Virgo / Piscis

 

 

Nodo norte en Virgo — Nodo sur en Piscis

En la vida anterior fuiste un poeta metido en una pequeña cárcel psicológica. Vivías el aislamiento, los cambios de carácter, la inestabilidad psicológica. Es probable que en vidas pasadas hayas sido monje/a y la soledad, la introspección, la depresión, sean elementos que afloran en tu carácter sin saber porqué. Te gusta vivir en el cueva, en tus propias reflexiones. Pero el espíritu, te dice. ¡Ya basta!

Tienes por tanto que aprender a salir de los miedos, de tu aislamiento. Ponerte a trabajar, ser útil, ser práctico. Valorar el dinero, la materia, el servicio y la utilidad. Estar meditando todo el día en un agujero, no vale para nada. Deja de deprimirte, de darle vueltas a las cosas, de estar permanentemente cambiando emocionalmente de ideas, pensamientos y actitudes.

En la vida anterior tuviste problemas psíquicos, por tanto cuida tus emociones y las cambios de carácter. También te dio guerra las extremidades inferiores y el intestino. Incluso si eres mujer, deberás cuidar los ovarios.

EN RESUMEN, TIENES DENTRO DE TI DOS PERSONALIDADES:

EL MONJE, PSIQUICO, INESTABLE, DEPRESIVO Y MIEDOSO, QUE VIVE EN SU CUEVA PSICOLOGICA,….O EL CURRANTE, PRACTICO, SEGURO, TRABAJADOR Y EFICAZ QUE TIENES QUE CONQUISTAR EN ESTA VIDA. CUIDA LA INESTABILIDAD PSICOLOGICA, LOS CAMBIOS DE CARÁCTER Y LOS MIEDOS. ESA ES LA CLAVE.

 


 

 

El objeto aquí es la cristalización. El individuo tiene que superar supersticiones de vidas pasadas que ahora le impiden el crecimiento y ver ante él la verdad de todas las cosas. Las tendencias anteriores a ser dependiente de los demás, así como a dejarse arrastrar por la autocompasión y la ausencia de logros, son obstáculos muy fuertes con los que debe enfrentarse en la vida actual, para intentar supe­rarlos.

El individuo tiene que hacer todos los intentos posibles para no dejarse aturdir en medio de la maraña de confu­sión que nubla su visión interior. Fuertemente consciente de no intentar hacer daño a otras personas, debe hacer un gran esfuerzo por desarrollar la habilidad para decir aque­llo que realmente siente. En esencia, su punto débil con­siste en hacerse daño a sí mismo, aun cuando disfrutará en esta vida de numerosas oportunidades para saber hacerlo mejor.

Debe trabajar para construir su confianza en sí mismo, gracias a la cual terminará por aprender qua en esta vida nunca sucede nada hasta que uno no haya definido clara­mente sus metas y objetivos. En encarnaciones pasadas, este individuo se sintió decepcionado por muchos "debido a su tendencia a experimentar compasión por las historias sensibleras. Ahora todavía se encoge a la vista del sufrimiento, experimentando con fuerza la emoción del dolor de los demás. Con ello, permite que las penas extremas le absorban la fortaleza de que dispone, hasta que llega a un punto en el que ya ha sufrido lo bastante. Entonces, al dar­se cuenta de que su débil corazón es su punto débil, su nodo norte en Virgo le impulsa hacia adelante y empieza a desa­rrollar la capacidad para discriminar entre aquello a lo que realmente vale la pena dedicar su simpatía, y aquello que no es más que pura fantasía.

En la vida actual se pasa mucho tiempo escudriñando su propio sistema de valores, descartando todo aquello que no sea importante, de tal modo que finalmente podrá desarrollar un sistema de filtrado que le permitirá expresar juicios crítícos sin necesidad de verse comprometido emocionalmente.

Esta encarnación le enseñará a salir del lodazal de senti­mentalismo en el que se halla metido, y lo que no deja de ex­trañarle es el hecho de que su deslizamiento hacia la ilusión fue tan sutil que él ni siquiera se dio cuenta de que sucedía.

Debe intentar evitar a toda costa el escapismo y la en­soñación, pues eso no hace más que debilitarle hasta el punto de hacerle olvidar cómo funcionar en el plano terre­nal físico. Gracias a sus encarnaciones pasadas su intuición es insólitamente fuerte y exacta, pero con ella surge tam­bién la depresión piscíana, originada por la sensibilidad a las desilusiones de los demás.

Al aprender la lección kármica de no depender de los demás, termina por descubrir que todas aquellas personas en las que deseó apoyarse no hicieron más que apoyarse en él. Tiene que salir constantemente de los acontecimientos, las circunstancias y las relaciones cuya pesadez le enturbió la visión. La compasión que experimenta por otras perso­nas puede conducirle a situaciones en las que se sienta dé­bil. Como no le gusta nada decirle a la gente lo que ésta no desea escuchar, desarrolla el arte de la sutilidad.

Una de sus mayores lecciones en esta vida es la de de­sarrollar la habilidad para decir «no» y mantenerlo, ya que el más suave de los ruegos, o unos ojos cubiertos de lágri­mas son suficientes para hacerle cambiar de opinión. Él conoce muy bien su propia debilidad, gracias a lo cual pue­de desarrollar su mayor fortaleza. Al negarse a dejarse arrastrar por la emoción, logra ir alejándose poco a poco de la confusión.

Muchas personas con esta posición nodal han pasado en vidas anteriores por experiencias de persecución, como resultado de lo cual desarrollan una profunda compren­sión por el dolor de los demás. No obstante, se pueden ver decepcionados por los demás, casi como si su gentileza in­terior fuera tomada por debilidad, hasta el punto de invi­tar nuevamente en esta vida a que se produzca la misma persecución de la que andan huyendo.

Poseen la habilidad para llevar durante muchos años profundas heridas internas. No obstante, esta situación so­cava de vez en cuando su sistema nervioso.

Aquí, el nodo norte en Virgo puede actuar como salva­dor, estimulándoles a seguir la dieta y las condiciones de salud necesarias para obtener de ellas el máximo benefi­cio.

Estos nodos son especialmente útiles en el campo de la medicina y de la curación, allí donde el mantenimiento de una fuerte compasión por la humanidad, procedente de vi­das pasadas, unido a un nuevo deseo de alcanzar la perfec­ción, se pueden expresar con facilidad. El idealismo es ele­vado, pero el recuerdo del alma sobre una falta de auto-confianza a consecuencia de tanta persecución sufrida en el pasado, hace que al individuo le resulta difícil creer real­mente en su capacidad para alcanzar sus ideales. Tiene que luchar constantemente contra su tendencia al abando­no. En último término, lo que le redime es la gran sabidu­ría aprendida a través de las amargas lecciones del nodo

sur de Piscis. Porque no importa lo difíciles que sean las condiciones, seguirá aferrado a su sueño de que el mundo se vea finalmente dominado por la paz y el amor.

Se muestra muy crítico con los demás cuando lo ve abandonar los perfectos ideales que él sabe que son capa­ces de alcanzar. Tiene que aprender a poner en práctica la esencia de sus propias ideas, que siempre ha sentido vaga­mente, pero que ha sido incapaz de verbalizar. Se sentirá incomprendido en la medida en que se mantenga esa situa­ción anterior. En momentos de necesidad, desea realmen­te que los demás le ayuden a superar la impresión de que no sería justo solicitarles dicha ayuda. En lugar de ello, continúa buscando gente, confiando profunda y silenciosa­mente en que quienes sean capaces de comprenderle tam­bién podrán ayudarle a desentrañar sus problemas.

Busca constantemente el calor en los demás, pero se vuelve frío como una piedra cuando está en compañía de individuos embrutecidos. Una de las cosas más hermosas del nodo sur en Piscis es que, a medida que transcurren los años, se le permite la oportunidad de perdonar a todos aquellos que le han hecho daño en la vida, así como en en­carnaciones pasadas.

Estos nodos representan las nubes y la luz del sol, lo ilusorio y lo real. Este individuo, que siempre busca un es­tado mejor, termina por aprender por qué razón hay otras personas que sufren tanto. Mientras no lo haya aprendido, se alejará mucho de su camino, incluso con riesgo de ha­cerse daño, con tal de ayudar a cualquiera que sufra.

Su karma vital actual consiste en esforzarse por alcan­zar la purificación y la perfección en sí mismo, al mismo tiempo que tolera con gentileza las debilidades de los de­más. Eso le aporta su mejor lección: ¡la autodisciplina! Tiene que aprender claramente a saber cuándo debe dejar correr el agua, cuando debe impedirte el paso y cuándo debe alterar su curso.

No debe pasar por alto los detalles, pues es a menudo la falta de atención pisciana para con los detalles lo que le impide disponer de la claridad de comprensión que anda buscando. Al desarrollar una perspectiva clara puede em­pezar a evitar la tendencia al exceso que se ha traído consi­go a esta vida.

Si quiere ser feliz tiene que dedicar su vida al servicio, en lugar de desear secretamente que los demás ahoguen sus penas pasadas. Su mayor lección consiste en no dudar nunca de la pureza de sus objetivos.

Este individuo empieza por conseguir que las cosas funcionen en un plano terrenal. En vidas pasadas desarro­lló una comprensión intuitiva de la naturaleza por la que funcionan el hombre y la máquina, pero ahora se ve con­frontado a la necesidad de utilizar dicho conocimiento, en lugar de dedicarse a soñar despierto con algún momento futuro y lejano en el que todos sus sueños se convertirán en realidad. Tiene que llevar mucho cuidado para conseguir que todos los momentos sean un presente y todos los luga­res un aquí, ya que sólo viviendo en el aquí y el ahora será capaz de dar una forma cristalina a las vastas reservas de esencias que ha acumulado a lo largo de todas sus vidas pa­sadas.

Está destinado a convertirse en las lentes focales de un proyector de formas que contiene millones y millones de negativos borrosos. Sin embargo, gracias a su nodo norte es capaz de refinar cada uno de esos negativos de tal modo que no se desperdiciará todo el conocimiento adquirido. Aquí, también la mente y la vida se convierten en una má­quina cuyas partes separadas forman parte integral de un todo. Cuando cualquier parte de la vida no esté funcionan­do adecuadamente, se la debe reparar o desechar inmedia­tamente.

La vida está equipada para extraer eficiencia y orden del mar del torbellino pisciano. En las vidas anteriores se empleó mucho trabajo en la renuncia. Ahora sólo quedan de ello vagos recuerdos. En esta vida, el individuo tiene que aprender a desplegar los ideales perfeccionados que ha ido adquiriendo mediante el abandono de todo lo que no sea la apreciación por la esencia divina.

La posición de la casa del nodo sur indica el aspecto en que uña encamación pasada alcanzó una comprensión cós­mica. La posición de la casa del nodo norte-muestra el as­pecto a través del cual la cristalización puede conseguir que esa comprensión se exprese en la realidad material.