Pero no te olvides de ser consciente…

Hace unos días he estado en un curso de formación avanzada de una técnica más. Fue emocionante encontrarme con personas afines y muy formadas, unas doce en total. Formadas, por evolución, por haber hecho una lectura de sus vidas que les permite estar más a gusto consigo mismos que la mayoría, o por lo menos buscar soluciones sin instalarse en ser víctima y por haber crecido bastante en experiencias propias. Con absoluto respeto y sin saber mucho los unos de los otros nos hemos acogido sin alardes absurdos y sin curiosear datos y nos sentimos a gusto juntos desde el minuto uno. A partir de la formación de varios días cada cual siguió su camino y puede que nos volvamos a encontrar o no. Los siento en mi corazón cada día desde entonces.

En un momento dado, distendidos en una comida, hablamos de varias de las técnicas que están en el mercado y se venden como milagrosas, del turismo espiritual, de la mercadotecnia alrededor de cursos y talleres, y demás modas más o menos pasajeras.

Entre todos los conversadores sumábamos una buena muestra de técnicas incorporadas a nuestras vidas y trabajo. Hablamos de las experiencias de cada uno en su propia formación y hubo un momento que les explique que cada vez tengo más la idea “forgiana” de que sobre todo lo que debemos decir a todo el mundo es: “Si, pero no te olvides de ser consciente”, cosa con la que estuvieron de acuerdo todas las personas que estábamos en dicha conversación.

Regístrese para leer más...