Sagitario / Géminis

 

 

Nodo norte en Sagitario — Nodo sur en Géminis

En la vida anterior fuiste lógico, pragmático, lector de todo tipo de libros. Tomabas las decisiones en función de los que pensabas. Eras a su vez indeciso, cambiante, inseguro, con doble personalidad. En la vida anterior eras muy inteligente. Hablabas mucho y la fé, lo religioso y lo filosófico no eran precisamente algo que te interesara. Es posible que en alguna vida te dedicaras a la enseñanza o a la escrutura.

En esta vida te dice el espíritu, que tienes que aprender todo lo contrario, es decir, a valorar la fé, a romper límites, a ser más espiritual, mas religioso o más ético. La respuesta no esta necesariamente en los libros, sino en la fe, en la expansión de la conciencia, en la imaginación. En esta vida tienes que conseguir terminar los estudios, puesto que te costará mucho. O bien habiéndolos terminado, no te dedicarás a ellos.

Eres el eterno buscador. Si te apuntas a una filosofía, luego la dejas, luego la razonas y vuelves a dejarla, para meterte en otra. Cambios, movimiento, inseguridad pueden ser la tónica de tu vida. En España, se suele decir que te comes mucho el coco.

En la vida anterior tuviste problemas en el pulmón. Conviene por tanto que no fumes, puesto que tus pulmones y bronquios son débiles, y si eres mujer también puedes tener problemas en las mamas. También la circulación en piernas puede ser un punto débil, heredado de la vida anterior.

EN RESUMEN NO SABES SI ERES BIBLIOTECARIO, CON CABEZA CUADRADA RACIONAL Y PRAGMATICO, O UN MONJE FILOSOFO, ESPIRITUAL Y VIAJERO. EN LA SEGUNDA PARTE DE LA VIDA GANARÁ EL MONJE, EL FILOSOFO Y EL VIAJERO, INCLUSO TE PUEDE INTERESAR LAS FILOSOFIAS INDUISTAS Y VIAJARAS MUCHO.

 


 

La palabra clave aquí es «promesa». Durante vidas enteras, este individuo se ha visto enredado en dualidades que han tenido como resultado una actitud de indecisión. Ha intentado serlo todo para todos y, en consecuencia, se ha visto abocado a la superficialidad.

Ahora tiene que aprender fuertes lecciones kármicas en los aspectos de la lealtad y la fidelidad. Finalmen­te, comprenderá que ai representar ambos extremos contra el centro no hace más que quedar atrapado en medio del bocadillo, capturado por la tenaza. A pesar de todo, conserva un temor procedente de sus vidas pa­sadas a comprometerse a fondo con alguno de los dos extremos, pues ve la verdad y la justicia en ambos, al me­nos a nivel superficial. Sigue creyendo que ei compromi­so definitivo con una de las partes le produciría la sensa­ción de haber perdido la oportunidad inherente a la otra parte.

Esta habilidad para no comprometerse le permite ajus­tarse constantemente para adaptarse a las necesidades del momento. Sus colores cambian con el ambiente que le ro­dea, como le sucede al camaleón.

En encarnaciones pasadas no discriminaba en exceso, sabiendo que en el fondo no importaba su afiliación, ya que, de todos modos, nunca se entregaba por completo. Ahora oscila como un péndulo impulsado por la brisa, dis­puesto a dejarse llevar por el viento, pero sólo durante un breve espacio de tiempo.

Se convierte a propósito en instrumento de los demás, aunque sólo sea por un momento, y parece estar de acuerdo con ellos, de modo que se puede sentir momentáneamente aceptado y como formando parte de algo.

Su sentido de autoidentidad a través de sus numerosas vidas no se ha convertido simplemente en una división úni­ca, sino que se ha llenado con las cuestiones de todas las personas con las que ha estado en contacto. Como quiera que han intervenido tantas personas en la formación de los bloques que configuran su personalidad, le resulta imposi­ble ser otra cosa que no sea un hipócrita.

Cuando habla su expresión facial así como el lenguaje de su cuerpo cambian de una frase a otra, adoptando el as­pecto de la persona que está tratando de hablar como si sus palabras fueran cosecha propia. En realidad, cada vez que hace una afirmación positiva y definida sus ojos examinan a los demás para ver si han aceptado sus palabras como una verdad. En caso contrario no le importa demasiado porque entonces empezará a hablar incesantemente, ha­ciendo una afirmación tras otra, con la esperanza de que algo de lo que dice sea aceptado como válido.

Le encanta la actividad y se siente muy nervioso e in­quieto cuando las circunstancias le hacen sentirse encerra­do o atascado.

Siempre está sobreprogramado y se esfuerza por cum­plir con los millares de detalles y personas que llenan su vida. Siempre tiene muchas cosas que hacer y, sin embar­go, al final del día se siente distraído de su propósito.

En las encarnaciones pasadas nunca desarrolló una gran capacidad para prestar atención durante mucho tiempo. En consecuencia, se pasa una buena parte de esta vida cambian­do constantemente de parecer acerca de todas las cosas.

En un momento determinado se verá enfrentado al conflicto sobre si vivir en una gran ciudad o en el campo. En realidad, el conflicto se plantea entre la continuación de su necesidad pasada de vivir con gente y su deseo pre­sente de alejarse de la gente.

La dirección no aparece a una edad temprana. Con mayor frecuencia surge a través de la ayuda de los padres o de una persona mayor que le sitúa en el curso que ha de se­guir. Habitualmente, esto sucede después de los veintio­cho años.

Por debajo de todo ello se muestra inestable; ha estado tan ocupado viendo las sombras grises en todo, que ahora tiene dificultades para ver la luz de la verdad en sí mismo.

Para este individuo la mayor tarea de la vida consiste en buscar un conocimiento más elevado. A través del nodo norte en Sagitario tiene que aprender que, para ser capaz de ver la verdad, el hombre tiene que convertirse antes en verdad él mismo.

Llegará lejos si aprende a hablar a partir de su mente más elevada ya que el significado esotérico de todo lo que dice terminará por mostrarle su identidad real.

Cuando empiece a engranarse con el pensamiento tras­cendental, alcanzará también una unión espiritual dentro de sí mismo.

Pero primero tiene que elaborar su karma de perpetuas trivialidades, hasta llegar a comprender que participar en los chismorreos es el mayor pecado que puede cometerse contra la libertad. Después, debe volverle la espalda a to­dos los residuos del pasado sobre una pretendida sofisticación, para tratar de alcanzar todo aquello que sea real y na­tural. En último término, acaba por comprender que aun cuando toda moneda tiene dos caras, sigue siendo la mis­ma y única moneda. Una vez haya desarrollado esta pers­pectiva de visión, será capaz de transformar el conoci­miento que ha adquirido en una sabiduría divina.

La posición de la casa del nodo sur muestra el aspecto en el que los conflictos de la personalidad de la encarna­ción pasada siguen acosando la mente inferior. La posición de la casa del nodo norte muestra las formas en que se puede desarrollar la conciencia más elevada para convertirla en un vehículo que le permita elevarse por encima de todo tipo de conflictos.

La evolución de su vida presente le liberará de la inde­cisión, dándole en su lugar fugaces visiones de la verdad universal.

Escorpio / Tauro

 

 

Nodo norte en Escorpio — Nodo sur en Tauro

En su vida anterior Vd, fue persistente, celoso, materialista, práctico. Valoraba el dinero, el descanso, la sensualidad y el materialismo como el elemento más importante. Estuvo vd, vinculado a la naturaleza. El dinero y la seguridad eran para Vd, algo decisivo. Tenía una cierta actitud inmovilista, de ideas fijas. Le costaba modificar sus criterios. Era vd, un excelente cocinero, y apreciaba la buena comida. En su casa siempre había un buen plato de comida y algo de dinero. Valoraba su vida y su autoestima en función de sus bienes y de su poder económico. Amaba la tierra y probablemente tuvo una relación directa con la horticultura o la naturaleza.

En eta vida, el espíritu ha programado para Vd, que aprenda todo lo contrario. Se trata de que no sea Vd, obsesivo, materialista, pesado, celoso y pesetero, para hacerse más trascendente, más profundo. El espíritu le dice que tiene que aprender a ver por debajo de lo superficial. Es por esto que se adentrará en estudios esotéricos.

En su vida anterior es posible que muriese ahogado u ahorcado. Es por esto que sus garganta, faringe, laringe, tiroides y cervicales son para vd, problemáticas, en igual medida tenía vd, problemas en la próstata o en útero bien si era Vd, hombre o mujer. Cuide estos órganos en esta vida, puesto que le darán guerra.

El espíritu le dice que el esfuerzo, la lucha, la renuncia y las emociones de sufrimiento y dolor, le harán más sabio, más profundo y más trascendente. Tiene Vd, que aprender a gozar de la sexualidad, no de la sensualidad. Tiene Vd, que dejar de zanganear e investigar. Tiene Vd, que dejar de ser tan pesado para cambiar criterios. Tiene Vd, que aprender del esfuerzo y no quedarse dormido en la inmovilidad. Tiene Vd, que entender que la vida no es obsesión, materialismo e inmovilidad.

EN RESUMEN LAS PERSONAS QUE ESTEN JUNTO A VD, LE PUEDEN DECIR HASTA LA MITAD DE SU VIDA, QUE ES MUY MATERIALISTA, MUY PESADO, MUY CELOSO E INMOVILISTA. QUE ES VD, MAS TERCO QUE UNA MULA. PERO CUANDO SEA MAYOR, VERA COMO HA CAMBIADO SU VIDA HACIENDOSE MAS PROFUNDO, ESFORZADO, TRASCENDENTE, COMPROMETIDO Y VALORANDO LA GENEROSIDAD, EL DOLOR DE LOS DEMAS Y LA METAFISICA, POR ENCIMA DE OTROS VALORES. TIENE VD, QUE CONSEGUIR EL EQUILIBRIO ENTRE LOS DOS PERSONAJES QUE LLEVA VD DENTRO:

-         O EL ZANGANO, MATERIALISTA Y TERCO QUE LLEVA DENTRO

-         O EL INVESTIGADOR, TRANSCENDENTE, GENEROSO Y DINAMICO QUE TIENE QUE CONSEGUIR.

 


 

Aquí, el individuo aprende a aceptar cambios-revo­lucionarios en sí mismo, así como en las condiciones de su vida. Le gustaría descansar, creyendo que el viaje de su alma ya ha transcurrido. Se siente tan cansado a causa de los recuerdos de vidas pasadas sobre el yugo de sus cargas terrenales, que le gustaría mucho desvanecerse, fuera cual fuese el coste. Como consecuencia de ello, le resulta difícil desarrollar la fortaleza necesaria para los cambios futuros.

Se aferra tenazmente a antiguos modelos de comporta­miento que le sirvieron bien en encamaciones pasadas. Se encuentra personalmente comprometido con la idea de ha­cer las cosas del modo más difícil. Avanza laboriosamente por su vida, como el buey que ara los campos, como si sólo hubiera que trazar un largo surco recto. Gasta tanta ener­gía física que debilita su yo espiritual hasta el punto de que permanece ciego a cualquier otra nueva posibilidad que no sea la existencia singularmente triste a la que está acos­tumbrado.

Le resulta difícil aprender mediante la observación de los demás. En lugar de eso, le gustaría pasar él mismo por las experiencias de la vida de cada uno. En consecuencia, gasta mucho más tiempo, esfuerzo y energía de lo necesa­rio para pasar por cada fase de crecimiento. Sin embargo, tiene la sensación de que tiene que sentirse seguro de sí mismo. Es tanta su necesidad de seguridad que incluso cuando introduce cambios en su vida no se trata, en reali­dad, de cambios, sino simplemente de otros aspectos de los mismos modelos de comportamiento a los que está tan acostumbrado desde hace tanto tiempo.

En encamaciones pasadas desarrolló una buena sensi­bilidad para con su entorno. Con objeto de adaptarse a la continuación de tal sensibilidad, empieza a explorar tem­pranamente en esta vida el mundo de las impresiones sensoríales. Aprende a conocer cuáles son las sensaciones agradables y a obtenerlas. A pesar de todo, parece como si no lograra alcanzar nunca una satisfacción completa y du­radera. No se da cuenta de que un apetito engendra otro. Su gran necesidad de posesión hace que le sea difícil dis­frutar de lo que no posee personalmente. En consecuen­cia, se dedica a librar largas batallas de posesión sobre otras personas, cosas e ideas. Se aferra tercamente a todo aquello que se encuentra en su camino, con el resultado de que cuanto más acumula tanto más se siente atrapado. Lo que en otros períodos de vida no fue más que una gran ne­cesidad de adquirir sustancia, se transforma ahora en el peso extra del exceso de equipaje que está teniendo que soportar. A medida que pasan los años, el yugo de sus car­gas se hace cada vez más y más pesado.

Se ha creado la necesidad de sentirse poderoso, de tal modo que pueda buscar refugio temporal ante la sensación de desmayo por el fracaso que le ha atormentado en encar­naciones anteriores. Como resultado de ello llega incluso a buscar en esta vida una ocupación capaz de situarle en una posición de autoridad.

En las vidas pasadas ha sufrido tanto daño para_ el ego, que ahora experimenta la intensa necesidad de demostrar­se a sí mismo que es digno de respeto. Caerá en una pro­funda depresión cuando se vea enfrentado-ante la posibili­dad de que los demás le vean con fallas en cualquier aspec­to. Para evitar que esto suceda se impulsará hacia el éxito, independientemente de lo que eso pueda costarle. 

Es casi seguro que, en alguna época de su vida, la in­tensidad de su karma hará que se vea implicado de alguna forma con la policía, al menos circunstancialmente.

A medida que este individuo se acerca a su nodo norte en Escorpio, se produce en él una completa transforma­ción. Empieza entonces a eliminar antiguos modelos de comportamiento, para lo cual quema los puentes tras él.

Las experiencias le enseñan a cortar nítidamente con las ataduras, de tal modo que no avanza hacia el futuro con ambos pies atados al pasado. Su mayor crecimiento se pro­duce cuando es capaz de dejarse llevar.

Las necesidades de dependencia interior tienen que transformarse en una completa independencia de pensa­miento y acción. La fortaleza aumenta a medida que pasa el tiempo y que él descarta lentamente de su conciencia todo aquello que lo oprime.

Debe aprender a estudiar objetivamente los resultados de sus deseos subconscientes, de tal modo que sea capaz de ganar el respeto por sí mismo a través de la práctica de la autodisciplina.

Estos nodos simbolizan el alma que durante muchas vi­das ha estado recorriendo un camino decadente. Ahora, el alma se tiene que volver del revés para desembarazarse de toda la decadencia que ha ido acumulando.

Cumplir con el karma de este proceso trastornante re­sulta extremadamente doloroso para el individuo, ya que en él puede perder todo aquello que le fue querido y cerca­no. Al final, se verá obligado a renunciar a mucho más de lo que había estado dispuesto en un principio.

Esta transformación es tan poderosa que muchas per­sonas con este nodo suelen pasar solas los últimos años de sus vidas. En el proceso de eliminar el exceso, han termi­nado por descartarlo todo, excepto a sí mismas.

A pesar de todo, este proceso es totalmente necesario si es que el individuo debe alcanzar el punto en el que sea capaz de verse a sí mismo con claridad y a los niveles más profundos. Su nueva vida surgirá precisamente a partir de esta muerte simbólica de todo aquello que poseyó alguna vez.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto que se ha convertido en decadente como resultado de en­carnaciones pasadas. La posición de la casa del nodo norte muestra la forma en que se puede conseguir un renacimien­to en la vida actual.

Tauro / Escorpio

 

 

Nodo norte en Tauro — Nodo sur en Escorpio

En la vida anterior fuiste un ser pobre, depresivo, compulsivo, resentido. Vienes por tanto de vidas de esfuerzo de lucha y de renuncia. Seguramente tienes que ver con el mar. Y probablemente te ahogaste, por tanto puedes tener una necesidad importante de ir al agua o miedo a sumergirte. En la vida pasada fuiste generoso, desprendido y no valorase la materia. Te ocupaste de las cosas ocultas y casi con seguridad tuviste alguna afección venérea. Cuida tus zonas genitales y sexuales, puesto existe dentro de ti la memoria patológica. En la vida pasada te quedabas viendo el manzano y preguntándote, como se formó, que energía tenía, como era el árbol, etc.etc.  en esta vida, te dice el espíritu que te la comas de una vez y que dejes de deprimirte.

El espíritu por tanto te propone que aprendas a valorar las cosas prácticas, a gozar de la comida, del descanso, del dinero, de la naturaleza. No te deprimas, no busques el ahondar en las cosas, no pienses en lo que hiciste mal o bien no busques el lado oscuro. Goza del día a día, hazte rico, descansa. No seas tan sexual, sino sensual. Se práctico. Tómate tu tiempo y no le busques cinco pies al gato.

Las zonas patológicas y órganos que debes cuidar son la próstata, o en su caso el útero, seas mujer u hombre. Los órganos genitales en general. La garganta, faringe, laringe y tiroides. Cuida el agua y los ahogos en general.

EN RESUMEN TIENES QUE CONSEGUIR EL EQUILIBRIO ENTRE DOS PERSONAJES QUE LUCHAN DENTRO DE TI: O EL DEPRESIVO, COMPULSIVO, PESIMISTA, RESENTIDO Y POBRETÓN QUE LLEVAS DENTRO, O EL PASIVO,TRANQUILO, GOZOSO, PEREZOSO, MATERIALIESTA QUE DEBES CONSEGUIR DESCUBRIR. DEJA DE SUFRIR Y NO TE DEPRIMAS, GOZA DE LAS COSAS QUE TE OFERTA LA VIDA.

 


En este caso el alma se enfrenta a algunas de las leccio­nes kármicas más difíciles del zodiaco. Las vidas pasadas se han visto sembradas de desenlaces, en la medida en que la fuerza plutoniana de Escorpio elaboró sus procesos de transformación.

Ahora, el individuo se halla tan atemorizado por el re­cuerdo de la sensación de que se le estuvo quitando cons­tantemente la alfombra de debajo de los pies, que desarro­lla una actitud defensiva ante todo aquel que le ofrece con­sejos regenerativos. En las encarnaciones pasadas tuvo que atravesar literalmente los fuegos del infierno para quemar en ellos sus falsos valores. Ahora, en lugar de que­darse entre los restos de Escorpio que aun quedan en él, debe crear, a través de Tauro, una nueva serie de valores sustanciales con los que vivir.

Casi todos los que tienen estos nodos han tocado en una u otra ocasión la fuerza de la brujería, de modo que en la vida actual habrá un rudo despertar en cuanto a cual­quier residuo remanente que quede del sí mismo más infe­rior.

Este individuo también tuvo que enfrentarse en encarnaciones pasadas con un poderoso impulso sexual que le desequilibró una y otra vez. Como consecuencia de ello, está habituado a buscar gratificación en toda clase de rela­ciones, lo que en último término resulta destructivo para el ego personal. Después, confundido y amargado por todo lo que ve desmoronarse a su alrededor, casi se siente con­tento de ayudar a destruir lo poco que queda.

La mayor parte de las condiciones en esta vida siguen estando controladas desde su nivel subconsciente, profun­damente enterrado por debajo de los ojos escrutadores de la sociedad. La persona puede parecer jovial y amistosa, mientras que, de hecho, en su interior planea algún tipo de misteriosa aventura de intriga.

Antes de ofrecer una interpretación exacta se debe es­tudiar la carta cuidadosamente, para determinar hasta qué punto el alma ha salido de la influencia de Escorpio. Los que ya están más cerca de Tauro evitan a toda costa la vio­lenta agitación de Escorpio. Quienes apenas acaban de sa­lir de la influencia de Escorpio aún siguen sometidos a las revoluciones internas. La conjunción planetaria en cual­quier nodo impulsará al individuo hacia ese mismo nódu­lo, obligándole literalmente a vivir esa vida en su encama­ción actual.

El residuo pasado de la revolución es de una intensidad tan poderosa con estos nodos que necesariamente habrá algún efecto posterior ejerciendo su influencia sobre las re­laciones de su vida presente con los miembros de la propia familia y con las personas queridas.

Cada día parece estar lleno de nuevas emergencias, hasta que la aparición de una crisis tras otra crea tal tumul­to de conflictos que el individuo se ve reducido a una lucha básica por la supervivencia. No conoce todavía el arte de la moderación, ni como aceptar las cosas por el valor que tie­nen, pues siempre cree que los demás poseen una motiva­ción ulterior. En el interior de sí mismo, tiene la sensación

de que debe escapar constantemente del castigo, y cuando escapa deja tras de sí los restos de todo lo que le fue queri­do, como si hubiera pasado un tornado sobre ello. A ve­ces, ve que los demás se vuelven hacia él, pero raramente se detiene el tiempo suficiente para comprender que lo ha­cen por su causa. Ya esté representando sus encarnaciones pasadas en Escorpio, o bien avanzando a través de Tauro, su incólume terquedad configura un aspecto característico de su forma de hacer las cosas.

Logrará mucho crecimiento cuando sea capaz.de com­prender las acciones de los demás como reflejos de su pro­pio subconsciente.

Como consecuencia de las encarnaciones pasadas se ha acostumbrado a sintonizar con una onda peculiar de inten­sidad que puede dar paso a la cólera cuando no encuentra forma de expresarse. Se siente profundamente asustado por el dolor de haber sido herido, y ahora puede ser mortal para cualquiera que represente la más ligera amenaza, como si fuera un animal herido. Los individuos con estos nodos pueden perseguir a su presa con un sentimiento de vendetta personal aflorando en los niveles más bajos de la conciencia. Después, una vez caída la víctima, ellos apare­cen como las víctimas inocentes cuando, en realidad, son los vengativos que han planeado sus acciones cuidadosa­mente.

Debido a la emoción intensa que busca constantemen­te su expresión, necesitan una variedad de salidas creati­vas.

El deseo sexual debe ser transmutado en amor divino. Todas las condiciones que engendraron amargura en las encarnaciones pasadas deben ir desapareciendo de la con­ciencia hasta que se descubra la nueva semilla de la paz. El nodo sur en Escorpio debe quemar los puentes del pasado y decidir beneficiarse de las lecciones de la esposa de Lot: «¡No mirar nunca atrás!».

Debe aprender, a través del nodo norte en Tauro, a no disipar ni malgastar en aspectos sin valor alguno todo el poder que fluye a través de él. Sus mayores logros en esta vida los alcanzará cuando, a través de un gran amor por la tierra en la que vive, empiece a percibir destellos de la fuente inagotable en la que encuentra suministro y apoyo. Durante vidas enteras ha utilizado mal tanto su energía como sus impulsos y sus deseos, sintiéndose solo contra todas las opresiones y aflicciones que afectan a la humanidad. Ahora, gracias a las impresiones sensibles de su nodo norte en Tauro, llegará a cobrar conciencia de que la abundancia existente en el universo es tan enorme que siempre podrá disponer de lo que necesite cuando lo necesite. Debe aprender a distinguir la dife­rencia entre las palabras deseo y necesidad, pues aun cuan­do no siempre es capaz de distinguir lo que desea, se en­cuentra constantemente rodeado por todo aquello que necesita.

A medida que avanza hacia su nodo norte en Tauro, empieza a alcanzar finalmente la estabilidad. Puede dejar entonces de perseguir todo aquello que siempre le ha pare­cido que se le escapaba de las manos, para empezar a ver todo aquello que se le ofrece. En último término, está des­tinado a alcanzar en esta vida un estado de satisfacción en la medida en que los furiosos volcanes de Escorpio se van fundiendo en las azules aguas espirituales de armonía de Tauro, allí donde se cree que el Gautama Buda dejó su bendición. Verdaderamente, se trata de la transición desde unas vidas de guerra a otras que se vivirán en el jardín de la paz.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto de la vida en el que aún se tienen que conquistar todos los re­siduos que resten de las batallas escorpiónicas, mientras que la posición de la casa del nodo norte muestra los as­pectos de la vida en los que la nueva conciencia de confianza y seguridad puede sustituir, en último término, a las_ba­tallas ya libradas.

Virgo / Piscis

 

 

Nodo norte en Virgo — Nodo sur en Piscis

En la vida anterior fuiste un poeta metido en una pequeña cárcel psicológica. Vivías el aislamiento, los cambios de carácter, la inestabilidad psicológica. Es probable que en vidas pasadas hayas sido monje/a y la soledad, la introspección, la depresión, sean elementos que afloran en tu carácter sin saber porqué. Te gusta vivir en el cueva, en tus propias reflexiones. Pero el espíritu, te dice. ¡Ya basta!

Tienes por tanto que aprender a salir de los miedos, de tu aislamiento. Ponerte a trabajar, ser útil, ser práctico. Valorar el dinero, la materia, el servicio y la utilidad. Estar meditando todo el día en un agujero, no vale para nada. Deja de deprimirte, de darle vueltas a las cosas, de estar permanentemente cambiando emocionalmente de ideas, pensamientos y actitudes.

En la vida anterior tuviste problemas psíquicos, por tanto cuida tus emociones y las cambios de carácter. También te dio guerra las extremidades inferiores y el intestino. Incluso si eres mujer, deberás cuidar los ovarios.

EN RESUMEN, TIENES DENTRO DE TI DOS PERSONALIDADES:

EL MONJE, PSIQUICO, INESTABLE, DEPRESIVO Y MIEDOSO, QUE VIVE EN SU CUEVA PSICOLOGICA,….O EL CURRANTE, PRACTICO, SEGURO, TRABAJADOR Y EFICAZ QUE TIENES QUE CONQUISTAR EN ESTA VIDA. CUIDA LA INESTABILIDAD PSICOLOGICA, LOS CAMBIOS DE CARÁCTER Y LOS MIEDOS. ESA ES LA CLAVE.

 


 

 

El objeto aquí es la cristalización. El individuo tiene que superar supersticiones de vidas pasadas que ahora le impiden el crecimiento y ver ante él la verdad de todas las cosas. Las tendencias anteriores a ser dependiente de los demás, así como a dejarse arrastrar por la autocompasión y la ausencia de logros, son obstáculos muy fuertes con los que debe enfrentarse en la vida actual, para intentar supe­rarlos.

El individuo tiene que hacer todos los intentos posibles para no dejarse aturdir en medio de la maraña de confu­sión que nubla su visión interior. Fuertemente consciente de no intentar hacer daño a otras personas, debe hacer un gran esfuerzo por desarrollar la habilidad para decir aque­llo que realmente siente. En esencia, su punto débil con­siste en hacerse daño a sí mismo, aun cuando disfrutará en esta vida de numerosas oportunidades para saber hacerlo mejor.

Debe trabajar para construir su confianza en sí mismo, gracias a la cual terminará por aprender qua en esta vida nunca sucede nada hasta que uno no haya definido clara­mente sus metas y objetivos. En encarnaciones pasadas, este individuo se sintió decepcionado por muchos "debido a su tendencia a experimentar compasión por las historias sensibleras. Ahora todavía se encoge a la vista del sufrimiento, experimentando con fuerza la emoción del dolor de los demás. Con ello, permite que las penas extremas le absorban la fortaleza de que dispone, hasta que llega a un punto en el que ya ha sufrido lo bastante. Entonces, al dar­se cuenta de que su débil corazón es su punto débil, su nodo norte en Virgo le impulsa hacia adelante y empieza a desa­rrollar la capacidad para discriminar entre aquello a lo que realmente vale la pena dedicar su simpatía, y aquello que no es más que pura fantasía.

En la vida actual se pasa mucho tiempo escudriñando su propio sistema de valores, descartando todo aquello que no sea importante, de tal modo que finalmente podrá desarrollar un sistema de filtrado que le permitirá expresar juicios crítícos sin necesidad de verse comprometido emocionalmente.

Esta encarnación le enseñará a salir del lodazal de senti­mentalismo en el que se halla metido, y lo que no deja de ex­trañarle es el hecho de que su deslizamiento hacia la ilusión fue tan sutil que él ni siquiera se dio cuenta de que sucedía.

Debe intentar evitar a toda costa el escapismo y la en­soñación, pues eso no hace más que debilitarle hasta el punto de hacerle olvidar cómo funcionar en el plano terre­nal físico. Gracias a sus encarnaciones pasadas su intuición es insólitamente fuerte y exacta, pero con ella surge tam­bién la depresión piscíana, originada por la sensibilidad a las desilusiones de los demás.

Al aprender la lección kármica de no depender de los demás, termina por descubrir que todas aquellas personas en las que deseó apoyarse no hicieron más que apoyarse en él. Tiene que salir constantemente de los acontecimientos, las circunstancias y las relaciones cuya pesadez le enturbió la visión. La compasión que experimenta por otras perso­nas puede conducirle a situaciones en las que se sienta dé­bil. Como no le gusta nada decirle a la gente lo que ésta no desea escuchar, desarrolla el arte de la sutilidad.

Una de sus mayores lecciones en esta vida es la de de­sarrollar la habilidad para decir «no» y mantenerlo, ya que el más suave de los ruegos, o unos ojos cubiertos de lágri­mas son suficientes para hacerle cambiar de opinión. Él conoce muy bien su propia debilidad, gracias a lo cual pue­de desarrollar su mayor fortaleza. Al negarse a dejarse arrastrar por la emoción, logra ir alejándose poco a poco de la confusión.

Muchas personas con esta posición nodal han pasado en vidas anteriores por experiencias de persecución, como resultado de lo cual desarrollan una profunda compren­sión por el dolor de los demás. No obstante, se pueden ver decepcionados por los demás, casi como si su gentileza in­terior fuera tomada por debilidad, hasta el punto de invi­tar nuevamente en esta vida a que se produzca la misma persecución de la que andan huyendo.

Poseen la habilidad para llevar durante muchos años profundas heridas internas. No obstante, esta situación so­cava de vez en cuando su sistema nervioso.

Aquí, el nodo norte en Virgo puede actuar como salva­dor, estimulándoles a seguir la dieta y las condiciones de salud necesarias para obtener de ellas el máximo benefi­cio.

Estos nodos son especialmente útiles en el campo de la medicina y de la curación, allí donde el mantenimiento de una fuerte compasión por la humanidad, procedente de vi­das pasadas, unido a un nuevo deseo de alcanzar la perfec­ción, se pueden expresar con facilidad. El idealismo es ele­vado, pero el recuerdo del alma sobre una falta de auto-confianza a consecuencia de tanta persecución sufrida en el pasado, hace que al individuo le resulta difícil creer real­mente en su capacidad para alcanzar sus ideales. Tiene que luchar constantemente contra su tendencia al abando­no. En último término, lo que le redime es la gran sabidu­ría aprendida a través de las amargas lecciones del nodo

sur de Piscis. Porque no importa lo difíciles que sean las condiciones, seguirá aferrado a su sueño de que el mundo se vea finalmente dominado por la paz y el amor.

Se muestra muy crítico con los demás cuando lo ve abandonar los perfectos ideales que él sabe que son capa­ces de alcanzar. Tiene que aprender a poner en práctica la esencia de sus propias ideas, que siempre ha sentido vaga­mente, pero que ha sido incapaz de verbalizar. Se sentirá incomprendido en la medida en que se mantenga esa situa­ción anterior. En momentos de necesidad, desea realmen­te que los demás le ayuden a superar la impresión de que no sería justo solicitarles dicha ayuda. En lugar de ello, continúa buscando gente, confiando profunda y silenciosa­mente en que quienes sean capaces de comprenderle tam­bién podrán ayudarle a desentrañar sus problemas.

Busca constantemente el calor en los demás, pero se vuelve frío como una piedra cuando está en compañía de individuos embrutecidos. Una de las cosas más hermosas del nodo sur en Piscis es que, a medida que transcurren los años, se le permite la oportunidad de perdonar a todos aquellos que le han hecho daño en la vida, así como en en­carnaciones pasadas.

Estos nodos representan las nubes y la luz del sol, lo ilusorio y lo real. Este individuo, que siempre busca un es­tado mejor, termina por aprender por qué razón hay otras personas que sufren tanto. Mientras no lo haya aprendido, se alejará mucho de su camino, incluso con riesgo de ha­cerse daño, con tal de ayudar a cualquiera que sufra.

Su karma vital actual consiste en esforzarse por alcan­zar la purificación y la perfección en sí mismo, al mismo tiempo que tolera con gentileza las debilidades de los de­más. Eso le aporta su mejor lección: ¡la autodisciplina! Tiene que aprender claramente a saber cuándo debe dejar correr el agua, cuando debe impedirte el paso y cuándo debe alterar su curso.

No debe pasar por alto los detalles, pues es a menudo la falta de atención pisciana para con los detalles lo que le impide disponer de la claridad de comprensión que anda buscando. Al desarrollar una perspectiva clara puede em­pezar a evitar la tendencia al exceso que se ha traído consi­go a esta vida.

Si quiere ser feliz tiene que dedicar su vida al servicio, en lugar de desear secretamente que los demás ahoguen sus penas pasadas. Su mayor lección consiste en no dudar nunca de la pureza de sus objetivos.

Este individuo empieza por conseguir que las cosas funcionen en un plano terrenal. En vidas pasadas desarro­lló una comprensión intuitiva de la naturaleza por la que funcionan el hombre y la máquina, pero ahora se ve con­frontado a la necesidad de utilizar dicho conocimiento, en lugar de dedicarse a soñar despierto con algún momento futuro y lejano en el que todos sus sueños se convertirán en realidad. Tiene que llevar mucho cuidado para conseguir que todos los momentos sean un presente y todos los luga­res un aquí, ya que sólo viviendo en el aquí y el ahora será capaz de dar una forma cristalina a las vastas reservas de esencias que ha acumulado a lo largo de todas sus vidas pa­sadas.

Está destinado a convertirse en las lentes focales de un proyector de formas que contiene millones y millones de negativos borrosos. Sin embargo, gracias a su nodo norte es capaz de refinar cada uno de esos negativos de tal modo que no se desperdiciará todo el conocimiento adquirido. Aquí, también la mente y la vida se convierten en una má­quina cuyas partes separadas forman parte integral de un todo. Cuando cualquier parte de la vida no esté funcionan­do adecuadamente, se la debe reparar o desechar inmedia­tamente.

La vida está equipada para extraer eficiencia y orden del mar del torbellino pisciano. En las vidas anteriores se empleó mucho trabajo en la renuncia. Ahora sólo quedan de ello vagos recuerdos. En esta vida, el individuo tiene que aprender a desplegar los ideales perfeccionados que ha ido adquiriendo mediante el abandono de todo lo que no sea la apreciación por la esencia divina.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto en que uña encamación pasada alcanzó una comprensión cós­mica. La posición de la casa del nodo norte-muestra el as­pecto a través del cual la cristalización puede conseguir que esa comprensión se exprese en la realidad material.

Acuario / Leo

 

 

Nodo norte en Acuario Nodo sur en Leo

En la vida anterior fuiste el rey, el mejor, el gran ser que iluminaba todo y a todos. Estabas centrado en tu propio ego, en tu poder, en tu magnífica personalidad.

En esta vida, sin que tu lo desees, aflorarán comportamientos arrogantes, orgullosos, vanidosos e intolerantes. De pequeño/a, seguro que te habrán dicho que eras el primero/a.

En esta vida tienes como programa ser más humilde, más tolerante más comprensivo. Tienes que aprender a matar el rey que hay dentro de ti haciéndote más vasallo, más humilde, más proletario. Tienes que aprender a integrarte en el grupo, sin dar la nota.

En la vida anterior padeciste del corazón, por lo que tienes que tener en cuenta, que la grasa, los ateromas circulatorios, pueden darte afecciones cardiacas. También puede molestarte un poco la espalda en la zona dorsal y además puedes tener debilidad en rodillas y mala circulación en las piernas.

EN RESUMEN, NO HAY QUIEN TE AGUANTE, ERES INTOLERANTE, ARROGANTE Y VANIDOSO. PERO SEGÚN PASA EL TIEMPO, APRENDERÁS A SER MÁS AMIGO, MAS TOLERNATE, MAS TRANQUILO.

EL PROBLEMA ES QUE A VECES NECESIAS A LOS DEMAS PARA VIVIR Y OTRAS VECES NO AGUANTAS A NADIE Y TE CIERRAS EN TI MISMO.

 


 

Estos nodos representan el conflicto entre la vida per­sonal y la dedicación impersonal a la humanidad. El nodo sur en Leo simboliza las vidas anteriores en las que muchas cosas se resolvieron alrededor del sí mismo. El nodo norte en Acuario señala hacia un futuro al servicio de la humani­dad donde el individuo asumirá el papel de «aguador», de tal modo que puede llegar a ser un instrumento en la cru­zada en favor de la evolución del mundo. Pero antes de lo­grarlo el individuo se tiene que enfrentar al enorme poder del nodo sur en Leo.

A partir de encarnaciones pasadas, el individuo tiene tendencia a mirar con altanería a otras personas, mostrán­dose condescendiente con sus pensamientos e ideas. Exis­te en él un intenso orgullo que le induce a citar a las perso­nas importantes que ha conocido, así como a diseñar su vida de tal modo que sea visto y conocido por hallarse en compañía de personas especiales. Establece una clara se­paración entre realeza y hombre común, colocándose él mismo u otros cercanos a él sobre pedestales. Al verse co­mo el punto central del universo, considera su poderosa voluntad como el medio para alcanzar sus ñnes, antes que para ajustarse a una honesta aceptación de la vida.

Ahora su karma consiste en aprender a caminar ligera­mente, sin dejar huellas, pues en esencia se trata del diri­gente preparándose para abdicar de su trono.

El ego de su vida pasada asoma constantemente su fea cabeza, impidiéndole alcanzar la misma felicidad que busca.

Estos nodos causan grandes dificultades en el matrimo­nio, pues el individuo experimenta una fuerte tendencia a dominar a quienes se hallan cerca de él. Cuando no puede hacerlo se convierte en un completo ermitaño, liberándo­se de toda responsabilidad, impulsado a ello por el enorme disgusto que experimenta.

Aunque es capaz de pedirle consejo a los demás, tiene que hacer las cosas de acuerdo con su propio estilo.

Sus mayores conflictos se centran alrededor de lo que es artificial y lo que es real. En su nodo sur en Leo hay tan­to romanticismo similar al mártir, que le resulta fácil si­tuarse en el papel de Don Quijote luchando contra los mo­linos de viento.

Tiene que aprender a despojarse de las máscaras, des­cubriendo en último término que las situaciones de digni­dad centradas alrededor del ego proceden de los hábitos de vidas pasadas y que ahora contribuyen muy poco en aportarle cualquier clase de felicidad.

Se muestra muy protector para con quienes le son muy íntimos y queridos y, no obstante, tiene una extraña ten­dencia a vagar, encontrando durante sus viajes a muchos de los niños desamparados por la sociedad. Descubre nue­vos horizontes que explorar y conquistar precisamente en esas regiones remotas donde la sociedad pasa por alto sus posibilidades existenciales.

Se halla destinado a pasar una parte de su vida solo, ya que su carácter único resulta demasiado imperativo como para ser fácilmente aceptable para la mayoría de las perso­nas. Aunque disfruta consiguiendo que los demás reconoz­can y aplaudan sus grandiosos logros, no puede evitar el desafiar a la gente. Su alma recuerda un sentido de orgullo que ahora le impide comprometer su dignidad.

Si se le ofrece la causa correcta, sacrificará por ella incluso su vida entera. De los demás no le interesa tanto su simpatía como la admiración que sus hazañas gloriosas despierte en ellos.

Experimenta repulsión por la mediocridad, viendo en ella una amenaza que se cierne sobre su permanente im­pulso por alcanzar lo más alto.

Si pertenece al tipo negativo puede llegar incluso a uti­lizar a las personas para alcanzar sus fines. Los amigos, los vecinos y los parientes se convierten en peldaños que le ayudan a elevarse hacia el éxito.

A través del nodo norte en Acuario aprende a superar su sentido de prestigio procedente de sus vidas pasadas, y desarrolla el concepto de la hermandad universal. En úl­timo término tiene que verse a sí mismo como parte de una esfera cósmica mucho mayor en la que su papel con­siste en compartir las cargas de la evolución humana. Al­canzará su máxima felicidad cuando sea capaz de colocar a un lado sus propias necesidades, situando en su lugar una nueva actitud humanitaria hacia todo lo que ve a su al­rededor.

Debe olvidar el orgullo y buscar nuevos horizontes ori­ginales, independientemente de lo excéntricas que puedan parecerles sus ideas a los demás. A través de su nodo norte se le concede la promesa de una aventura única por medio de la cual podrá hacer una contribución importante al pro­greso de la civilización.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto de la vida que resulta demasiado pesado para compaginarlo con el deseo de alcanzar éxito personal. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo puede el individuo libe­rarse de las cadenas del ego de sus vidas pasadas, aceptan­do la misión en favor de la humanidad por la que está des­tinado a recoger su cruz.