan el gobierno pues, para ellas, sigue formando parte de su propia familia canceriana en un sentido amplio.

Por debajo de todo esto suelen existir sentimientos de patriotismo y lealtad insólitamente fuertes.

Muchas de las personas con estos nodos enfocan una buena parte de su fuerza y de su atención sobre otras per­sonas más jóvenes.

Les encanta escuchar los juicios y tribulaciones de los demás. Aunque ellos mismos no son nada rápidos para so­lucionar problemas, tienen la tendencia a conservarlo todo dentro de sí mismos. A medida que aumenta el peso de los problemas parecen madurar, a pesar de sí mismos, como si estuvieran acumulando una capa sobre otra.

El problema kármico más difícil del nodo sur en Cán­cer es aprender a dejarse llevar. El individuo lleva consigo temores internos tan fuertes a perderse u olvidarse de algo, que se pasa todo el tiempo haciendo esfuerzos extras destinados a retener todo aquello por lo que ha pasado en alguna ocasión. Como tal, se convierte en el «cesto psíqui­co de la basura» del pasado. Piensa constantemente de su presente en términos de lo que habría tenido que hacer va­rios años... o vidas antes. Se le puede ver a menudo vol­viendo a contemplar viejas fotografías, con la esperanza d« configurar su futuro a base de los fragmentos de su pasado

A veces es una persona extremadamente agotadora que utiliza todo aquello que se hace por ella como trampolín para pedir cada vez más. Pone a prueba la paciencia de los demás con todos sus problemas emocionales, y mucho después de que se le hayan dado las soluciones se niega a ver lo que es lógico a través de su nube de emoción. No está tan interesado en descubrir por qué razón algo salió mal como en buscar la posibilidad de recuperar el senti­miento perdido.

Le resulta especialmente difícil afrontar el final de cualquier cosa. La palabra «adiós» nunca ha formado par­te de su vocabulario, ya que siempre ha intentado conser­var las relaciones durante todo el tiempo posible. Su com­portamiento con respecto a los objetos no es muy diferen­te, ya que tiende a establecer compromisos permanentes con los recuerdos nostálgicos adscritos a los objetos.

La mayor lección kármica en el nodo norte en Capricor­nio consiste en identificarse con un ideal mayor que la pro­pia vida personal. En último término, el individuo tiene que terminar defendiendo algo, a pesar de todas sus dificultades personales, ya sean reales o imaginadas. Tiene que com­prender lo que significa realmente la responsabilidad.

Muchas personas con estos nodos terminan por conver­tirse en baluartes de la tradición. Preferirían morir antes que permitir que un extraño conociera algo de su vida per­sonal que contradijera el principio que ellos han elegido defender.

Gracias al nodo norte se puede establecer una imagen que los demás pueden contemplar y por la que se pueden modelar sus vidas. En ocasiones, las dificultades persona­les les privan de la fuerza necesaria para mantener esta imagen, a pesar de lo cual debe conseguirlo, aun cuando ello signifique sacrificar toda su vida- En la mayoría de los ambientes en que se encuentra se siente capaz de conver­tirse en un planificador metódico y cauto, una vez haya aprendido a superar la tendencia de su vida pasada a las reacciones emocionales exageradas.

En las cartas de las mujeres estos nodos representan una búsqueda habitualmente fuerte de una figura paterna. En los hombres existe una fuerte conciencia de la necesi­dad de asumir el papel de padre.

Lo más importante del nodo norte en Capricornio es que representa el punto a través del cual el individuo se en­contrará con su misión kármica. Aunque sólo fuera por esta razón, muchas de las personas con estos nodos tien­den a mostrarse reacias a aceptar el pleno concepto de lo que significa ser adulto. Preferirían permanecer en un es­tado inmaduro durante todo el tiempo que les fuera posi­ble, pues tienen la sensación de que les espera una especie de juicio. Del mismo modo que el condenado que desea postergar la ejecución un día tras otro, estas personas tra­tan de ocultarse detrás de otras, retirándose más y más ha­cia el fondo de la línea, como para evitar encontrarse con los efectos de todo aquello que han creado. Esa es la razón por la que muchos de ellos tienen grandes dificultades para aceptar su propia edad cronológica. A pesar de que admi­ten abiertamente su edad, no tratan de vivir de acuerdo con ella.

Existe en ellos un gran residuo de inmadurez proce­dente de vidas pasadas. El alma ha quedado fijada en un punto situado en las primeras fases del crecimiento. Ahora existen grandes dificultades para traspasar ese punto. No obstante, terminará por pasarlo si es que el individuo se decide a apostar por algo.

La constelación zodiacal de Capricornio es la puerta a través de la cual tiene que pasar el alma tras abandonar el cuerpo físico, y en este signo, el más oculto de todos, per­manecerá sujeta a inspección por los jueces existentes en estas puertas. Aunque es muy posible que ésta no sea la úl­tima encarnación sobre la Tierra, la posición de la casa re­cibirá definitivamente un juicio kármico en uno de los as­pectos de la vida. El individuo con estos nodos Cáncer-Capricornio se debatirá durante la mitad de su vida en un inú­til abandono, hasta que un buen día renunciará a resistirse al contenido de la frase: «Esto es algo mucho mejor de lo que ha hecho jamás con anterioridad».

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto en el que el residuo kármico de la inmadurez fluye en la vida actual. La posición de la casa del nodo norte muestra las formas en las que el individuo puede ser responsable aho­ra de su propio proceso de alcanzar la madurez, alinean­do su vida con los principios del honor, el respeto y la tra­dición.

En cuanto aprenda a hacerlo así, estará destinado a una vida de espléndidas realizaciones.

Géminis / Sagitario

Nodo norte en Géminis — Nodo sur en Sagitario

En la vida anterior estabas todo el día en las nubes. Eras medio monje, medio filósofo, medio despistado y desde luego te tomas la vida desde el lado de la aventura, de los viajes, de la filosofía, de los horizontes lejanos, utópicos e inalcanzables. Eras medio monje, medio filósofo y desde luego no ponías los pies en el suelo.

En esta vida te dice el espíritu que tienes que ser más práctico, más preciso, que ya no vale actuar por fe. Ni por que Dios lo dice, Ni estar en el aire. Tienes que buscar en los libros, en la lógica, en la inteligencia. Tienes que valorar la razón por encima de la intuición.

En la vida pasada seguramente cojeaste, por tanto las piernas y el riego sanguíneo en las mismas pudieron darte problemas. También tenías una alta predisposición a intoxicarte. Los pulmones, y si eres mujer, las mamas, te dieron guerra, por tanto estos órganos deberán ocupar tu tiempo y tu cuidado.

EN RESUMEN: TIENES QUE PREGUNTARTE, SI ERES MAS MONJE O MAS BIBLIOTECARIO, SI QUIERES SEGUIR EN LAS NUBES O PONER LOS PIES EN EL SUELO. TIENES QUE TERMINAR DE UNA VEZ LOS ESTUDIOS.

SIEMPRE ESTARAS DE LA CECA A LA MECA, SIN SABER A QUE DEDICARTE O QUE HACER, SI ABRAZAS UNA IDEA O UNA FILOSOFIA, AL DIA SIGUIENTE LA CAMBIARAS. SABRAS DE TODO Y DE NADA. CON EL TIEMPO TE HARÁS MAS ESPIRITUAL, MAS UTOPICO, MAS FILOSOFICO Y BUSCARÁS ROMPER EXQUEMAS PARA SALIR A LUGARES, FILOSOFIAS Y SITUACIONES LEJANJAS, DISTINTAS Y ARRIESGADAS.

¡A VER SI TE ACLARAS DE UNA VEZ O TE DECIDES DEFINITIVAMENTE!

 


 

 

Aquí, el individuo recibe una invitación para unirse a la sociedad. Su alma ha llegado a esta vida con un residuo de salvajismo procedente de una encarnación pasada. Como resultado de ello, la persona no está acostumbrada a apreciar el punto de vista de los demás. La continuación kármica de una fuerte actitud virtuosa hace que le sea difí­cil ser un juez justo para con sus propias acciones. Y en este sentido su vida es excesiva. Se siente atraído todavía por la existencia natural sin formalidades, y se alejará mu­cho de su propio camino con tal de evitar que se le impon­gan cualquier tipo de restricciones sociales.

Está habituado a ser un espíritu libre y trata desespera­damente de conservar a toda costa su sentido de la liber­tad. Ya esté casado o no, el recuerdo de su actitud adoles­cente hará imposible que los demás se le acerquen dema­siado.

Al creer que las acciones hablan en voz mucho más alta que las palabras, hace que su vida actual se convierta en un caleidoscopio de apresurada actividad. Siempre trata de hacer demasiadas cosas a la vez, extendiéndose hacia to­dos lados de un modo tan tenue que llega a perder de vista cualquier tema central vital.

En las encarnaciones pasadas funcionó con grandes re­servas de energía nerviosa. Pero, a pesar de todas sus acti­vidades, todavía no ha aprendido a enfocar su atención so­bre ninguna área concreta. En esta vida sigue buscando conveniencia, encontrándose continuamente como una víctima de atajos que luego tienen que ser recorridos de nuevo.

Al no  estar acostumbrado a todas las demandas que plantea la sociedad, trata de eludir la responsabilidad. Tie­ne la sensación de que si pudiera solucionar con la mayor rapidez posible todos los asuntos que tiene entre manos, experimentaría la libertad que la sociedad está tratando de arrebatarle. Así pues, se pasa la mayor parte de su tiempo tratando de liberarse. No se da cuenta, sin embargo, de que cada acción crea una reacción igual y opuesta. Como resultado de ello lo que hace en realidad es aprisionarse a sí mismo más de lo que estaba antes.

Su naturaleza siempre es algo primitiva. Si se muestra egoísta lo hace inocentemente. Si pisa a otro al avanzar, lo hace porque no se había dado cuenta de que estaba allí. Siempre parece pasar por alto lo evidente, totalmente ig­norante de las circunstancias inmediatas que le rodean. Cuando se encuentra en situaciones sociales, se muestra tan poco experto que parece ser el proverbial «toro en una tienda de porcelana china».

En la vida actual está aprendiendo a mezclarse con la sociedad de la que se está beneficiando. No obstante, te­meroso aún de las reacciones de la gente, vive su vida en el margen de la rueda, atreviéndose sólo ocasionalmente a acudir al centro para regresar rápidamente a su lugar.

En las experiencias de sus vidas pasadas con la gente le faltó completar los aspectos de cooperación, sociabilidad y tacto. Ahora se esfuerza por alcanzar la sofisticación. To­davía no sabe cómo ver un reflejo claro de sí mismo, pues no comprende que toda moneda tiene siempre dos caras. A través de su nodo norte en Géminis pasará ahora por experiencias que le obligarán a ver las dos caras de cualquier tema.

En esta vida se halla destinado a aprender qué aspecto tiene el mundo a través de los ojos de los demás. Antes de poder comprender por qué la gente no parece escucharle; tiene que ponerse primero en su lugar. En último término, terminará por darse cuenta de que todas las cualidades ne­gativas que ha estado adscribiendo a los demás son en el fondo cosas que él mismo no ha llegado a comprender en sí mismo.

A veces, se comporta como alguien que grita en la sala de lectura de una biblioteca. No importa lo sofisticado que pretenda ser  queda aún tanta crudeza de sus vidas pasadas que ésta no tendrá más remedio que surgir en los  momentos más inoportunos. Eso le desconcierta tanto que toma la decisión de pulirse prestando atención a sus ma­nierismos, hábitos, comportamiento público y, sobre todo, a su modo de hablar.

A través de su nodo norte en Géminis, empleará la ma­yor parte de la energía de su vida en aprender el arte de la comunicación. Ahora experimenta la necesidad de edu­carse a sí mismo, de tal modo que pueda establecer una identidad en la sociedad.

En algún momento de su vida actual se verá enfrentado al conflicto de tener que vivir en la ciudad (Géminis) o en el campo, (Sagitario) Mientras que su naturaleza básica durante tantas vidas le hará sentirse mucho más cómodo en un ambiente campesino, puede aprender mucho más adaptándose a la nueva experiencia de afrontar la vida ur­bana.

A través de este nodo norte en Géminis, tiene que aprender a respetar diplomáticamente los derechos de los demás si quiere ayudar a preservar una sociedad que a él le pareció poco importante en vidas anteriores, pero que en esta vida le resulta necesaria para su propia supervivencia.

Aunque su cuerpo le pide a gritos la práctica de depor­tes, del contacto con la naturaleza y de una vida primitiva, su mente terminará por dirigirle hacia el estudio de las pa­labras, del lenguaje y de un reflejo de su autoexpresión, de tal modo que empezará a convertirse en una parte rn^e hu­manística de la cultura en la que vive.

Es como el caballo salvaje que trata desesperadamente de no ser domado y que, sin embargo, se pregunta cómo será esa experiencia. En medio de esta aparente paradoja se convierte en un mensajero de las mentes inferior y supe­rior para todos aquellos que entran en contacto con él. Sus encarnaciones pasadas le permitieron alcanzar una com­prensión natural del universo. Su misión actual no se refie­re únicamente a sí mismo, sino que también comprende la tarea de extender la comprensión alcanzada a los millares de personas que se cruzan en su vida. En ello radica la ra­zón mística de su eterna inquietud. ¡Tiene mucho que de­cir y mucho terreno que abarcar!

La posición de la casa del nodo sur muestra el aspecto de la vida en el que el residuo de las encarnaciones pasadas sigue impulsándole hacia el deseo de seguir siendo un espí­ritu libre. La posición de la casa del nodo norte en Géminis indica la puerta que debe atravesar para experimentar las ventajas de la cultura humanística civilizada  a la que está destinado a unirse.

Virgo / Piscis

 

 

Nodo norte en Virgo — Nodo sur en Piscis

En la vida anterior fuiste un poeta metido en una pequeña cárcel psicológica. Vivías el aislamiento, los cambios de carácter, la inestabilidad psicológica. Es probable que en vidas pasadas hayas sido monje/a y la soledad, la introspección, la depresión, sean elementos que afloran en tu carácter sin saber porqué. Te gusta vivir en el cueva, en tus propias reflexiones. Pero el espíritu, te dice. ¡Ya basta!

Tienes por tanto que aprender a salir de los miedos, de tu aislamiento. Ponerte a trabajar, ser útil, ser práctico. Valorar el dinero, la materia, el servicio y la utilidad. Estar meditando todo el día en un agujero, no vale para nada. Deja de deprimirte, de darle vueltas a las cosas, de estar permanentemente cambiando emocionalmente de ideas, pensamientos y actitudes.

En la vida anterior tuviste problemas psíquicos, por tanto cuida tus emociones y las cambios de carácter. También te dio guerra las extremidades inferiores y el intestino. Incluso si eres mujer, deberás cuidar los ovarios.

EN RESUMEN, TIENES DENTRO DE TI DOS PERSONALIDADES:

EL MONJE, PSIQUICO, INESTABLE, DEPRESIVO Y MIEDOSO, QUE VIVE EN SU CUEVA PSICOLOGICA,….O EL CURRANTE, PRACTICO, SEGURO, TRABAJADOR Y EFICAZ QUE TIENES QUE CONQUISTAR EN ESTA VIDA. CUIDA LA INESTABILIDAD PSICOLOGICA, LOS CAMBIOS DE CARÁCTER Y LOS MIEDOS. ESA ES LA CLAVE.

 


 

 

El objeto aquí es la cristalización. El individuo tiene que superar supersticiones de vidas pasadas que ahora le impiden el crecimiento y ver ante él la verdad de todas las cosas. Las tendencias anteriores a ser dependiente de los demás, así como a dejarse arrastrar por la autocompasión y la ausencia de logros, son obstáculos muy fuertes con los que debe enfrentarse en la vida actual, para intentar supe­rarlos.

El individuo tiene que hacer todos los intentos posibles para no dejarse aturdir en medio de la maraña de confu­sión que nubla su visión interior. Fuertemente consciente de no intentar hacer daño a otras personas, debe hacer un gran esfuerzo por desarrollar la habilidad para decir aque­llo que realmente siente. En esencia, su punto débil con­siste en hacerse daño a sí mismo, aun cuando disfrutará en esta vida de numerosas oportunidades para saber hacerlo mejor.

Debe trabajar para construir su confianza en sí mismo, gracias a la cual terminará por aprender qua en esta vida nunca sucede nada hasta que uno no haya definido clara­mente sus metas y objetivos. En encarnaciones pasadas, este individuo se sintió decepcionado por muchos "debido a su tendencia a experimentar compasión por las historias sensibleras. Ahora todavía se encoge a la vista del sufrimiento, experimentando con fuerza la emoción del dolor de los demás. Con ello, permite que las penas extremas le absorban la fortaleza de que dispone, hasta que llega a un punto en el que ya ha sufrido lo bastante. Entonces, al dar­se cuenta de que su débil corazón es su punto débil, su nodo norte en Virgo le impulsa hacia adelante y empieza a desa­rrollar la capacidad para discriminar entre aquello a lo que realmente vale la pena dedicar su simpatía, y aquello que no es más que pura fantasía.

En la vida actual se pasa mucho tiempo escudriñando su propio sistema de valores, descartando todo aquello que no sea importante, de tal modo que finalmente podrá desarrollar un sistema de filtrado que le permitirá expresar juicios crítícos sin necesidad de verse comprometido emocionalmente.

Esta encarnación le enseñará a salir del lodazal de senti­mentalismo en el que se halla metido, y lo que no deja de ex­trañarle es el hecho de que su deslizamiento hacia la ilusión fue tan sutil que él ni siquiera se dio cuenta de que sucedía.

Debe intentar evitar a toda costa el escapismo y la en­soñación, pues eso no hace más que debilitarle hasta el punto de hacerle olvidar cómo funcionar en el plano terre­nal físico. Gracias a sus encarnaciones pasadas su intuición es insólitamente fuerte y exacta, pero con ella surge tam­bién la depresión piscíana, originada por la sensibilidad a las desilusiones de los demás.

Al aprender la lección kármica de no depender de los demás, termina por descubrir que todas aquellas personas en las que deseó apoyarse no hicieron más que apoyarse en él. Tiene que salir constantemente de los acontecimientos, las circunstancias y las relaciones cuya pesadez le enturbió la visión. La compasión que experimenta por otras perso­nas puede conducirle a situaciones en las que se sienta dé­bil. Como no le gusta nada decirle a la gente lo que ésta no desea escuchar, desarrolla el arte de la sutilidad.

Una de sus mayores lecciones en esta vida es la de de­sarrollar la habilidad para decir «no» y mantenerlo, ya que el más suave de los ruegos, o unos ojos cubiertos de lágri­mas son suficientes para hacerle cambiar de opinión. Él conoce muy bien su propia debilidad, gracias a lo cual pue­de desarrollar su mayor fortaleza. Al negarse a dejarse arrastrar por la emoción, logra ir alejándose poco a poco de la confusión.

Muchas personas con esta posición nodal han pasado en vidas anteriores por experiencias de persecución, como resultado de lo cual desarrollan una profunda compren­sión por el dolor de los demás. No obstante, se pueden ver decepcionados por los demás, casi como si su gentileza in­terior fuera tomada por debilidad, hasta el punto de invi­tar nuevamente en esta vida a que se produzca la misma persecución de la que andan huyendo.

Poseen la habilidad para llevar durante muchos años profundas heridas internas. No obstante, esta situación so­cava de vez en cuando su sistema nervioso.

Aquí, el nodo norte en Virgo puede actuar como salva­dor, estimulándoles a seguir la dieta y las condiciones de salud necesarias para obtener de ellas el máximo benefi­cio.

Estos nodos son especialmente útiles en el campo de la medicina y de la curación, allí donde el mantenimiento de una fuerte compasión por la humanidad, procedente de vi­das pasadas, unido a un nuevo deseo de alcanzar la perfec­ción, se pueden expresar con facilidad. El idealismo es ele­vado, pero el recuerdo del alma sobre una falta de auto-confianza a consecuencia de tanta persecución sufrida en el pasado, hace que al individuo le resulta difícil creer real­mente en su capacidad para alcanzar sus ideales. Tiene que luchar constantemente contra su tendencia al abando­no. En último término, lo que le redime es la gran sabidu­ría aprendida a través de las amargas lecciones del nodo

sur de Piscis. Porque no importa lo difíciles que sean las condiciones, seguirá aferrado a su sueño de que el mundo se vea finalmente dominado por la paz y el amor.

Se muestra muy crítico con los demás cuando lo ve abandonar los perfectos ideales que él sabe que son capa­ces de alcanzar. Tiene que aprender a poner en práctica la esencia de sus propias ideas, que siempre ha sentido vaga­mente, pero que ha sido incapaz de verbalizar. Se sentirá incomprendido en la medida en que se mantenga esa situa­ción anterior. En momentos de necesidad, desea realmen­te que los demás le ayuden a superar la impresión de que no sería justo solicitarles dicha ayuda. En lugar de ello, continúa buscando gente, confiando profunda y silenciosa­mente en que quienes sean capaces de comprenderle tam­bién podrán ayudarle a desentrañar sus problemas.

Busca constantemente el calor en los demás, pero se vuelve frío como una piedra cuando está en compañía de individuos embrutecidos. Una de las cosas más hermosas del nodo sur en Piscis es que, a medida que transcurren los años, se le permite la oportunidad de perdonar a todos aquellos que le han hecho daño en la vida, así como en en­carnaciones pasadas.

Estos nodos representan las nubes y la luz del sol, lo ilusorio y lo real. Este individuo, que siempre busca un es­tado mejor, termina por aprender por qué razón hay otras personas que sufren tanto. Mientras no lo haya aprendido, se alejará mucho de su camino, incluso con riesgo de ha­cerse daño, con tal de ayudar a cualquiera que sufra.

Su karma vital actual consiste en esforzarse por alcan­zar la purificación y la perfección en sí mismo, al mismo tiempo que tolera con gentileza las debilidades de los de­más. Eso le aporta su mejor lección: ¡la autodisciplina! Tiene que aprender claramente a saber cuándo debe dejar correr el agua, cuando debe impedirte el paso y cuándo debe alterar su curso.

No debe pasar por alto los detalles, pues es a menudo la falta de atención pisciana para con los detalles lo que le impide disponer de la claridad de comprensión que anda buscando. Al desarrollar una perspectiva clara puede em­pezar a evitar la tendencia al exceso que se ha traído consi­go a esta vida.

Si quiere ser feliz tiene que dedicar su vida al servicio, en lugar de desear secretamente que los demás ahoguen sus penas pasadas. Su mayor lección consiste en no dudar nunca de la pureza de sus objetivos.

Este individuo empieza por conseguir que las cosas funcionen en un plano terrenal. En vidas pasadas desarro­lló una comprensión intuitiva de la naturaleza por la que funcionan el hombre y la máquina, pero ahora se ve con­frontado a la necesidad de utilizar dicho conocimiento, en lugar de dedicarse a soñar despierto con algún momento futuro y lejano en el que todos sus sueños se convertirán en realidad. Tiene que llevar mucho cuidado para conseguir que todos los momentos sean un presente y todos los luga­res un aquí, ya que sólo viviendo en el aquí y el ahora será capaz de dar una forma cristalina a las vastas reservas de esencias que ha acumulado a lo largo de todas sus vidas pa­sadas.

Está destinado a convertirse en las lentes focales de un proyector de formas que contiene millones y millones de negativos borrosos. Sin embargo, gracias a su nodo norte es capaz de refinar cada uno de esos negativos de tal modo que no se desperdiciará todo el conocimiento adquirido. Aquí, también la mente y la vida se convierten en una má­quina cuyas partes separadas forman parte integral de un todo. Cuando cualquier parte de la vida no esté funcionan­do adecuadamente, se la debe reparar o desechar inmedia­tamente.

La vida está equipada para extraer eficiencia y orden del mar del torbellino pisciano. En las vidas anteriores se empleó mucho trabajo en la renuncia. Ahora sólo quedan de ello vagos recuerdos. En esta vida, el individuo tiene que aprender a desplegar los ideales perfeccionados que ha ido adquiriendo mediante el abandono de todo lo que no sea la apreciación por la esencia divina.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto en que uña encamación pasada alcanzó una comprensión cós­mica. La posición de la casa del nodo norte-muestra el as­pecto a través del cual la cristalización puede conseguir que esa comprensión se exprese en la realidad material.