A todos aquellos que seguimos confiando en nuestro sistema inmunológico

Buenas tardes a todos: Quería subir un último mensaje hoy, para animar, a todos aquellos que seguimos confiando en nuestro sistema inmunológico. Como veréis os adjunto vínculos a distintos artículos y estudios que nos hablan de cómo respondemos a este virus y del grado de protección que tenemos frente al SARS-CoV-2.

Hay que aclarar que nuestra protección es grande. Disponemos en primer lugar nuestro sistema inmunológico innato con las células dendríticas, la NK y los macrófagos que nos protegen antes de que la infección pueda ir a más. Si es que la infección es aérea (que esto está en cuestión) los asintomáticos lo resolvemos antes de que llegue al pulmón.

Si esta primera línea de defensa falla, tenemos la segunda línea de defensa que son las células T citotóxicas (CD8+) y las T ayudantes (CD4) que presentan los antígenos (fragmentos del patógeno) para la fabricación de los tan ansiados anticuerpos (la última línea de defensa cuando la infección se ha vuelto más severa).

Y por fin llegamos a los anticuerpos que serán producidos por los linfocitos B (en los ganglios linfáticos). Son estos linfocitos B los que fabrican los anticuerpos monoclonales específicos que quieren imponer como tratamiento para la COVID.

Cuando van desapareciendo los anticuerpos en sangre (a partir de los 3 meses de la infección con cierta gravedad) éstas células de memoria siguen "patrullando" en nuestro torrente sanguíneo para identificar una nueva infección y volver a producir los anticuerpos necesarios.

Pero también tendremos células plasmáticas en la médula ósea que perdurarán durante muchos años, es posible que toda la vida, y que serán capaces de armar una respuesta robusta de nuestro sistema inmunológico ante una nueva infección, sea variante o no.

Ninguna vacuna puede igualar este sistema de defensa "perfecto" con el que hemos sido dotados y que ha evolucionado con nosotros durante miles de años. Es la razón por la que estamos aquí, vivos y no hemos sucumbido como especie.

Lo que sí sabemos ya es que la vacuna destruye parte de este sistema inmunológico, los linfocitos T citotóxicos responsables de eliminar la infección, además de los anticuerpos inespecíficos. Esto nos vuelve más vulnerables frente a nuevas infecciones de coronavirus, resfriados comunes o cualquier otro patógeno o desequilibrio del propio microbioma.

Es por esto que aunque nos hayamos inoculado una dosis o dos, sería sabio buscar cómo recuperar el propio sistema inmunológico en lugar de seguir dañándolo con repetidas inoculaciones de terapias transgénicas experimentales.

https://www.bmj.com/content/370/bmj.m3563/rr-6

https://www.nature.com/articles/d41586-021-01442-9

https://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/309762

https://www.nature.com/articles/s41586-021-03647-4

https://www.nature.com/articles/d41586-021-00367-7

https://www.nature.com/articles/s41586-020-2550-z

https://www.genengnews.com/news/milder-covid-19-symptoms-linked-to-t-cells-from-previous-coronavirus-infections/

https://www.google.com/amp/s/www.news-medical.net/amp/news/20210701/Study-highlights-the-importance-of-T-cell-cross-reactivity-in-stopping-severe-COVID-19-infections.aspx

https://www.news-medical.net/amp/news/20210608/No-point-vaccinating-those-whoe28099ve-had-COVID-19-Findings-of-Cleveland-Clinic-study.aspx

https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.06.01.21258176v2.full.pdf

 

Fuente : Juan Zaragoza HelathBest