Estimulación del nervio vago reduce drásticamente la inflamación