Leo / Acuario

 

 

 Nodo norte en Leo — Nodo sur en Acuario

En la vida anterior fuiste revolucionario, anárquico, liberal, atado a los amigos, al pueblo, a los colectivos, quizás formaste parte de alguna secta o de algún grupo revolucionario. En tu inconsciente pueden reproducirse imágenes de la revolución francesa o la revolución rusa. El grupo, el colectivo y los demás, te prestaban las ideas, te dirigían, te protegían. No podías vivir sin tus amigos.

En esta vida, el espíritu te dice: Aprende a ser Rey. Ten auto-estima, consigue ser tu mismo, se creativo, no tienes por que seguir las modas, ni seguir las ideas de los demás. Vales mucho. Puedes hacerlo, Puedes ser el mas guapo/a, el más estupendo, el mejor. Deja de ser esclavo, vive tu poder con confianza y no tengas miedo.

En la vida pasada tuviste problemas en el sistema nervioso y producías ateromas circulatorios en las arterias. No comas grasas y cuida el corazón. Las piernas te dieron también guerra y las rodillas. Pueden aflorar varices.

EN RESUMEN: A VECES NECESITARAS A LOS AMIGOS PARA VIVIR Y A VECES TE AISLARAS SIN AGUANTAR A NADIE. A VECES REY A VECES PROLETARIO. SUBE TU AUTOESTIMA, ESA ES LA CLAVE, PERO CUIDADO CON LA ANARQUIA, CON LOS GOLPES DE TIMON. CUIDADO CON LA INTRANSIGENCIA Y LA INTOLERANCIA. YA NO ERES PROLETARIO. ERES Y DEBES SER ANTE TODO EL REY DE TU VIDA. APRENDE A SER EL MAS GUAPO Y EL MAS GRANDE

 


 

El nodo norte en Leo simboliza una lucha con la volun­tad. En esta encarnación, el individuo aprende a desarro­llar la fortaleza dentro de sí mismo. Las condiciones le , obligan a estar solo, y a menudo se encuentra con una total ausencia de hombros en los que apoyarse. Finalmente, aprende que si esta vida debe ser mejor, la debe crear él mismo. Pero antes de poder construir tales creaciones, debe superar su actitud lánguida y despreocupada.

Sigue conservando una tendencia de su vida pasada a pasarse demasiado tiempo sintiendo lástima de sí mismo ante su falta de amigos, sobre todo en aquellos momentos en que tiene la sensación de necesitarlos más. De algún modo, los, demás siempre parecen hallarse ausentes en los momentos de mayor tensión. No son nada insólitos largos períodos de soledad, aislamiento y, en muchos casos, incluso de una buena parte del tiempo vivida como ermi­taño.  

En último término, una vez tomada una decisión exis­ten pocas cosas capaces de conseguir que este individuo se aparte de su destino. Debe aprender que su aislamiento es un prerrequisito autoimpuesto para acumular fortaleza. Aunque es muy capaz de ejercer un fuerte liderazgo en esta vida, tiene que aprender a superar todas las dudas que se anidan dentro de sí mismo.

La continuidad de los deseos de vidas pasadas por con­seguir amigos no hace más que debilitarle, ya que no con­tribuye en nada a configurar su confianza individual. Tiene que aprender a orientarse más hacia objetivos concretos, en lugar de seguir su habitual tendencia a disipar sus ener­gías. Lo interesante es que aun cuando sigue pensando que necesita a los demás para responder a las preguntas que se plantea, raras veces acepta sus consejos.

Los amigos que tiene proceden de todos los ámbitos de la vida. En cierto sentido, eso incrementa su perspectiva, puesto que ellos le aportan la conciencia que él mismo se ganó en encarnaciones anteriores.

Una vez que ha tomado una determinación no hay for­ma de impedirle seguir el camino que lleva hacia el éxito, pues no le gusta ser el segundo. Piensa mucho en el futuro. De hecho, está acostumbrado a vivir en él, hasta que un buen día se da cuenta de que «hoy es el ayer de mañana», y que nada existiría en el futuro si no se creara el ahora.

No es una persona fácil de comprender, puesto que hará todo lo posible por conservar y enfatizar su propio sentido de la individualidad. En las encarnaciones pasadas desarrolló una cierta separación con respecto al resto del mundo, lo que le permitió sentirse libre para seguir su pro­pio camino. Ahora, se enorgullece de ser único y diferen­te, no importándole tanto las tradiciones de la sociedad como aquellas reglas que él mismo se haya impuesto.

Su principal dificultad en esta vida es la falta de con­trol. Sin la ayuda de la disciplina, su poder únicamente ge­nerará proyectos inútiles, hasta que se dé cuenta de que nadie le va a azuzar con un látigo.

Si construye algo sobre la base de conocimientos ad­quiridos en vidas pasadas, tendrá una gran habilidad para hacer algo en favor de la raza humana, ya que es capaz de despersonalizar sus acciones por el bien de la humanidad.

Muchas personas con estos nodos pasan de una vida de harapientos a otra de ricos, produciéndose ese gran cam­bio después de que su tendencia a pasar por alto las cosas se haya transformado en una capacidad para verlo todo. Su mayor sorpresa se la llevan cuando descubren en sf mis­mos talentos pertenecientes a vidas anteriores, que jamás habían creído poseer.

Se alcanza la felicidad una vez que se encuentran unos principios válidos a los que dedicar la vida. Es más, tales principios deben ser inconmovibles, de tal modo que el individuo tenga la sensación de que está creando algo sólido. Entonces, identificará su vida en términos del tamaño de los principios con los que se ha comprometido.

Perturbado por las desparramadas actividades de los demás, que le recuerdan sus propias encarnaciones pasa­das, experimenta la fuerte necesidad de ver la vida mo­viéndose a lo largo de un curso dirigido, en dirección hacia un objetivo específico. No obstante, desea conservar su más completa independencia. Como resultado de ello, le resulta difícil tolerar que los demás le corten las alas. Cuando eso se produce él siempre tratará de poner a prue­ba los límites.

El nodo sur en Acuario trae consigo raíces de la vida pasada fuertemente impregnadas de los principios de im­parcialidad e igualdad. En la vida actual se le ofrece a este individuo la oportunidad de seguir su propio camino, dé modo que pueda expresar sus creencias intrínsecas sin ser molestado por los demás. Ahora, su trabajo consiste en demostrar a la gente, del modo tan vistoso o poderoso que él mismo elija, la forma en que el mundo puede superar sus cargas. Alcanzará sus mayores logros después de que haya rendido su voluntad personal al servicio de la huma­nidad.

No cabe la menor duda de que posee un buen material de liderazgo, siempre y cuando no se viole nunca el senti­do de la imparcialidad de Acuario, procedente de vidas pasadas. Este individuo es capaz de efectuar cambios revo­lucionarios en lo que hasta entonces no fueron más que tra­diciones bien establecidas. Él se siente en primer y último lugar permanentemente atraído y fascinado por todas las posibilidades que se le ofrecen al ser humano. Al mismo tiempo, se siente ofendido cuando la gente se queja de las limitaciones que ella misma se ha impuesto, ya que conoce muy bien la experiencia de elevarse sobre las dificultades contando únicamente con las propias fuerzas.

Aspira a elevarse muy alto y a no dejarse ridiculizar por aquellas creencias por cuya expresión ha luchado tan dura­mente.

Aunque su capacidad para el amor se encuentra a bue­na profundidad, el resto de él no está muy lejos de la su­perficie. La continuación de la atracción de sus vidas pasa­das por las fascinaciones momentáneas sigue haciéndole salirse de su camino, lo que le dificulta ver con claridad el núcleo de su propia personalidad. Así pues, debe identifi­carse con sus logros como el único barómetro real para ca­librar su propio valor.

Aunque a veces puede desear estar solo, no vivirá nun­ca sin gente, ya que sus logros atraen la admiración de los demás. Cree en la justicia firme y, sin embargo, se muestra rápidamente dispuesto a perdonar una vez que la gente haya admitido estar equivocada. Nunca se mostrará dis­puesto a golpear cuando una persona se encuentre venci­da. El sentido del juego limpio forma tanta parte de su alma que aun cuando tenga la sensación de que debería ser más competitivo, se siente incómodo formando parte de una competición en la que se practique el juego sucio.

Cosas que nunca le habrían preocupado en encarnacio­nes pasadas se convierten de pronto en importantes cuan­do empieza a profundizar en la vida en lugar de disociarse de ella. Aunque el karma de su vida presente consiste en aplicar su ingenuidad uraniana a través de prácticos y tra­dicionales objetivos de Leo, él sigue .esforzándose por mantener su carácter único.

Algunas de las personas en esta posición pasan en la so­ledad los últimos años de su vida. Otras, a pesar de estar casadas, conservan su independencia con tal fuerza que tienden a mantener a los demás miembros de la familia en la periferia de su círculo.

La posición de la casa del nodo sur indica los aspectos en los que continúan buscando expresión las necesidades de vidas pasadas relacionadas con la originalidad y la libertad.

La posición de la casa del nodo norte muestra los as­pectos a través de los cuales se puede enfocar la energía de la carta hacia una nueva y brillante creación de tamaño y valor sustanciales, como un regalo de generosidad para el mundo. Realmente, éstos son los nodos del «inventor».