Cáncer / Capricornio

Nodo norte en Cáncer Nodo sur en Capricornio

En la vida anterior fuiste aristócrata. Te dedicabas al mundo del éxito, de la empresa, de la ambición, de la política. De niño/a te habrás dicho que eres el marqués o la princesa. Eras frió, calculador, ambicioso y demasiado preocupado por el ascenso social, laboral, y profesional. Dedicabas tu tiempo a dominar a los demás. Todo lo supeditabas al triunfo. Eres un  pequeño aristócrata venido a menos.

El espíritu en esta vida te dice que tienes que aprender lo que no hiciste en la vida anterior; es decir, construir una familia tener un hogar. No tener un capital económico sobre todas las cosas, sino tener un capital emocional. Crear lazos de amor, de afecto y de ternura. Con el tiempo te darás cuenta que puedes ser frio distante y poco expresivo en los afecto, por tanto esta vida te propone conseguir vivir las emociones, el cariño y potenciar la familia por encima de los valores de la ambición.

En la vida anterior te dio problemas los huesos, sobre todo en las piernas, por tanto tienes una marcada tendencia artrósica, artrítica o reumática. También deberás cuidar el digestivo, la vesícula biliar y las mamas, si eres mujer.

EN RESUMEN: SIEMPRE ESTARAS DIVIDIDO ENTRE DOS PERSONAJES, O EL EMPRESARIO, DIPLOMÁTICO, ARISTOCRATA, FRIO Y CALCULADOR QUE LLEVAS DENTRO O LA MARUJA, CARIÑOSA, SENSIBLE Y PROTECTOR DE LA FAMILIA. O EL EMPRESARIO O LA AMA DE CASA. ¿Has conseguido finalmente el equilibrio?......

 


 

 

Aquí, el alma entra en la vida actual llevando consigo un gran orgullo interno. Al individuo le resulta difícil com­prender por qué los demás no le muestran el fuerte respeto al que ha estado acostumbrado en encarnaciones pasadas. Como consecuencia de ello, todas sus acciones se ven mo­tivadas por la obtención de prestigio y de dignidad.

Algunas de las personas con estos nodos llegarán inclu­so a contraer matrimonio con tal de lograr, el estatus social existente en el recuerdo subconsciente de Capricornio.

En las encarnaciones pasadas, esta alma trabajó dura­mente para obtener reconocimiento. Sin perder el autorespeto, habría sido capaz de salirse de su camino con tal de atraer la atención. En ocasiones, eso pudo haber significa­do imponerse a sí mismo duros castigos, siempre y cuando supiera que otros le estaban observando. Ahora, le gusta­ría que el mundo supiera la enorme carga que tuvo que so­portar, de modo que los demás pudieran verle como un mártir.

Continúa haciendo su trabajo mucho más duro de lo que es en realidad, y parece como si nunca fuera totalmente capaz de cumplir con sus responsabilidades y obligaciones.

Como quiera que siempre vive inmerso en el pasado, tiene la costumbre de llevar consigo, en el presente, la conciencia de todas sus cargas pasadas, lo que contribuye a que su vida actual sea mucho más pesada de lo que de­biera.

Lo único que todavía no ha aprendido a tolerar es el fracaso propio. Es muy práctico en cuanto a ponerse física o emocionalmente enfermo para evitar el tener que en­frentarse a situaciones en las que él cree que se sentirá des­plazado e inadecuado.

Ve el mundo a través de una actitud de gran rectitud propia, por lo que raramente disculpa las acciones de los demás, sino que más bien se las condena. Sin embargo, eso es algo que él mantiene en secreto, pues su sentido de esti­ma personal se vería perjudicado en el caso de que los de­más supieran que él los ha estado encajando secretamente en su propio sistema de castas.

En vidas anteriores tenía una elevada opinión de sí mismo y se mostró muy resistente a aceptar aquellos con­sejos que pudieran afectarle personalmente. Ahora, sigue creyendo que la vida personal de uno es una cuestión es­trictamente privada. En consecuencia, levanta una «mUfa-11a china» alrededor de todas aquellas cosas que se relacionan directamente con él mismo. Sería inútil que alguien in­tentara demoler dicha muralla, porque en cuanto percibela menor crítica personal empieza a añadir más ladrillos a la muralla.

Las vidas de materialismo le han convertido en un oportunista, situándolo allí donde hay algo que ganar. Al mismo tiempo, se le considera tacaño en medio de estalli­dos emocionales de extravagancia.

Cuando ve alguna ventaja se vuelve frío y calculador, de modo que ninguna clase de debilidad interna le impide alcanzar el objetivo que se ha propuesto. Aprovechará las debilidades de los otros en su propia ventaja. Allí donde halla huecos en la ley, encontrará los caminos adecuados para meterse por ellos. Se muestra tan intenso en dirigir todo lo que le rodea que durante toda su vida actual dirige una especie de cruzada personal destinada a demostrar sus valiosas capacidades.

En las encarnaciones pasadas su alma aprendió el arte de conseguir realizaciones. Al hacerlo así se encontró con muy poca consideración por parte de los demás. Ahora, gracias al nodo norte en Cáncer, tiene que aprender a en­tregar alimento, al mismo tiempo que a recibirlo. Muchas de las personas con este nodo experimentan fuertes cargas familiares, de modo que son capaces de llegar a conocer las necesidades emocionales de los demás.

Sexualmente, el alma está aprendiendo a aceptar el pa­pel femenino en esta vida. La transición kármica se produ­ce desde la frialdad a la calidez, y desde ía madurez a la ju­ventud. Muchas de las personas con estos nodos parecen hacerse cada vez más jóvenes a medida que pasan los años.

Las rígidas actitudes de Capricornio son abandonadas una tras otra. El individuo encuentra nueva seguridad" al relacionarse más honestamente con sus emociones. Tiene que aprender en esta vida a pedir sinceras disculpas-cuan-do se haya equivocado, así como a no aprovecharse de los demás cuando tenga razón. Finalmente, comprenderá que todas sus depresiones, temores y preocupaciones no son

más que parte de un complejo de mártir creado por él mis­mo, y que tiene muy poca relación con las circunstancias de la vida actual.

Debe aprender lentamente a divorciarse de la insacia­ble necesidad de controlar todo lo que le rodea.

En esta vida pasará por una cadena de experiencias que abrirán lentamente sus sensibilidades cancerianas. Fi­nalmente, empezará a valorar la naturaleza más que el di­nero, la emoción más que el poder y el nuevo crecimiento más que la obtención de madera muerta. Una vez que em­piece a producirse el cambio, surgirá del frío del invierno para salir a la brillante luz del sol de principios del verano. Pero para ello tiene que desarrollar un modelo de respues­ta emocional completamente nuevo, si es que desea ajus­tarse a la nueva dirección que está destinado a seguir.

Su mayor logro en esta vida consistirá en alimentar a los demás. Para conseguirlo, tiene que trabajar mucho consigo mismo, hasta convertirse en una especie de cuerno de la abundancia natural, lleno de alimentos espirituales destinados a todos aquellos que están hambrientos. Cuan­to más sea capaz de llenar a los demás, más feliz se sentirá él mismo. Debe comprender que Dios también favorece a quienes resisten y esperan, y que su más elevada bendición se halla especialmente reservada para quienes no buscan nada para sí mismos, sino que siempre están disponibles como sus constantes servidores. En las vidas pasadas, esta alma fue capaz de beneficiarse mucho de todo lo recibido. Ahora le ha llegado el turno de dar.

La casa que contiene el nodo sur muestra los aspectosde la vida en los que el cuerno de la abundancia está superlleno. La casa que contiene el nodo norte simboliza los cuencos vacíos de los demás, en espera de que les llegue el alimento.