En esta seccion se publicaran articulos de nutrición y salud, puedes eviarnos preguntas y dudas via email y trataremos de darles respuestas

 

Claudia Morales

espaciovidaLicenciada en Nutrición y Ciencia de los Alimentos en la Universidad Iberoamericana.  Diplomado en Alimentación Artificial, Enteral y Parenteral en la Facultad de Medicina de la UNAM.  Diplomado sobre Elaboración de Programas Sociales de Nutrición en la Universidad Iberoamericana.  Cursos de especialización y actualización en diversos temas en relación a la nutrición y salud en las distintas fases del desarrollo.  Actualmente me encuentro en un Proceso de certificación ESPEN Asociación Europea de Alimentación Enteral y Parenteral.

Soy Fundadora de “Espacio de Vida, Centro de Salud y Nutrición Integral”, En espacio de Vida tenemos 20 años de experiencia en mejorar la salud y la calidad de vida a través de la asesoría nutricional, nutrición clínica y nutrición para el alma. Tanto en individuos como familias y empresas. A través de cursos, talleres y asesorías nutricionales personalizadas, consultas en línea,  así como atención en paciente hospitalizado.

Virginia Fernandez

Fundadora de la asociación puedes consultar nuestros datos en esta sección "Quienes somos"

¿Qué quiere comer el cerebro?

¿Por qué al cerebro le apetece comer lo que le daña? La profesora de Psicobiología Rosa Arévalo indica que algunos alimentos "confunden" al cerebro por su capacidad adictiva, pero también hay otros que revierten el envejecimiento cerebral e incluso favorecen la creación de neuronas.

Rosa Arévalo, que es profesora titular de Psicobiología de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna, habla con EFE sobre esta cuestión, que centró su participación en el Festival "Pint of Science" de divulgación científica en Tenerife con la charla "¿Qué quiere comer mi cerebro?".

Arévalo, que es doctora en Neurociencias, investiga sobre el envejecimiento cerebral y qué influencia ejerce en este proceso el estilo de vida y en concreto, la alimentación y la actividad física.

Con la pregunta de ¿qué le apetece comer al cerebro? se alude a lo que hay que ingerir para mantener las funciones cerebrales en el mejor estado posible y, también, por qué somos adictos "a cosas que nos sientan muy mal".

Leer más: ¿Qué quiere comer el cerebro?

Las claves de una vida saludable

La adecuada nutrición brinda por sí sola una perspectiva de vida más saludable. Desde el principio de la existencia del humano, ha habido grandes cambios en la alimentación. Nuestro proceso evolutivo depende en parte de la capacidad que tengamos en este momento de adaptar la alimentación a nuestro estilo de vida. Ya pasamos la fase de primates para consumir solo semillas, alimentos crudos y uno que otro gusano; pasamos también el paleolítico, época en que la alimentación dependía de la caza, la pesca y la recolección, donde los ayunos prolongados, y la gran movilidad eran característicos por ser nómadas. Cada época tiene sus características. En la sociedad actual se come menos en el hogar, se abusa de “comida rápida” (fast food), de alimentos procesados, restaurantes, microondas, edulcorante, conservadores, colorantes y un sinfín de productos que son desconocidos de la naturaleza de nuestro cuerpo. Surge como contraparte el slow food como una propuesta de estilo de vida, Slow Food es la filosofía de la comida que es buena para nosotros, buena para el medio ambiente y para las personas que cultivan, cosechan y la preparan. En otras palabras, el alimento que es bueno, limpio y justo. Excelente propuesta que por ahora solo llega a algunos pocos. 

El hecho de alimentarnos impacta tanto al cuerpo como al planeta. Y para nutrir a millones de humanos alrededor de la Tierra, el efecto es más grave y devastador. El reto está en nutrirnos lo más eficiente para tener el mejor estado de salud posible, con un equilibrio en la producción de alimentos y la conservación del ecosistema, cuidando de las personas involucradas.


Comencemos por el principio, que es incorporar hábitos paulatinamente. Es un proceso además de integral es como capas de cebolla, cada vez profundizaremos más.

Leer más: Las claves de una vida saludable