Piscis / Virgo

 

 

Nodo norte en Piscis — Nodo sur en Virgo

En la vida anterior estabas permanentemente dedicado al trabajo, al servicio a los demás. Eras hipercrítico, hiperactivo. El dinero, el trabajo y la seguridad, ocupaban todo tu tiempo y todo tu estímulo. Te dedicaste a valorar el mundo de la materia, del dinero, de la seguridad.

Fuiste demasiado servil, demasiado crítico. Le dabas muchas vueltas a las cosas y esto generaba un espíritu permanente revisionista que te desestabilizaba y te generaba depresión y tristeza.

En esta vida, el espíritu te dice: Aprende el lado sensible, sentimental y cariñoso de las cosas. Tienes que aprender a perder de vez en cuando el tiempo escuchando una poesía, o profundizando en las cosas sensibles de la vida. No todo está en la materia, en el trabajo y en el dinero. A veces hay respuestas en el ocultismo, en los sentimientos, en la compasión. Y deja de comerte el coco. No revises todo, no te preocupes tanto.

EN RESUMEN: TIENES DENTRO DE TI DOS PESONALIDADES QUE SE PUEDEN RESUMIR ENTRE UN SUPERTRABAJADOR RESPONSABLE, ACTIVO, SERVIL E HIPERCRITICO Y POR OTRO LADO UN POETA, OCULTISTA, SENSIBLE Y EMOCIONALMENTE COMPASIVO Y CARIÑOSO. HASTA LA MITAD DE LA VIDA OCUPARAS TODO TU TIEMPO TRABAJANDO, DANDOLE VUELTAS A LAS COSAS Y PROCURANDO QUE LA CUENTA CORRIENTE NO MERME. PERO EN LA SEGUNDA PARTE DE LA VIDA, TE OCUPARAS DE SENTIR, DE AMAR, DE OCUPAR TODO TU TIEMPO A MIRARTE POR DENTRO, DE PROFUNDIZAR EN LAS COSAS, DE SER MAS COMPASIVO.Y DESDE LUEGO DE NO PEGAR GOLPE.

PERO EN CUALQUIER CASO, DE TODAS LAS MANERAS, NO LE DES TANTAS VUELTAS A LAS COSAS. NO SEAS NEUROTICO.

 


Se trata de la posición nodal más dura con la que puede  uno enfrentarse en el ámbito de la conciencia. Como resul­tado de muchas vidas pasadas, el individuo empieza a dar­se cuenta de su propia rigidez. Es consciente de sus mode­los de comportamiento y de lo mucho que éstos le hacen daño; no obstante, le resulta difícil desprenderse de ellos. En sus vidas anteriores vivió en la conciencia de un univer­so finito donde todo estaba bien estructurado. Ahora se ve enfrentado al hecho de que la verdad se extiende mucho más allá de lo que sus propios sentidos fínitos puede medir e incluso percibir.

Se ve inevitablemente enfrentado a situaciones, cir­cunstancias y acontecimientos que le obligan a apartarse del plano físico. A pesar de todo, trata de vivir como el sal­món, luchando contra la corriente, con independencia de la dirección de las fuerzas naturales.

Sigue buscando el orden. De hecho, su necesidad de ha­llar una estricta regimentación es tan fuerte, que desarrolla problemas médicos en el centro del cuerpo debido a su ca­pacidad para personalizar la rigidez que aumenta la tensión sobre los órganos internos. Suprime constantemente el de­seo en beneficio de lo que a él le parece adecuado, pues le gustaría mantener una imagen de respetabilidad.

En encarnaciones pasadas construyó su comprensión sobre los hechos, no sobre los rumores. Ahora únicamente acepta aquello que procede de la «más alta autoridad».

Busca medios para librarse de la irritabilidad nerviosa que sigue abrumándole y, no obstante, establece condicio­nes al proceso curativo.

Debe aprender a sumergirse en las aguas de la concien­cia cósmica, ya que en este bautismo de pensamiento pue­de experimentar realmente un nuevo nacimiento. No obs­tante, antes de poder hacerlo así debe superar su temor kármico a vivir en un mundo contaminado.

Ha llegado a esta vida creyendo que el mundo está He­no de peligros y, en consecuencia, cuestiona constante­mente las credenciales de la gente y las condiciones que él permite que afecten a su vida. Todo lo que sea extraño para sí mismo representa una amenaza de enfermedad y, en realidad, es precisamente debido a este pensamiento por lo que de vez en cuando surge la verdadera enferme­dad.

Muchas personas con estos nodos poseen fuertes resi­duos de problemas sexuales procedentes de encarnaciones anteriores. La privación de la experiencia sexual, o bien una fuerte determinación para evitar el dolor emocional que ella pudiera causar, les conduce a buscar una mejor comprensión en la vida actual. Algunas de estas personas son puritanas, mientras que otras son capaces de respon­der físicamente al mismo tiempo que se muestran emocionalmente frías.

La mente es tan analítica que la vida se puede deslizar con facilidad hacia la manipulación característica de una partida de ajedrez. Este individuo posee un ojo muy agudo para captar los detalles, y nunca se le pasa por alto lo más mínimo. Es un experto en la solución de rompecabezas, dispuesto a pasarse muchas horas aburridas con tal de ob­tener la más tenue de las respuestas, pero puede quedar tan profundamente implicado con aquello que esté hacien­do que a menudo pierde el sentido de la perspectiva. Las tendencias discriminatorias de sus vidas pasadas le llevan a  menudo a desmembrar lo que debería dejar unido. Así pues, a pesar de que es capaz de una gran claridad de pen­samiento, no experimenta una verdadera y completa paz mental.

A través del nodo norte en Piscis debe aprender a tener fe. Cuando deje de separar el mundo en pequeños com­partimentos estancos, obtendrá los primeros atisbos de la conciencia universal. En último término llegará a com­prender que todo es uno y que uno es todo. Pero antes de que eso suceda deberá aprender a dejar de verse a sí mis­mo como alguien separado del resto del mundo-Pasará por experiencias que le obligarán a mostrarse más compasivo.

A medida que vea cómo sus bien trazados planes se di­suelven en la nada, empezará también a ver a los demás bajo una luz distinta. Finalmente, pasará simbólicamente por el dolor de todo el universo, de tal modo que fortalece­rá su amor divino hasta el punto de que se negará total­mente a enjuiciar a los demás.

Progresará mucho al familiarizarse con el estilo espiri­tual de vida. Su crecimiento se extenderá hasta donde pue­dan alcanzar sus brazos. Mientras que el brazo del pasado continúa agarrado a sus restricciones autoimpuestas, el brazo de su futuro se extiende hacia una alternativa muy superior. Sólo es su fracaso el dejarse llevar por completo, lo que le impide alcanzar la perfecta transición hacia el es­tado perfecto de la mente elevada. No obstante, alcanza el punto que ve ocasionalmente.

De vez en cuando su notable intuición le revela cuál es la esencia misteriosa de la vida, a pesar de que los recuer­dos de la encarnación pasada correspondientes al sentido práctico de Virgo le impulsan a dudar en cada punto. Así pues, a medio camino entre un mundo y el otro, estos no­dos mutables se encuentran en un constante estado de cambio.

Al llegar a su destino y no estar seguro de haber llega­do allí, retrocede para iniciar el viaje de nuevo. Cada vez que lo hace así da un paso más hacia el infinito, donde finalmente disolverá los restos de su pasado, rígidamente formado, y donde volverá a nacer como espíritu puro.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto de la vida que todavía está demasiado rígidamente incrustado en una idea personalmente superestructurada. La posición de la casa del nodo norte muestra cómo puede renunciar el alma a toda clase de definición rígida sobre forma y estruc­tura, quedando así totalmente libre para nadar en el océa­no de Dios.